publicidad
www.numismaticodigital.com

Los Axarcos, los pagarés autóctonos de la Axarquía.

Los Axarcos, los pagarés autóctonos de la Axarquía.

Javier Rodriguez.

La Axarquía es una comarca de la Provincia de Málaga, situada en su parte oriental, constituida por treinta y dos municipios.

En época del Rey Fernando el Católico, le fue autorizada por el Rey de Granada, el Zagal, la concesión para emitir moneda en plata y oro.

Don Antonio Gámez Burgos (nacido en Vélez-Málaga en 1.937 y fallecido en Granada el día 06/11/2.007), personaje malagueño polifacético, promovió a partir de 1.988 y en beneficio de la comarca, la emisión y circulación de una nueva moneda que denominó “axarco”.


La circulación de los axarcos se mantuvo siempre dentro del ámbito comarcal.

Los axarquillos (con funciones de papel moneda divisionario), nacieron tras el éxito de la puesta en circulación de los primeros axarcos.

Para respaldar económicamente la emisión, que presenta la forma de pagaré, su promotor tuvo que buscar el auxilio de una entidad bancaria. La elegida fue la Caja de Ahorros Provincial de Málaga, que en 1.991 se unió con la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cádiz, el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Almería, la Caja de Ahorros y Préstamos de Antequera y el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda para constituir el Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda, Cádiz, Almería, Málaga y Antequera, comercialmente conocida como UNICAJA.

Como decimos, en la Sucursal número uno sita en Vélez Málaga, abrió la cuenta número 2.000 donde depositó en pesetas, la cantidad equivalente a los axarcos emitidos. Inicialmente 10.000 pesetas y a fecha 03/05/1.988, parece ser que lo incrementó hasta las 400.000 pesetas.

A pesar de que la prensa de la época publicó que la entidad bancaria depositaria de los fondos, llevaba relación de las numeraciones de los billetes puestos en circulación, fuentes de la citada sucursal han desmentido tal afirmación, especificando que la Caja siempre se limitó a canjear los billetes/monedas por pesetas, si en la cuenta había fondos suficientes.

El depósito del capital mencionado, generaba un interés del 8% (extremo sin confirmar. Posiblemente en la época fuesen los intereses normales con los que se premiaban los depósitos en cuentas remuneradas, muy al uso por aquel entonces), que se dedicaba a fomentar otras iniciativas en beneficio de la comarca. Los axarcos han sobrevivido al euro y aunque aún hoy día es posible encontrar carteles en las tiendas de la comarca que informan de su aceptación, la realidad es que han quedado como mero objeto de colección por las cuestiones que describimos seguidamente.

Teniendo en cuenta las numeraciones más altas que se han podido localizar, el número de billetes en el mercado y su contravalor en pesetas es el que se muestra en la tabla siguiente:


Sin embargo, y aún sin tener en cuenta que no hemos podido valorar las cantidades que existan en el mercado en forma de monedas, pues no existen registros al respecto, el capital resultante no figura depositado en la cuenta indicada y es más, se ha intentado cambiar una pequeña cuantía de axarcos de nuestra propiedad, y la tentativa ha resultado infructuosa, pues la cuenta no tiene fondos. Lo cual, implica que tanto los billetes como las piezas metálicas con la denominación de axarcos, carecen totalmente de valor fiduciario y en consecuencia no deben ser admitidos para el comercio.


Es decir, los axarcos en papel se pueden considerar como meras curiosidades pertenecientes a una época que ya pasó, sin más valor que el anecdótico y las monedas guardan su valor en relación al metal con el que se hayan fabricado.

No ha sido posible conocer las numeraciones de los pagarés que D. Antonio puso en circulación, por lo que tampoco es posible determinar cuántos de ellos se han podido fabricar con posterioridad a la fecha en que él falleció y se están vendiendo como si se tratase de pagarés con valor fiduciario, máxime cuando sabemos que las planchas para su fabricación se encuentran en paradero desconocido y que sus faciales no están respaldados por los fondos necesarios.

AXARCOS: características técnicas
1. Emisión de 21/03/1.988.
2. Tirada: a fecha 03/05/1.988 se habían puesto en circulación pagarés por valor de 400.000 pesetas. Por las numeraciones de los billetes localizados, esta cantidad ha sido superada ampliamente en la actualidad.
3. Retirada de la circulación: no parece que se haya producido de una forma real, sin embargo, en los últimos tiempos, el interés por los billetes está más relacionado con el coleccionismo que con el comercio.


4. Medidas: todos los faciales tienen las medidas de 132 x 71 m/m.
5. Impresión: litografía para el anverso y el reverso. Las numeraciones en tipografía.
6. Impresor: no identificado.
7. Papel: blanco en todos los faciales, sin satinado y brillo mate. De gramaje consistente, para conferirle resistencia al uso y producir carteo. Carece de marca de agua.
8. Numeraciones: una en anverso y otra en reverso, del mismo color que el resto de estampillado del billete. Las cifras son de cinco dígitos, completando con ceros por la izquierda.
9. Color distinto para cada facial, según se aprecia en las ilustraciones.
10. Faciales de uno y 5 axarquillos; de 1, 5 y 10 axarcos.
11. La equivalencia entre el axarco y la peseta está descrita en el mismo billete, de tal forma que: 1 axarquillo, son diez pesetas; un axarco son cien y diez axarcos, mil pesetas. Usando esta equivalencia, podemos ver la correspondiente en euros.
12. Los bustos de anverso y reverso son obra del pintor veleño D. Antonio Belda del Corral.
Para el retrato del anverso usó el modelo de un comerciante local propietario de una cervecería y representa a Ebi Beithar, famoso botánico y alquimista del siglo XIII, a quien la comarca le debe la introducción del cultivo de cítricos.
El busto del reverso, representa al Rey Felipe II, con motivo de que durante su reinado se produjo la rebelión de los moriscos de la comarca. El paisaje de su derecha representa el Peñón de Frigiliana, símbolo de los acontecimientos.
13. Firma manuscrita de D. Antonio Gámez Burgos, usando unas veces bolígrafo y otras rotulador, cuyo color de tinta intenta asemejarse al color del billete.
14. Medidas de seguridad. La firma manuscrita, es la única medida de seguridad contra falsificaciones.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
NUMISMÁTICO DIGITAL

Líderes en información numismática en español
©2017 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8