publicidad
www.numismaticodigital.com

La República (Parte I)

Billetes no Emitidos Siglo XX.

 Billetes no Emitidos Siglo XX.

Por Ramón Cobo Huici

Los billetes no emitidos durante la monarquía de Alfonso XIII no se pusieron en circulación, en general, debido a las garantías de calidad exigidas por el Banco de España para evitar eventuales falsificaciones, primando los billetes de mayor calidad de grabado e impresión y desechando aquellos que eran reproducibles con cierta facilidad. Por el contrario, en el periodo republicano los billetes no emitidos lo fueron debido a la circunstancia de la Guerra Civil que impidió que billetes preparados para su circulación en territorio bajo mando republicano no llegaran a circular por finalizar la guerra y el papel moneda republicano ser considerado ilegal por los vencedores. (Leer +)
Si queremos señalar que analizando los billetes no emitidos nos surgen dudas sobre los criterios del Consejo del Banco para el encargo de billetes, aunque quizás sea debido a los problemas de logística originados por la guerra: Se encargan billetes de 100 pesetas, Dama de Elche, teniendo 20 millones en reserva del 100 pesetas de Felipe II, y después otros 2 millones a Gráficas Reunidas sin haber tocado más de la mitad de la primera reserva. Los billetes de 1.000 pesetas de Zorrilla quedan sin utilizar hasta 8 años después del pedido y estando sin utilizar estos billetes de 1.000 se encarga una emisión de 5.000 pesetas como si el movimiento de efectivo exigiese billetes de tan alta denominación. Por otra parte tampoco se siguió un mínimo de contención en la compra de billetes de 5 y 10 pesetas por lo que quedaron sin utilizar 70 millones de ejemplares.

Daremos un repaso a los billetes que no llegaron a circular y a otros que lo fueron de forma parcial al quedar parte de sus series ya impresas sin llegar a manos del público.



1.000 pesetas Emisión 25 de Abril 1931: Anverso, José Zorrilla; reverso, Zorrilla leyendo sus poemas.

Billete fabricado por Bradbury, Wilkinson y Cía. El encargo de fabricación lo efectuó el Banco de España el 1 de Diciembre de 1931 a pesar de tener en reserva 2 millones de billetes de la emisión de 1928, San Fernando, efectos que comenzaron a ser puestos en circulación en Junio de 1938, por lo que al finalizar la Guerra Civil quedó sin utilizar la emisión de Zorrilla la cual quedó en las cajas del Banco.

Al finalizar la contienda se ordenó la destrucción de estos billetes, por lo que hasta los años 70 no se conocían ejemplares de esta serie excepto los “muestra” con numeración ceros, alcanzando precios excepcionales en el mercado notafílico. A finales de la década de los 70 comenzaron a aparecer billetes numerados y fue vox populi que dichos billetes fueron puestos en el mercado por los herederos del oficial encargado de la destrucción de los billetes, el cual había conservado 2.000 ejemplares.

Los billetes numerados conocidos tienen las numeraciones 0,326, - - - y 0.377, - - -, aunque, recientemente, hemos visto algún ejemplar con otra numeración, procedente del extranjero.

Además de los ejemplares anteriores se conocen billetes “muestra” con numeración ceros, pruebas de color de anverso y reverso sin numeración, y billetes completos, igualmente pruebas de color, con numeración ceros en anverso y 1,234,567 en reverso. Se conoce, también, el ejemplar de control de Bradbury, justificante de la fabricación de 2 millones de ejemplares.




500 pesetas Emisión 1 de Enero 1935: Anverso, Menéndez y Pelayo; reverso, Biblioteca Nacional.

A lo largo de 1934 el Consejo del Banco decidió la contratación de un nuevo proveedor de billetes para evitar depender de una única empresa, siendo elegida Thomas De La Rue, una de las tres empresas de mayor prestigio mundial. Se le encargaron billetes de 500 y 50 pesetas De La Rue presentó dos modelos para el valor de 500 pesetas, fechados 1 de Enero 1938, uno con el busto de Hernán Cortés, que sería el definitivamente adoptado con fecha 7 de Enero, y un segundo con la imagen de Menéndez y Pelayo, modelos impresos en litografía. Puesto que la prueba fue editada sobre papel la reflejamos aquí como billete no emitido.





100 pesetas Emisión 1 de Julio 1937. Anverso, Dama de Elche; reverso, Huerto del Cura

Desconocemos en qué fecha fue encargado este billete a De La Rue, y la necesidad de su fabricación pues en las cajas del Banco de España había en reserva, al menos, 10 millones de ejemplares del 100 pesetas de Felipe II pero quizás la causa fue un intento de diversificar los proveedores como seguridad de suministro en tiempos de guerra.

Al ser recibido el billete, estimamos el 18 Febrero de 1938 como la fecha en que el Consejo tuvo conocimiento de él, no se da la conformidad al modelo y se pide modificar el lugar de emisión y que en vez de Madrid figure Barcelona ya que el gobierno se había trasladado a esa ciudad. También se pide el cambio de la firma del interventor, Adolfo Castaño, por la de Antonio Victoriano Martín y que la fecha de emisión fuese el 11 de Marzo de 1938. Se procedió a la impresión de la tirada del billete, una vez efectuadas estas rectificaciones.

Se conocen, solamente, dos ejemplares, numerados con “ceros”, en uno de los cuales se explicitan las modificaciones pedidas.




25 pesetas S/F (1938). Joaquín Costa: Anverso, Joaquín Costa; reverso, escena de una fundición.

Con fecha 12 de Enero de 1938 el ministerio autorizó la emisión de los “certificados provisionales de moneda divisionaria” de 50 céntimos, 1 y 2 pesetas, que posteriormente fueron emitidos. En el mismo decreto se le retiraba al Banco de España la facultad de emitir billetes de 25 y 50 pesetas, reservándose el gobierno la posibilidad de emisión de estos valores.

Conocemos el proyecto de un billete, sin fechar y cuyo emisor iba a ser el Ministerio de Hacienda, con el busto de Joaquín Costa en el anverso. Dado que el emisor no iba a ser el Banco de España es, con toda probabilidad, un billete efectuado como consecuencia del decreto mencionado anteriormente. Las firmas de autorización previstas eran las del ministro de Hacienda, el director general del Tesoro y el interventor general del Estado, estas dos últimas las mismas que figuran en los tres billetes de 50 céntimos, 1 y 2 pesetas de la República.

Además del billete se conocen pruebas de estado con el busto de Costa, y otras con parte del anverso y del reverso.




1.000 pesetas Emisión 1 de Enero 1938: Anverso, Mariano José de Larra; reverso, Fuente de Apolo.

El Banco de España conserva en sus archivos pruebas de anverso y reverso de este billete efectuadas por Thomas De La Rue. Consideramos que son pruebas muy iniciales puesto que en ellas todavía no figuran las posibles firmas de validación y la fecha propuesta y ciudad de emisión no se corresponden con la situación en la que se encontraba el gobierno republicano a causa del conflicto.




100 pesetas Emisión 11 de Marzo 1938: Anverso, Dama de Elche; reverso, Huerto del Cura.

Impreso por De La Rue una vez efectuadas las modificaciones de lugar de emisión, fecha y firma del interventor al primer modelo. Según el Banco de España se fabricaron 20 millones de ejemplares, 10 millones sin letra de serie en la numeración y los mismos con letra “A”. No se conocen ejemplares numerados excepto los specimen, con numeración “ceros” en rojo, y los ejemplares de pruebas de color, igualmente “ceros”, pero en negro. Tenemos dudas de si la cantidad de 20M corresponde al pedido o al número de ejemplares fabricados y enviados.

Los primeros ejemplares se debieron finalizar el 14 de Abril de 1938, pues en esta fecha se archivó un ejemplar en el archivo de Bradbury, y al existir graves problemas de comunicación entre Londres y Barcelona, por declararse el Reino Unido neutral en el conflicto, los billetes se enviaron a la Agencia del Banco en París y desde allí a Barcelona, llegando los primeros billetes el 21 de Junio. Estos billetes no llegaron a ponerse en circulación, creemos que debido a la existencia de grandes cantidades del 100 pesetas de Felipe II en las cajas del Banco hasta el final de la guerra. Al caer Barcelona en poder de las tropas del gobierno de Burgos se debieron destruir todos los ejemplares.

Se conocen pruebas de color, no fechadas y con lugar de emisión Barcelona, lo que no deja de ser algo extraño, ya que, lógicamente, estas pruebas se deberían haber efectuado con anterioridad al billete fechado en 1 de julio de 1937 y por consiguiente tener como lugar de emisión Madrid. Las muestras conocidas tienen el busto de la Dama en negro, marrón y azul, y las orlas moradas o marrones de diferentes tonalidades.

Existen billetes “muestra” con numeración de 7 “ceros”, sin firma del cajero, numerados en el margen, y taladrados para evitar una validación fraudulenta. Igualmente se conoce un billete muestra, numerado con 6 “ceros”, con la certificación, en los márgenes del billete, de haber sido aprobado el modelo por el Consejo del Banco el 21 de Junio, fecha coincidente con la de la llegada del primer envío.

También se encuentran en el mercado ejemplares sin numeración y sin la firma del cajero, generalmente restaurados o en mal estado de conservación, como si hubiesen circulado profusamente. Ignoramos la procedencia de estos ejemplares y la causa de su estado, ya que no es lógico que todos tengan ese aspecto tan deteriorado sin haber circulado. Como sugerencia, podríamos pensar en una, o varias hojas, desechadas en el proceso de fabricación y conservadas fraudulentamente. Alguno de estos ejemplares ha sido numerado modernamente con un numerador de tampón.


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
NUMISMÁTICO DIGITAL

Líderes en información numismática en español
©2017 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8