publicidad
www.numismaticodigital.com
PRUEBAS NO ADOPTADAS DE BRADBURY (II)

PRUEBAS NO ADOPTADAS DE BRADBURY (II)

Las publicaciones del BdE nos dicen que la mayor necesidad de circulante se centraba en el valor de 100 pta. y que por ello el banco autorizó, el 8 de Julio de 1906 un pedido de 4M de ejemplares de este valor a Bradbury.

Es una lástima que no tengamos pruebas de 100 pta. entre Mayo de 1905 y marzo de 1907 para confirmar el dato del BdE ya que con las que disponemos no es posible avalar esa fecha, a no ser que la mención de “autorización” se refiera al hecho de “entablar conversaciones”, pues nuestros datos, obtenidos de las pruebas de grabado, nos indican que la impresión calcográfica fue aprobada el 23 de Agosto y la fecha de aprobación del Consejo según los especímenes firmados por el secretario general del mismo, D. Gabriel Miranda, dan como fecha de aprobación oficial del billete, la de 7 de Septiembre de 1906. Por otra parte, sabemos que no fueron 4M los billetes encargados en el primer pedido sino 6M. y la puesta en circulación en Noviembre de ese año.

Las siguientes imágenes que presentamos son pruebas para billetes de 25 y 50 pta. que están fechadas, en el cartón soporte, como fabricadas el 18 de Septiembre de 1906. Este primer dato nos llama poderosamente la atención, ya que los modelos definitivos se aprobaron el 30 y el 16 de Noviembre, respectivamente, solo dos meses después de ser confeccionadas estas pruebas. Lo llamativo de esta diferencia de dos meses reside en que en ese breve tiempo se modificaron estas pruebas hasta llegar a las definitivas, se hicieron otras pruebas de color de los anversos, tanto de la calco como de la lito, nuevas pruebas de color con las impresiones del billete definitivo, fabricación de los billetes muestra definitivos y presentación para aprobación al Consejo, todo lo cual demuestra una altísima productividad para una imprenta de principios del siglo XX, separada de su cliente por 1.200 Km. en linea recta y con las comunicaciones propias de la época. Increíble.

Centrándonos en las pruebas vemos que la del 25 pta. tiene el anverso con lo que será la calcografía definitiva, con excepción de la fecha, firmas y antefirmas, pero con unos fondos litográficos de diseño diferente a los definitivos y posicionando las numeraciones en varias alternativas. En el margen del soporte figuran los colores de los fondos, azul, rojo y verde. Es curioso señalar que al pasar la calcografía de la plancha inicial del proyecto a las planchas de las restantes pruebas y a las de impresión definitiva, se perdieron o se simplificaron detalles, por ejemplo, los árboles del paisaje o los adornos de la lira.

El reverso propuesto es totalmente diferente al que será adoptado, lo que llama la atención, sobre todo teniendo en cuenta, que los billetes de 100 y 50 pta. ya tenían como motivo el escudo Borbón y que con este nuevo tipo se perdía las referencias hacia España.

La prueba de anverso para el billete de 50 pta. presenta el mismo estado de la composición que el de 25, calcografía que sería la definitiva, pero sin impresión de firmas y antefirmas y posiciones tentativas en cuanto a fecha y numeración, mientras que la litografía tendrá variaciones.

En cuanto a la prueba de reverso se corresponde exactamente con la que se adoptará como definitiva ya que incluye la calcografía y la litografía adoptada, incluidos los colores marcados en la cartulina como verde negro, la calcografía, y amarillo, la tipografía.

La siguiente fotografía corresponde a una prueba de 500 pta., fechada en el propio billete como emisión de Septiembre de 1906. Teniendo en cuenta que la prueba anterior de 50 pta. está fechada, como emisión, en Noviembre de 1906, aunque fabricada en Septiembre, este ejemplar de 500 se debió fabricar antes de Septiembre, aunque no tengamos noticias de que el Banco hubiese encargado billetes de este valor. Podría ser que Bradbury conociese el llamado “Plan General” de 1902 aprobado por el Banco, el cual contemplaba una nueva emisión de todos los valores, desde el de 25 pta. hasta el de 1.000, y que la casa impresora elaborase proyectos para anticiparse a un posible pedido urgente como ocurrió con el de 100 pta.

El anverso de este posible billete estaba en la misma linea programática que los anteriores de 25, 50 y 100 pta., con alegorías a las artes o las actividades comerciales, ya que en este creemos ver una alegoría del comercio marítimo, representado por dos matronas, una con el caduceo y globo terráqueo y la otra con elementos de navegación. No conocemos el posible reverso ni podemos opinar sobre las causas por las que fue desechado en favor del 500 pta. del “medallón”.

Al ser desechado ese proyecto de 500 pta. se procedió a efectuar una nueva propuesta de este valor, que es la prueba de anverso siguiente.

Este anverso tiene la misma composición que el circulante fechado el 28 de Enero de 1907 con la diferencia de que el motivo central es el valor monetario sobre una gran roseta mientras que el adoptado tiene un medallón con la figura de Creso. También se observan unas ligerísimas diferencias en el fondo litográfico, Está fechada en el dorso como fabricada el 4 de Diciembre de 1906.

En las publicaciones del BdE se indica que el billete definitivo fue aprobado en Enero de 1907, confundiendo la fecha de emisión con la de aprobación, ya que la aprobación del billete definitivo fue en sesión del 20 de Mayo de 1907, según figura en el billete “muestra” firmado por el secretario general D. Gabriel Miranda.

La siguiente imagen es la foto de una prueba de anverso para un billete de 1.000 pta., que se debió de efectuar en fechas muy próximas a las anteriores. En ella encontramos una figura alegórica y un medallón con la cabeza de Minerva que, quizás, puede interpretarse como propuesta de marca al agua. Esta prueba damos por descontado que no merecería demasiada consideración por parte de los asesores del Consejo puesto que, al estar los talleres del Banco todavía operativos, se había decidido fabricar en ellos el billete que había proyectado y grabado D. Enrique Vaquer que representaba un Mercurio alado sosteniendo el globo terráqueo sobre sus hombros y que se emitió con fecha 10 de Mayo de 1907, llamado entre los coleccionistas, “el billete del ángel”

No queremos dejar de señalar la extrañeza que nos producen las discrepancias en los datos facilitados por el BdE, según dicen extraídos a partir de las actas del Consejo, y los datos que obtenemos a partir de los tres tipos de ejemplares provenientes del archivo de Bradbury, estas fotos de pruebas, muchas de ellas fechadas, los ejemplares de aprobación por el Consejo del billete definitivo y los billetes de control de emisión en los cuales se manuscriben las fechas de pedido y se imprime el número de ejemplares fabricados.

Los billetes, finalmente aceptados y fabricados como emisión de 1906 fueron puestos rápidamente en circulación, Noviembre de 1906 el billete de 100, Marzo de 1907 el de 25 pta. y Junio el de 50. El billete de 500 pta. no fue puesto en circulación hasta Junio de 1909 pues no se debió ver necesidad de un billete con tan alto valor, a pesar de que el 500 pta. de 1903 se había retirado rápidamente debido al gran número de falsificaciones.

El Banco debió quedar muy satisfecho de la calidad de la emisión por lo que encargó una nueva para tenerla como reserva, emisión que Bradbury comenzó a preparar de forma casi inmediata y cuyas primeras pruebas de 50, 100 y 1.000 pta. presentamos a continuación. Están fechadas en Marzo de 1907, en la cartulina de soporte, aunque la fecha de emisión figurada en el billete sea la de Enero.

Estas pruebas conservan la estética de la emisión de 1906 basada en alegorías del repertorio de Bradbury y con nulas referencias a España pues solo el reverso para el valor de 50 pta. presenta una conexión, a través del escudo Borbón. Quizás esta fue la razón de su no adopción ya que el Banco deseaba que hubiese motivos españoles más explícitos.

El 50 pta. presenta un anverso con una matrona alegórica a la literatura y un tanto extraño ya que presenta un círculo, aparentemente, de reserva de la marca al agua, cuando todas las pruebas y los billetes emitidos, no tenían esta medida de seguridad. En cuanto al reverso nos parece poco adaptado al anverso ya que figura un círculo concéntrico con el anverso y otro al que no le vemos sentido, excepto buscar una simetría en la composición y que aprovechan para incluir en él el escudo.

El de cien pesetas presenta en su anverso un motivo totalmente novedoso ya que representa una alegoría de la industria eléctrica, una matrona sentada sobre un generador y farolas al fondo, pero independientemente de lo oportuno o no del motivo, opinamos que el billete desmerece como conjunto al tener una composición muy repetitiva con el reverso. En cuanto al reverso es de destacar que las orlas son muy semejantes a las que posteriormente se adoptarían.

La última imagen, una propuesta de billete de 1.000 pta., sigue la linea de los anteriores Bradbury con sus clásicas alegorías de la agricultura o la justicia, representadas por matronas. Es un billete espacialmente muy equilibrado y continúa con el exceso de tipografía para compensar la falta de marca al agua.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
NUMISMÁTICO DIGITAL

Líderes en información numismática en español
©2017 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8