cabecera
Abril2014, Edición 78    19 de abril de 2014
189/1065

Sistemas de Impresión (I)

Por Ramón Cobo Huici

Última actualización 06/04/2011@19:04:04 GMT+1
Con estos artículos queremos dar un pequeño vistazo a los procedimientos utilizados en la confección de los billetes españoles ya que con frecuencia nos encontramos que coleccionistas de cierto nivel ignoran las técnicas con las que se imprimen los billetes. (Leer+)
Este desconocimiento impide no solo apreciar las calidades y cualidades de la obra artística de los billetes, sino poder distinguir las posibles falsificaciones, de época o actuales, las manipulaciones que se efectúan sobre los mismos para modificar su valor de colección, el conocimiento de los errores producidos en la fabricación o los errores falsificados para coleccionistas.

En este primer artículo daremos un repaso a los dos sistemas de impresión más utilizados.

Calcografía

La calcografía es el arte de estampar dibujos mediante láminas metálicas grabadas en hueco. Se denomina también, impresión baja o impresión por talla dulce y en inglés, intaglio.


Este sistema de impresión fue utilizado desde el siglo XV, a partir de la técnica del nielado, que se empleaba en platería, y consistente en perfilar las figuras sobre la plancha de plata mediante un buril y rellenar el hueco efectuado, con plata y plomo, de forma que quedaba una línea negra dibujando la figura. Al sustituir la mezcla del niel por tinta, y prensar la plancha metálica sobre papel, se obtuvo un método para reproducir imágenes.


La calcografía consiste, en su forma más clásica, en la ejecución de un dibujo sobre una plancha metálica, generalmente, cobre o acero, efectuado por medio de buril, ácido, aguafuerte, o, también, por medio de los dos procedimientos, de manera que el dibujo a estampar quede realizado en hueco y de forma especular respecto a la imagen que queremos obtener.

Colocada la plancha en la prensa, primitivamente un tórculo, se procede al entintado de la misma, de forma, que la línea profundizada quede llena de tinta y la superficie de la plancha, prácticamente limpia. Posteriormente se procede a la limpieza total de la superficie de la plancha y al humedecido del papel. Apretando, por medio de la prensa, la plancha contra el papel, la tinta del surco se deposita en el papel, con lo que el dibujo queda impreso y, al mismo tiempo, las líneas adquieren relieve, mayor cuanto más profundo sea el grabado de la línea. Al quedar el dibujo estampado en relieve, se dificulta su falsificación por medios fotográficos, ya que éstos no pueden simular dicho relieve, el cual es fácilmente detectable al tacto.


El relieve de la calcografía puede parecer que se trata simplemente de una impresión que deja la tinta sobre el billete. En realidad, el relieve no se debe tanto a la tinta, como a la deformación que sufre el papel con la impresión. La impresión calcográfica es en realidad una fina capa de tinta sobre las líneas que quedan en relieve, es más, muchos billetes del mundo llevan impresiones calcográficas sin tinta.

El relieve no se logra, únicamente, por embutición del papel sino por la succión que hace la tinta al ser extraída del surco debido a su gran viscosidad. Es tan importante el efecto de embutición y succión que no solo deja una depresión en el reverso del billete sino que deforma el papel con marcas y ondulaciones.


El procedimiento es caro y dificultoso, pues requiere tintas especiales de gran calidad, así como una fuerte inversión en los elementos de impresión, pero el mayor problema reside en la formación de artistas grabadores de las planchas, ya que la dificultad de la técnica del grabado, para realizar una obra con la perfección que requiere un billete hace que el número de artistas, capaces de labrar las planchas, sea escasísimo, lo que, por otra parte, contribuye a incrementar la seguridad contra falsificaciones.

La estampación calcográfica de los billetes se realiza a partir de la plancha original efectuada por el grabador. Ésta se reproduce, por medio del procedimiento de galvanoplastia, en una plancha o cilindro matriz, tantas veces como efectos se deseen imprimir de una sola vez, para formar un pliego, efectos que serán todos absolutamente idénticos al original. Esta plancha matriz se croma superficialmente para darle la suficiente dureza, e impedir un desgaste prematuro.


La impresión calcográfica se considera una de las medidas fundamentales anti falsificación por el relieve que adquiere el dibujo reproducido y que es inimitable por los sistemas de impresión con los que se efectúan las falsificaciones. En ocasiones, los falsificadores hacen un estriado sobre los dibujos del falso para dar la sensación de relieve

La calcografía permite que por medio de líneas y puntos, distribuidos con mayor o menor distancia, se logre la sensación de profundidad y volumen de la imagen y hasta sensaciones de tonos y texturas. Es el procedimiento que se emplea para las viñetas y orlas principales de los billetes, especialmente en el anverso.

Litografía / Offset

Es el arte de estampar mediante grabados efectuados sobre piedras de caliza de grano muy fino, preparadas al efecto. Se llama, igualmente, por extensión, litografía, a los procedimientos de estampación basados en ese sistema, y cuyas estampas resultantes tienen el mismo aspecto que las conseguidas mediante el grabado sobre piedra caliza, aunque la matriz de impresión sea de otro material.


El sistema litográfico se inventa hacia 1798 y se funda en la propiedad que tienen las piedras de caliza de grano muy fino, piedras litográficas, de retener o rechazar, en su superficie, las grasas o la humedad en función de un tratamiento químico.

Si en la piedra se dibuja con lápiz o tinta grasa y después se ataca con ácido nítrico muy diluido, en la zona no pintada se formará nitrato de cal, que rechaza la grasa, mientras que en las zonas pintadas la tinta reacciona con el ácido, formando un compuesto afín a la grasa. Si posteriormente se cubre el conjunto con goma arábiga se potencian ambos efectos, especialmente, el efecto de que las zonas de nitrato de cal rechacen, absolutamente, las grasas.


Al cubrir de nuevo la piedra con tinta grasa, quedarán unas zonas limpias y otras manchadas, las zonas que forman el dibujo, zonas, que al ser presionadas por el papel, dejarán impresa la estampa.


El dibujo sobre la piedra puede hacerse por muchos procedimientos: Dibujando a lápiz o pincel, por medios mecánicos, como el pantógrafo, a partir de un dibujo sobre papel, y posterior fotograbado, o por grabado directo sobre la piedra con labrado muy suave. El sistema de mayor perfección se logra grabando a buril en cobre el dibujo y trasladando el grabado, posteriormente, a la piedra litográfica o a los cilindros de las máquinas offset.

La litografía permite imprimir en colores; para ello se sacan tantas matrices como colores, imprimiendo en tantas pasadas como matrices.


Se denomina offset al sistema de máquinas rotativas para imprimir en litografía. En la impresión de billetes se utiliza el término litografía y el de ófset como sinónimos, aunque las impresiones litográficas de los primeros billetes se hayan efectuado con piedras litográficas o sus sistemas evolucionados, como planchas de cinc o aluminio, y las más recientes siempre se hagan por sistema offset.

En la impresión offset de billetes se emplean rotativas dobles pudiendo imprimir las dos caras del papel a la vez.

La ventaja de la impresión offset es que puede realizarse en cualquier calidad de papel, imprimiendo rasgos muy finos y en cualquier tono de color y que, por el tipo de tintas utilizado, la impresión queda mate, sin el brillo de las tintas grasas de la litografía clásica.


El sistema parte de una plancha matriz, en la que el dibujo puede haberse efectuado por grabado directo o fotográficamente a partir de un grabado o dibujo previo. La matriz traslada la imagen, en negativo, a un cilindro, recubierto por una sustancia blanda, primitivamente caucho, el cual a su vez, y una vez entintado mecánicamente, decalca la imagen al papel, ya en positivo, por rotación de los cilindros. Teniendo dos matrices y dos cilindros en paralelo pueden imprimirse los fondos de anverso y reverso de los billetes en una sola pasada, fondos que habitualmente se imprimen en offset.

La litografía es el sistema habitualmente empleado para la confección de los fondos de los billetes, ya que permite la impresión de varios colores, no produce relieve por lo cual queda más nítido y evaluable el de la impresión calcográfica y es muy económico.

Los billetes españoles de baja denominación, casi todos los de 1 y 5 pesetas, están impresos en litografía ya que no solían ser excesivamente falsificados, precisamente por su pequeño valor, y no se requería la adopción de un procedimiento cuya mayor virtud es la seguridad ante las falsificaciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (20)   No(1)
189/1065
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti