www.numismaticodigital.com
Marzo 2017, Edición 114    21 de febrero de 2018

El autor y su obra

Ruth Pliego, autora de “La Moneda Visigoda”

“Resulta complicado investigar y sobrevivir si careces de ayudas por parte de alguna institución pública o privada”

“Resulta complicado investigar y sobrevivir si careces de ayudas por parte de alguna institución pública o privada”
Ruth Pliego es Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla desde el año 2006. Pertenece al grupo de investigación “De la Turdetania a la Bética” que dirige la catedrática de Arqueología, Francisca Chaves Tristán, de quien se considera discípula. En el marco de ese grupo colabora en varios proyectos de investigación aunque también ha trabajado en otros ámbitos como el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, perteneciente a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

- Al encontramos con la juventud y el salero andaluz de esta hija, hermana y sobrina de prestigiosos numismáticos sevillanos, lo primero que nos preguntamos admirados es cuándo comenzó a interesarse por la moneda visigoda y por qué.

Ese mundo siempre me ha interesado y en ello ha debido influir de manera decisiva, Francisco Pliego, mi padre, que es, en opinión de muchos, quien mejor conoce la moneda visigoda del panorama numismático profesional. De manera más concreta fue en un momento allá por el año 2001. Acababa de presentar mi tesis de licenciatura, la tesina, que trataba sobre la moneda sículo-púnica y su repercusión en el Sur de la Península Ibérica. Como digo mi padre tenía la idea de realizar un buen catálogo de moneda visigoda junto a un gran amigo suyo con quien ya había trabajado en el tema de los plomos monetiformes peninsulares. A pesar de los intentos por ambas partes su proyecto, por distintos motivos, no pudo realizarse aunque yo ya me encontraba demasiado implicada en el apasionante mundo de los visigodos. En junio de 2006 presenté mi tesis doctoral en la Universidad de Sevilla, que con algunos cambios y actualizaciones necesarios, fue la base de “La Moneda visigoda” publicada en 2009.


- ¿No suena a algo muy serio el que una joven sevillana como usted se dedique a divulgar por el mundo las acuñaciones que hicieron los “sisebutos”, “gundemaros”, “wambas” y compañía?

Le agradezco lo de joven, aunque cuando comencé a estudiar la moneda visigoda llevaba ya varios años trabajando en un grupo de investigación de la Universidad de Sevilla, una de las universidades más antiguas de España, en uno de los departamentos de Arqueología más reputados del país y dirigido por una de las figuras más relevantes de la Numismática, no sólo a nivel nacional. Si a eso le añadimos la riqueza arqueológica de nuestra tierra no sorprende tanto que ésta haya sido la ciudad donde se formaron personajes de la talla de Antonio Delgado o Francisco Mateos Gago, que hablaron muy en serio de monedas.

- ¿Había publicado alguna otra obra de referencia numismática con anterioridad?

No de las características de “La Moneda Visigoda”. De mi tesis de licenciatura, que como digo trataba sobre un periodo muy diferente, la España pre-bárcida, salieron varios artículos publicados en revistas nacionales e internacionales, así “Un campamento cartaginés del siglo IV a. C. en El Gandul (Alcalá de Guadaíra, Sevilla)”, en la “Rivista di Studi Fenici” o el que lleva por título “Sobre el reclutamiento de mercenarios turdetanos: El campamento cartaginés de El Gandul (Alcalá de Guadaira, Sevilla)”, en “Habis”. Las hipótesis planteadas en esos trabajos siguen estando de plena actualidad por lo que es una línea de investigación que no he abandonado y que sigo desarrollando junto a mi colega y gran amigo, Eduardo Ferrer Albelda. De hecho ambos fuimos invitados a presentar este asunto en el Department of Coins and Medals del British Museum hace un par de años y el resultado de esas charlas está a punto de ver la luz..


- ¿Quién ha sido su guía en la elaboración de “La Moneda Visigoda”?

Cuando me sumergí en el mundo de la moneda visigoda llegué pronto a la conclusión de que mi libro debía contar con un corpus al estilo del que G. Miles publicó en Nueva York en 1952 “The Coinage of the Visigoths of Spain. Leovigild to Achila II”, si bien tendría la oportunidad de aprovechar las innovaciones en edición que no tuvo Miles y que facilitan la clasificación de las piezas. No obstante el estudio de Miles es muy sintético a diferencia del de A. Heiss (“Description générale des monnaies des rois wisigoths d'Espagne”, París, 1872), quien analizó toda la documentación existente sobre el periodo, incluida la eclesiástica, para trazar, por ejemplo, el mapa de los talleres visigodos. Ambos trabajos han sido fundamentales en la concepción de mi obra aunque el esquema del mismo no es nuevo ni propio, y lo encontramos ya en la obra del Padre Flórez de 1773, “Medallas de las Colonias, Municipios y Pueblos antiguos de España…” con las de los Reyes Godos.

- Dificultades para investigar y, luego, publicar: ¿muchas o pocas?

Las dificultades para investigar son las clásicas: resulta complicado investigar y sobrevivir si careces de ayudas por parte de alguna institución pública o privada. Publicar es más sencillo si el trabajo tiene calidad y el editor en cuestión tiene amplitud de miras. Tuve la gran fortuna de que mi libro llegara al Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla siendo director del mismo Antonio Caballos Rufino, catedrático de epigrafía. Por lo que valoró la edición de “La Moneda Visigoda” de modo muy beneficioso a mis intereses, que supongo coincidirían con los suyos. A pesar de las dificultades de distinto tipo a las que ha tenido que hacer frente, el libro está funcionando muy bien y solo hace un año que se publicó.


- ¿Qué tiene “La Moneda Visigoda” que no hayan tenido otras publicaciones sobre esa etapa de la moneda española? ¿Qué aporta a la Numismática?

Como ya he dicho la estructura de la obra es bastante clásica e incluso las novedades que aporta, con respecto a las más recientes publicaciones sobre moneda visigoda, está ya en las bases de la mencionada obra de Flórez de 1773. Este autor destacaba la importancia de mencionar el lugar en el que se conservan las monedas mencionadas y decía textualmente, “sin cuya noticia no sabemos dónde recurrir en caso de necesitar nuevo reconocimiento”. Con esas palabras queremos hacer hincapié en el afán de Flórez, y que comparten la mayoría de los investigadores en numismática, por la elaboración de un auténtico corpus, que también ha sido el motor de mi trabajo y que ha faltado en otros catálogos dedicados a este periodo. Este interés me ha llevado a estudiar las principales colecciones con monedas visigodas de dentro y fuera de España, así la del Gabinete Numismático de Cataluña, el Instituto de Valencia de Don Juan, la Real Academia de la Historia, la Hispanic Society of America, el British Museum, el Fitzwilliam Museum de Cambridge, el Royal Museum de Estocolmo, el de Copenhague, el Museo de Stuttgart… y aunque parezca sorprendente en “La Moneda Visigoda” aparece por primera vez y de manera completa colecciones como la del Museo Arqueológico Nacional –obviamente la formada tras la Guerra Civil–, la de la Bibliothéque Nationale de France, o la del Bode Museum de Berlín, por mencionar solo la más destacadas. En la misma línea también cuenta con el registro completo de las piezas todas las colecciones particulares conocidas a cuyos repertorios hemos incluido una importante colección conservada en Francia.

- La Universidad de Sevilla se ha volcado en el patrocinio de su labor investigadora, ¿cree que todas las universidades españolas actúan de la misma manera con los investigadores numismáticos?

Sinceramente, no creo que las Universidades tengan nada a favor o en contra de los trabajos de numismática, al menos, esa impresión he sacado de mi experiencia. Los encargados de Publicaciones de las universidades no dejan de ser editores que persiguen vender los libros que editan y deben valorar no sólo la solidez científica de las obras, sino también la demanda de las mismas.

- ¿Seguirá investigando y publicando sobre moneda visigoda o cambiará de época numismática?

Creo que seguiré con la moneda visigoda en la medida que sea posible y de hecho tengo varios estudios en preparación relacionado con tesoros antiguos que espero poder publicar en breve. Pero además sigo trabajando otros asuntos como el periodo pré-barcida y la Segunda Guerra Púnica algunos de cuyos trabajos verán la luz muy pronto.

- ¿El apellido Pliego ayuda o aporta más responsabilidad?

A nivel personal ha aportado algo que es difícil de cuantificar y que no deja de ser importante, me refiero a esa cotidianeidad o familiaridad con la moneda, que se tradujo cuando empezaba, en una mayor facilidad para acceder a material de estudio de lo que tal vez hayan tenido otros investigadores. Aún así, siempre hay responsabilidad, te llames como te llames, así que en ese sentido no lo creo.

- ¿Le ha dicho alguien: ¡Ruth, qué obra tan pesada!, refiriéndose al gramaje de los dos tomos, naturalmente?

¡Yo misma! Cuando he viajado con él para regalarlo a aquellos que me han ayudado –por cierto, aún me quedan algunos–, ha sido un auténtico suplicio. Así que sí, el saber sí ocupa lugar ¡y pesa!

Juan Luis López de la Fuente, autor de “Marcas de Cecas y Ensayadores”

“En numismática me interesan más los cobres que la plata y el oro”

“En numismática me interesan más los cobres que la plata y el oro”
Juan Luis López de la Fuente nació en Jaén y desde siempre ha vivido en Torredonjimeno, está casado y tiene un hijo. Terminó Magisterio con la especialidad de Ciencias Humanas en 1987 y en la actualidad trabaja en una empresa privada. En el año 2005, al ver que en Internet no había nada sobre numismática española en su conjunto, decidió crear Maravedis.Net proyecto en el cual sigue inmerso. En 2007 publicó “La Historia de la Peseta 1868-2002” en la que se describen todas las monedas emitidas en ese periodo.

- ¿Cuándo se inició en la numismática y por qué?
Desde niño me han interesado las monedas, iba coleccionando las que pasaban por mis manos y no tenía. Recuerdo el día en que me dieron una bolsa con cobres del Gobierno Provisional y de Alfonso XII, estaba muy contento con esas monedas tan antiguas para mí en aquella época. Luego fui descubriendo que existían monedas más antiguas. Un día me encontré una moneda que limpié durante días hasta poder ver de lo que se trataba. Resultó ser un cobre con un castillo y un león en cada cara y al ver la leyenda pude descubrir que eran 8 maravedís de Felipe IV.

Ese fue mi primer contacto con los maravedís y desde entonces me he dedicado a estudiarlos, a buscar diferentes cecas y variantes. Me considero un estudiante de las monedas españolas, especialmente de los cobres de los Austrias. A esto dedico el poco tiempo libre que tengo, restándolo a estar con la familia y al sueño.

- ¿Qué tipo de monedas colecciona?
Aunque parezca raro no suelo coleccionar monedas, pero tengo algo de medieval castellano y maravedís, que he ido adquiriendo a lo largo de estos años. Lo que más me gusta y de lo que tengo algunas piezas son maravedís de los Austrias, sobre todo a nombre de los Reyes Católicos, Felipe II y Felipe III. En numismática me interesan más los cobres que la plata y el oro.

- Háblenos de su obra "Marcas de Ceca y Ensayadores", ¿qué le empujó a elegir ese aspecto tan importante de la moneda española?
Estaba desarrollando el apartado de los ensayadores en maravedis.net y al ver como había quedado decidí que se debía editar en formato de libro. Al tener tanta información en tan pocas páginas, el libro es muy manejable y espero que el lector lo utilice para clasificar sus monedas y que no lo deje en la estantería de su casa. Quiero que el libro acompañe a la persona que salga a ver monedas en mercadillos, salas, exposiciones etc. Y que le ayude a clasificarlas correctamente. Me gustaría que el libro se utilizara y que se llegue a aparecer más a los libros de texto de mayo o junio que a los recién comprados en septiembre, debido a su uso.


- ¿Qué vías de investigación abrió y qué novedades aporta su libro?
Lo principal es ver y ver monedas, actualmente gracias a Internet tenemos la posibilidad de poder ver todos los días nuevas monedas españolas, en todas las partes del mundo. Yo desde hace muchos años el poco tiempo libre que tengo lo dedico a esto, mirar y mirar monedas españolas, buscando cecas, años, ensayadores y variantes.

También me ha posibilitado el contacto con otros numismáticos de los países hermanos de América, ya que en el aspecto que tratamos, su historia es nuestra historia y sus monedas son nuestras monedas.

Estoy muy contento con el resultado final, ya que en 124 páginas he conseguido poder mostrar las diferentes marcas de cecas españolas, 32 peninsulares, 34 americanas y 1 asiática, porque no solo se analizan las cecas oficiales, sino que también las llamadas de emergencia. Así como 460 marcas de ensayadores que quedaron plasmadas en las monedas de esas cecas desde los Reyes Católicos hasta nuestros días.

Se muestran imágenes de las diferentes marcas de ceca o de lo característico de la moneda, cuando no se acuñaba con la marca de la ceca, para que el aficionado pueda reconocer en que ciudades se acuñaron las monedas.

- ¿Está satisfecho del resultado final? ¿Mejor o, al menos, igual que tu primer título?
Sí, estoy muy satisfecho con el resultado final. Este es un libro que está abierto a modificaciones, ya que todavía quedan datos que buscar. Aún es posible encontrar una marca de un ensayador desconocida en una ceca o una moneda emitida en otro año de los que hasta ahora se conocen. Comparándolo con “La Historia de la Peseta 1868-2002”, la peseta es un periodo cerrado en lo que a numismática se refiere, ya que no van a aparecer más monedas ni más datos nuevos de este periodo. En lo que se refiere a los ensayadores se puede decir que todavía está abierto, seguro que queda mucho por descubrir.

- ¿Tiene previsto la publicación de algún otro libro a medio plazo?
En la actualidad, estoy inmerso en un nuevo proyecto que va a ser muy interesante para los coleccionistas de monedas españolas de los Austrias. Estoy redactando un libro que se titulará “Los maravedís de los Austrias 1506-1700”, en el que analizan las diferentes emisiones, resellos, reacuñaciones y variantes de los maravedís y las blancas que se acuñaron durante los siglos XVI y XVII. Este también se puede considerar un tema abierto, ya que cada cierto tiempo aparecen nuevas variantes.

Josep Pellicer, autor de “Ensayadores. Las emisiones monetarias hispánicas. Siglos XV-XX”

“Cualquier libro de investigación sin bibliografía indica la pobrísima calidad de cualquier trabajo”

“Cualquier libro de investigación sin bibliografía indica la pobrísima calidad de cualquier trabajo”
Vuelve la figura de Josep Pellicer i Bru a los espacios de www.numismaticodigital.com, pero en esta segunda ocasión como investigador y autor de bibliografía numismática. En concreto, con su última obra “Ensayadores. Las emisiones monetarias hispánicas. Siglos XV-XX”, en su tercera edición revisada y ampliada.
Con más de una docena de títulos en su dilatada vida de numismático e investigador, Pellicer ha aportado a la numismática española luz y guía para bucear entre diversas etapas de nuestra historia monetaria: desde la métrica hispanomusulmana y moneda medieval, hasta la moneda del siglo XX.

- Sr. Pellicer, el libro del que vamos a hablar en este espacio de “El Autor y su Obra” ya tuvo su antecedente en otro estudio publicado en 1975 “Glosario de maestros de ceca y ensayadores”, ¿es ésta nueva obra una continuidad de aquél?

Bien, posteriormente, en el año 1997 se publicó la segunda edición corregida y aumentada con gran cantidad de nueva documentación. Ahora, en el año 2010, trece años después ha salido a la luz “Ensayadores”, una tercera edición muy estudiada que se complementa con la anterior edición del año 1997. Cuenta además con un prólogo exhaustivo del Dr. José Mª de Francisco. Ha sido muy bien acogida.


- ¿Qué aporta de novedoso “Ensayadores. Las emisiones monetarias hispánicas. Siglos XV-XX”?

Una de las novedades ha sido la inclusión del estudio heráldico para poder unir marcas de ensaye con los apellidos de los ensayadores y también el estudio de la cronología de las acuñaciones de los RR.CC. a través de la escritura en su paso de la letra gótica a la humanística. Cuenta con una gran profusión de nuevos datos y fotografías, estudio de las Cecas, etc. etc.

- ¿Cuándo inició la elaboración del libro y cuánto tiempo le ha llevado su elaboración?

En realidad y a pesar de ser una tercera edición he estado más de cuatro años trabajando en su estudio y edición. La búsqueda y lectura de la bibliografía correspondiente ocupa muchas horas.

- Ha surgido posteriormente una edición de similares características, ¿coincidencia?

Bien, esta es una posibilidad ya que mi obra permite adelantar en el camino sin necesidad de ningún esfuerzo. No obstante cualquier libro de investigación sin bibliografía indica la pobrísima calidad de cualquier trabajo. Y este último no debe ser ninguna excepción de la regla.


- En su trayectoria como investigador y escritor de obras numismáticas tiene ya un amplio palmarés, recordamos entre otros “Los reales de a 5, medios duros acuñados en Cataluña durante la guerra de separación 1640-1659” en 1965; “El medio duro”, 1971, “La introducció del marc reial de Barcelona i Sardenya”, 1971; “Referencias monetarias en la documentación del archivo de la Catedral de Córdoba, siglo XIV” , en 2007; “Las acuñaciones y quiebras monetarias de Alfonso X y Sancho IV 1252-1284-1295”, en el año 2008… ¿Se nos ha quedado alguna otra en el tintero?

No se trata ahora de hacer recuento pero sí que puedo indicar que el que actualmente se ha terminado y saldrá en breve será el que haga el número 12.

- ¿Para cuándo el próximo libro y sobre qué tratará?

Es un estudio sobre metrología arcaica y antigua, con una extensión de 466 páginas, en donde se discute la gestación de los primeros sistemas conocidos de los sumerios, acadios y egipcios y se desarrollan los demás sistemas conocidos incluido el romano. Una bibliografía extensísima sirve de soporte a las nuevas teorías desarrolladas.

- ¿Qué estudio de investigación le gustaría haber realizado y aún no ha hecho?

Me seduce lo arcaico, lo antiguo y lo medieval. Cuando piensas que hace 5000 ó 6000 años que ya se contaba y pesaba, cuando los dioses se paseaban por el universo, antes de que aquí abajo la tierra se nombrase tierra y allá arriba el cielo se nombrase cielo (Poema sumerio de la Creación), crees que eres un ser privilegiado al poder estudiar y desarrollar tus ideas metrológicas sobre estas fases arcaicas.

- ¿Cree que las grandes editoriales desconocen las obras numismáticas españolas y por eso no editan nada desde hace tiempo?, ¿o es que los autores no se deciden a presentar sus trabajos a esas editoriales?
Es un hecho evidente. Las grandes editoriales necesitan grandes ventas y el estudio numismático forma parte de la élite universitaria. Lo cual quiere decir que las tiradas de estos libros son limitadas.

- Por último, Sr. Pellicer, anime a los jóvenes investigadores a que -bien desde la Universidad, o bien desde sus conocimientos como coleccionistas numismáticos especializados, se aventuren en el maravilloso mundo de las publicaciones.

Escribir, con “E” mayúscula, es amar, es sentir, es desarrollar temas queridos para que los demás adelanten en su camino. Sin escritores no hay destino y precisamente los Universitarios son los que deben imprimir en sus trabajos el aura del conocimiento.

Manuel Gozalbes Fernández de Palencia, autor de “La Ceca de Turiazu”

“Aún no contamos con un gran trabajo monográfico sobre la moneda celtibérica, todavía lo estamos esperando”

“Aún no contamos con un gran trabajo monográfico sobre la moneda celtibérica, todavía lo estamos esperando”
ND© Manuel Gozalbes Fernández de Palencia comenzó su andadura numismática en el Departament de Prehistòria i Arqueologia de la Universitat de València bajo la dirección de Pere Pau Ripollès. En el año 2000 pasó a ocupar una plaza de conservador en el Museu de Prehistòria de València. En esta institución es el responsable de los fondos numismáticos, parcela que ha ganado un notable protagonismo recientemente desde que el museo inauguró en abril de 2008 una nueva sala permanente dedicada a la “Historia del dinero”. Su labor investigadora ha estado fundamentalmente consagrada a la moneda antigua. Fruto de este trabajo ha publicado 3 libros como autor, 1 como editor y más de 50 artículos en revistas y congresos nacionales y extranjeros. Sus estudios han estado relacionados generalmente con las épocas ibérica y romana.

Sr. Gozalbes, ¿por qué una obra de investigación sobre una Ceca Celtibérica?

En 1994 iniciamos un proyecto de investigación encaminado a dilucidar la cronología y función de los denarios ibéricos y su posible relación con el conflicto sertoriano. La mejor forma de abordar la cuestión era estudiando en profundidad uno de los talleres más importantes de la época. Por la amplitud y variedad de las emisiones la elección recayó finalmente sobre la ceca de Turiazu.

¿Qué aporta “La Ceca de Turiazu: monedas celtibéricas en la Hispania Republicana” a la numismática española?
El estudio de esta ceca reproduce un esquema ya consolidado, que ha sido empleado por diferentes investigadores nacionales en los últimos 30 años para el estudio monográfico de otras cecas ibéricas. Un aporte esencial de estos trabajos reside en la identificación de los cuños de las diferentes emisiones. Y en este caso la parte más complicada también ha consistido en identificar los abundantísimos cuños de los denarios. Estos cálculos son importantes porque permiten establecer una base objetiva para profundizar en las implicaciones económicas e históricas de estas monedas acuñadas durante los siglos II y I a.C.


Usted, desde su puesto en el Museo de Prehistoria de Valencia, tiene una atalaya privilegiada desde la que acercarse a la moneda antigua, pero ¿y el resto de los mortales? ¿Los museos arqueológicos ofrecen a los investigadores numismáticos la posibilidad de investigar abiertamente?
Una de las obligaciones de los museos es atender a los investigadores. Para obtener permiso simplemente hay que realizar una solicitud justificando la investigación que se va a llevar a cabo, ya que en el Museo debe quedar constancia de toda la actividad investigadora que allí se desarrolla. No obstante, en pocos años, es posible que ni siquiera sea necesaria la realización de ese pequeño trámite, ya que será posible consultar la totalidad de los fondos de la mayor parte de los Museos a través de sus páginas web y, por tanto, sólo será inevitable acudir a ellos cuando se necesite manejar directamente una pieza. En Internet también comienza a ser abundante el acceso a la bibliografía numismática, algo impensable hace unas décadas. Es el complemento imprescindible que abre las puertas de la investigación a personas que no tienen fácil acceso a bibliotecas especializadas.

¿Hay muchos investigadores numismáticos en España, comparados con otros países europeos o americanos?
España tiene una gran cantidad de investigadores numismáticos. La vitalidad de los Congresos Nacionales de Numismática es la mejor prueba de ello. Pero siempre es posible aspirar a ser más, animando a los que tenemos alrededor y, entre todos, tratar de hacerlo cada vez mejor.


A raíz de la publicación de este libro, este año le han concedido el prestigioso Premio “Javier Conde Garriga 2010”, otorgado por la Asociación Numismática Española ANE. ¿No es mal comienzo verdad?
La concesión del premio fue una auténtica sorpresa. Y, por supuesto, un gran honor. La lista de premiados en años anteriores no deja lugar a duda sobre el privilegio que supone haberlo recibido. Pero por encima del premiado hay que elogiar la trayectoria ejemplar de la ANE con Josep Pellicer al frente. La Asociación Numismática Española es un referente ineludible de la numismática europea por su prolongada trayectoria colmada de publicaciones y actividades relacionadas con nuestra disciplina.

¿Cree que premios como el que ha obtenido usted pueden ser el punto de referencia para crear escuela?
Las distinciones son necesarias para crear un marco de referencia en las diferentes disciplinas académicas y en este sentido el premio “Javier Conde Garriga” tiene una solera que lógicamente es una motivación para cualquiera que se dedique a este mundo de la numismática.


Sr. Gozalbes, usted escribió, junto al profesor Pere Pau Ripollés, la obra “La fabricación de moneda en la antigüedad”, ¿habrá más publicaciones en esa línea?
Aquello fue un trabajo de encargo para el Congreso Nacional de Numismática de Zaragoza. Pero siempre nos han interesado mucho las cuestiones técnicas en relación con la fabricación de moneda antigua. Es un tema apasionante del que todavía quedan muchas cosas que descubrir. De hecho en el último número de la revista “APL XXVIII” del año 2010 hemos vuelto sobre la cuestión a raíz de una interesante ristra con tres monedas de Itálica. El artículo se puede descargar desde el apartado “Publicaciones” de la web del Museo de Prehistoria de Valencia.

¿En qué está trabajando usted en la actualidad?
Actualmente nos encontramos estudiando el tesoro de Armuña de Tajuña un equipo formado por Gonzalo Cores, Pere Pau Ripollès, Martín Almagro y yo mismo. Se trata de un tesoro de los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Púnica, muy interesante porque incluye gran cantidad de plata troceada, permitiendo demostrar que, como ya se intuía a partir de otros conjuntos, fue una forma de dinero muy común en aquella época. Ni siquiera las monedas de plata se respetaban ya que se troceaban como si de plata en bruto se tratase.

Por último, Sr. Gozalbes, ¿quién ha sido o es su gran maestro en la numismática española, y la obra de referencia para iniciarse en el estudio de la moneda celtibérica?
Por supuesto mi maestro ha sido Pere Pau Ripollès. Él es actualmente una de las grandes figuras de la numismática europea no sólo como investigador, sino también a nivel institucional como miembro del Consejo Internacional de Numismática. Gracias a él existe en el ámbito valenciano una tradición de estudios numismáticos que ya se prolonga desde hace más de 20 años. Y respecto al estudio de referencia de la moneda celtibérica hay que decir que todavía lo estamos esperando. Contamos con muchos estudios de detalle, contamos con algunos manuales generales sobre la moneda antigua de la Península Ibérica, pero todavía no contamos con un trabajo monográfico sobre la moneda celtibérica. Esperemos que pronto llegue el día en el que tengamos que elegir el mejor entre varios dedicados al tema.

Jaime Casas Pla, autor de “Notafilia y Ciencias de la Salud”

“Esta obra intenta ofrecer una pequeña aportación a la Notafilia y a la Historia de las Ciencias de la Salud, ya que no se tiene constancia de ninguna otra de estas características.”

“Esta obra intenta ofrecer una pequeña aportación a la Notafilia y a la Historia de las Ciencias de la Salud, ya que no se tiene constancia de ninguna otra de estas características.”
Un 22 de julio de 1945 le vio nacer en Barcelona. Casado, con tres hijos, vive en El Prat de Llobregat, muy cerca de la ciudad Condal.

Su curriculum es impresionante: es doctor en Farmacia por la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona; Diplomado en Óptica Oftálmica y Acústica Audiomètrica; Farmacéutico especialista en Farmacia Galénica e Industrial; y Diplomado en Dirección de Producción.

Ha desarrollado su actividad profesional en la industria farmacéutica, la Optica-Ortopèdia y la Oficina de Farmacia. Ha sido Profesor Asociado de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona y ha desarrollado numerosos cargos de representación corporativa farmacéutica, tanto en el campo colegial, como en el ámbito de la distribución farmacéutica.

Pertenece a numerosas instituciones científicas y culturales, siendo, de algunas, fundador y presidente, como ANFISAN, o miembro de sus Juntas directivas.

Especialista en Numismática y Medallística sanitario-farmacéutica, habiendo realizado la tesis doctoral sobre esta materia.

Publicista y colaborador habitual en diversos medios de comunicación sobre temas sanitarios, farmacéuticos y numismático-farmacéuticos, siendo también miembro del consejo redactor de publicaciones periódicas.

Está en posesión de numerosas medallas y distinciones en el campo sanitario y numismático. Entre ellas, la medalla presidencial de Asociación Numismática Española, de la que es Vicepresidente.

Autor de más de varios libros y de más de 170 artículos, Jaime Casa Pla se acerca en este espacio por la reciente publicación de su obra “Notafilia y Ciencias de la Salud”


- ¿Sr. Casa Pla, Cuándo inició su interés por la temática de los billetes?
- El interés de recogida de información sobre numismática se inició en 1979 en la Cátedra de Historia de la Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona con mi Tesis Doctoral titulada “La Farmacia en la Numismática” que trataba fundamentalmente sobre medallas y monedas relacionadas con la Farmacia. Los billetes surgieron posteriormente como un apéndice marginal.

- ¿Cuál fue el primero o cuales fueron los primeros que llegaron a sus manos?
- No recuerdo el primer billete recogido, pues fue una situación progresiva. Frecuentemente, la recogida de información y el billete físico, han ido a la par, pero siempre priorizando la obtención de la información.

- ¿Por qué la temática sobre la salud?
- Ya le he comentado que el origen fue mi Tesis Doctoral. Supongo que mi condición profesional de la Farmacia, ha ido marcando mi atracción sobre los temas histórico-sanitarios.


- ¿Cuántos billetes conforman una colección sanitaria y de cuantos países diferentes?
- He tenido más interés en recoger la información del numerario de papel que en obtener físicamente el billete, así como distinguir entre billetes los que denominaríamos de curso legal con otros de circulación local restringida, como vales locales, de necesidad o de hospitales. Los primeros suelen estar muy documentados, en cambio los segundos se requiere una labor de investigación. De los primeros, existen aproximadamente, con variantes, unos 1.200 ejemplares pertenecientes a unos 70 países. De los segundos es difícil determinar la cantidad.

- ¿Cual es de esos billetes es el más raro?
- Es relativo. En Notafilia, la rareza radica en aquellos billetes que, teóricamente, fueron puestos en circulación, pero que posteriormente a la práctica no vieron la luz, o aquellos otros, que, fueron destruidos casi en su totalidad después del uso, como los billetes utilizados dentro de las leproserías y, naturalmente, los más antiguos. Otro motivo que determina la rareza, al menos en el mundo notafílico, es el estado de calidad individual de cada billete.


- ¿Y el más antiguo?
- Si tenemos en cuenta que la Notafilia en la hermana menor de la Numismática clásica, la de metal, y que apenas alcanza los 300 años de existencia, y, que de estos prácticamente la mitad, o no contenían iconografía o estaba grabado simplemente la imagen del personaje gobernante, los primeros billetes con temática sanitaria son mayoritariamente a partir de la segunda mitad del siglo XX.

- ¿Cuándo y cómo surgió la idea de escribir una obra recopilatoria sobre la temática de la salud?
- Ya le he comentado que no es una obra de mi colección, sino una recopilación de la información del numerario de papel que dispongo en mis archivos. La idea surgió espontáneamente, aunque, como ya sabe, llevo publicados artículos y trabajos sobre esta temática desde hace muchos años.

- ¿Cuánto tiempo ha dedicado a la redacción del libro?
- Aquí, distinguiría dos aspectos. En cuanto a la información, prácticamente desde la década de los años 80 del siglo pasado. En cuanto a la realización y maquetación propia del libro, un año y medio aproximadamente.

- ¿Muchas horas de biblioteca para documentarse?
- No las podría calcular, ya que como también le he comentado en el resultado dilatado en el tiempo, pero seguramente muchas.

- ¿Qué personaje o personajes han sido los más reiterados en las emisiones notafílicas de todo el mundo?
- Primero es de señalar que muchos personajes con titulación académica sanitaria, están plasmados en billetes por otro motivo que no es el sanitario, generalmente político, como François Duvalier “Papa Doc”, en Haití, Agosthino Neto, en Angola, ambos médicos, etc. Como la mayoría de estos personajes han estado mucho tiempo al frente de su país, están presentes en muchos billetes de su numerario. Los billetes dedicados exclusivamente a personajes por su contribución sanitaria, si los comparamos con todo el numerario existente, la proporción no es muy elevada.


- ¿Qué capítulo ha sido el más difícil de publicar?
- Quizá el primero, porque es el cajón de sastre donde se recogen las generalidades, simbología, dioses y patronos de la Salud, escenas médicas y de investigación, etc. El billete al igual que la moneda presenta dos caras y a diferencia del sello que sólo tiene una, pero al presentar una mayor amplitud de campo, lo hace susceptible de serle incorporado mucha más información, y, a la vez, lo hace acreedor de ser incluido en varios apartados.

- ¿Qué parte de la obra se ha quedado al final fuera del libro, por espacio o por otras causas?
- Me alegro que me haga esta pregunta porque centra la amplitud de la obra. El libro recoge los billetes de banco emitidos por entidades reconocidas como tal desde sus inicios hasta la actualidad con alguna excepción, como las notas emitidas para coleccionistas por los teóricos países del Ártico y de la Antártica, pero que han tenido una gran aceptación en el mundo notafílico, aunque no son verdaderos billetes. No se han incorporado las notas y billetes locales, y los billetes de la República China con la efigie de Sut Yan sen, médico y fundador de la República China, por ser sumamente abundantes ya que su busto está plasmado en casi todo el numerario de papel chino desde 1917 hasta 1970.

- ¿Qué cree que aporta su obra a la bibliografía notafílica mundial?
- La bibliografía notafílica en general no es muy abundante, ya sea por que es una Ciencia muy reciente, porque el Banco emisor suele proporcionar mucha información al poner en circulación un billete o porque existen catálogos muy documentados. Únicamente, existen artículos sueltos en revistas numismáticas, como había en la excelente y extinta revista “Crónica Numismática” o en la revista que edita la Bank Note Society (IBSN) dedicada exclusivamente a la Notafilia.

Esta obra intenta ofrecer una pequeña aportación a la Notafilia y a la Historia de las Ciencias de la Salud, ya que no se tiene constancia de ninguna otra de estas características. Soy conciente que esta obra, al final, es un catálogo ilustrado, pero se ha intentado que sea lo más amena y visual posible para disfrute y deleite tanto por los notafílicos como por los sanitarios.

- Por último, Sr. Casa Pla, ¿algún consejo para futuros coleccionista de billetes?
- Cualquier coleccionismo es fuente de cultura. El coleccionismo de billetes, presenta muchas posibilidades por su amplitud de temáticas, pero a un futuro coleccionista le aconsejaría que no se limitara a recoger ejemplares sino a que le sirva de excusa y base para su clasificación, estudio y fuente de contacto con otros coleccionistas.
Rafael Tauler Fesser, autor de “Oro Macuquino”
Licenciado en un carrera técnica de grado medio, Rafael Taule Fesser inició después los estudios de Derecho, aún sin terminar. Sus derroteros profesionales le movieron por senderos editoriales, fundando su propia casa editorial allá por los años setenta. En esa firma editorial, Zugarto Ediciones, publicó, entre otras muchas revistas, la prestigiosa “Revista de Arqueología” de la que fue su editor durante más de 20 años. Ahora, llega a esta sección como autor del más completo Catálogo de monedas macuquinas del Imperio español (1474-1756), titulado “Oro Macuquino”. (Leer +)
Pablo Beitia, autor de “Moneda de Esukal Herria”
ND© Pablo María Beitia, 67 años, nació en Escoriatxa, Guipúzcoa. Con estudios medios y profesión electrónico se adentró en el mundo de la numismática a través del conocimiento de la moneda acuñada en el reino de Navarra. Le gustó y decidió ampliar si interés por las áreas geográficas que a finales del siglo XIX los seguidores de Sabino Arana vinieron en denominar “Euskal Herria”. De ahí el nombre de la recopilación artesanal que ha sacado al mercado, manuscrita y encuadernada a canutillo. (Leer +)
Ramón Rodríguez Hernández, autor de “El Peso falso en las monedas de 1895”
ND© Ramón Rodríguez Hernández es un veterano numismático de Montevideo, Uruguay, si bien nació en la Ciudad de Melo, capital del Departamento de Cerro Largo, limite con Brasil, y ubicada a 400 Km. al noreste de Montevideo. Comenzó su afición a las monedas siendo muy joven, allá por el año 1967, teniendo 24 años de edad. Nos cuenta que “anteriormente estaba juntando sellos”, es decir se inclinaba por la Filatelia. (Leer+)
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
NUMISMÁTICO DIGITAL

Líderes en información numismática en español
©2017 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,25