www.numismaticodigital.com
Nummus Romae: Mare Nostrum (I)

Nummus Romae: Mare Nostrum (I)

Por José A. Jiménez Peris

Escucha la noticia

En esta primera entrega de Mare Nostrum, asistimos al avance de Roma en los siglos IV y III a. C. hacia la conquista de los territorios de la cuenca del Mediterráneo y podremos contemplar algunas monedas relacionadas con ellos.

Una gran variedad de tribus ocupaba la península italiana en el siglo VIII a. C., desde los galos del norte hasta los griegos del sur. Roma, ya desde los reyes etruscos, quiso expandir su escaso territorio y mediante guerras continuas fue anexionando pueblos vecinos a partir del siglo IV a. C.

Italia siglo IV a. C. www.google.es

En el año 338 a. C. finalizaban las guerras del Lacio al vencer a los volscos en la batalla naval de Antium. Roma se apoderó del rostrum, espolón de proa, de cada nave enemiga para colocarlos en el muro de la tribuna de los oradores, rostra, del Foro romano.

Hacia el año 295 a. C. hizo frente a una coalición formada por etruscos, umbros y galos cisalpinos a la que venció, promoviendo con ello la integración de los dos primeros en los dominios romanos. Los galos cisalpinos del valle del Po lo hicieron en 222 a. C. cuando Roma tomó su principal ciudad Mediolanium (Milán) y los ligures de Génova, a principios el siglo II a. C.

Paralelamente, se enfrentaba a los samnitas de la Campania, quienes se rindieron en el año 290 a. C. pese a haber sometido al ejército romano a una de las más grandes humillaciones de su historia al derrotarlo y obligarlo a pasar bajo el arco formado por las armas samnitas en el episodio conocido como el de las HorcasCaudinas.

Recreación del ejército romano pasando bajo las Horcas Caudianas. www.google.es

Tras ello, atacó las ciudades de la Magna Grecia y cuando Pirro de Epiro retiró su apoyo a Tarento, ésta fue derrotada (272 a. C.) y la República ya sólo tuvo como rival por el sur a Cartago, la poderosa ciudad que controlaba el Mediterráneo occidental.

Primera guerra púnica (264-241 a. C.)

Cartagineses y romanos, antiguos aliados contra Pirro, mantenían un conflicto de intereses en torno a Sicilia. La isla era el granero de Cartago, y Roma, dominadora ya del sur de la península italiana, no podía permitir la amenazadora presencia del enemigo a pocos kilómetros de su costa. En consecuencia, estalló la guerra.

Roma sufrió varios reveses por su inexperiencia en la batalla naval, pero pronto aprendieron a construir barcos y a tripularlos. El cónsul Duilio inventó el abordaje y. al quedar inmovilizadas las embarcaciones, los romanos tenían ventaja dada su gran pericia en la lucha. Tras ser derrotados en la isla de Egates, los cartagineses abandonaron Sicilia y Roma se preparaba para dominar el Mediterráneo.

Segunda guerra púnica (219-202 a. C.)

Para compensar la pérdida de Sicilia, Cartago acudió a Iberia para convertirla en la base contra Roma utilizando los metales preciosos de sus minas y reclutando los soldados que necesitaban.

Aníbal Barca atacó Sagunto, ciudad aliada de Roma, buscando un pretexto para el choque armado y cuando Roma respondió, el cartaginés cruzó los Alpes y se enfrentó a los romanos en la llanura del Po. Venció en Tesino, Trebia y Trasimeno dejando el camino expedito hacia Roma, pero se detuvo y dio tiempo a los romanos a recuperarse. No obstante, aún venció en la batalla de Cannas donde 70.000 romanos quedaron exterminados.

Roma contraatacó desembarcando en Iberia para cortar los suministros cartagineses y, desde el año 218 a. C. que llegó a Emporión hasta el 204 a. C. que se apoderó de Gades, Publio Cornelio Escipión fue batiendo a su enemigo ciudad por ciudad. En 217 a. C. controlaba Tarraco, en 211 a. C. Castulo, en 209 a. C. Cartagonova, y en 208 Baecula.

Tras apoderarse de toda la franja mediterránea de Iberia, se dispuso a atacar Cartago y Aníbal acudió a prestar ayuda a la metrópoli, pero fue derrotado en Zama (202 a. C.) y los romanos resultaron vencedores también en la segunda guerra.

Los cartagineses fueron expulsados de Iberia, pero los romanos permanecieron en Hispania. En catorce años habían vencido a Cartago, sin embargo, tardaron dos siglos en dominar la península completa. El año 19 a. C. marcó el fin de la resistencia hispánica ante los invasores.

Existen dudas sobre si Roma acuñó divisa en Hispania durante las campañas de Escipión el Africano.

La siguiente moneda puede ser la primera batida en suelo hispano, aunque no hay unanimidad de criterios sobre ello. Algunas referencias la identifican como púnica acuñada antes del 209 a. C. en Qart Hadasht (Cartagonova). Sin embargo, otras opiniones, recogidas en Forum Ancient Coins, sostienen que la cabeza del anverso es de estilo romano y que fue batida después de 209, ya bajo el dominio de Roma.

http://www.forumancientcoins.com/Coins2/65742p00.jpg

Bronce acuñado en Cartagonova entre 209-206 a. C.

Anverso: Cabeza masculina descubierta ¿Escipión el Africano?

Reverso: Cabeza de caballo.

Iliria

Los ilirios ocupaban la parte costera de la península balcánica y se constituyeron en reino a principios del siglo IV a. C. En la segunda mitad de la tercera centuria a. C., muchos de ellos se dedicaban a la piratería en el Adriático saqueando ciudades costeras romanas y dificultando la navegación. Roma atacó y en el 219 a. C. conquistó todo el reino, aunque hasta 37-32 a. C. no fue declarada provincia romana.

Aún bajo el poder romano, se acuñaba moneda de influencia griega:

http://www.coinarchives.com/15cda511d00f95a87674fed14d320277/img/lanz/161/thumb00046.jpg

Dracma acuñada en Apolonia entre 229- 100 a. C. por los magistrados Kallenos y Pellios.

Anverso: KAΛΛH sobre una vaca con la cabeza vuelta amamantando una cría. Monograma YE en exergo.

Reverso: ΑΠΟΛ - ΠΕΛ - ΛΙ – ΟΣ en torno a un ornamentado rectángulo de doble línea y lados curvos.

Cuando Julio César fue designado procónsul del territorio se emitieron denarios con su propio diseño.

http://www.coinarchives.com/a17ce0224224e5c2e1d872fc3ab77862/img/hdrauch/099/thumb00091.jpg

Denario batido en Iliria hacia 48 a. C. en tiempos de Julio César como gobernador del territorio.

Anverso: Cabeza de Venus con corona de roble y diadema.

Reverso: CAE SAR, Trofeo de armas galas y hacha.

Macedonia

El apoyo de Macedonia a Cartago le granjeó la enemistad romana y dio origen a las guerras entre ambas potencias. Roma venció en tres batallas a lo largo de 50 años: Cinoscéfalos (197 a. C.), a Perseo en Pidna (168 a. C.) y en 148, también en Pidna, fue vencido Andriscos, último rey macedonio. Macedonia quedó constituida como provincia romana.

Hasta entonces se acuñaba moneda propia.

http://www.coinarchives.com/aa41a09627f43bb62279e803a2ef9c98/img/baldwin/099/thumb00110.jpg

Tetradracma batido en Macedonia entre 167-149 a. C. bajo el dominio romano.

Anverso: Cabeza diademada de Artemisa con un carcaj sobre el hombro, en el centro de un escudo de Macedonia decorado con siete estrellas de ocho puntas dentro dobles medias lunas

Reverso: MAKEΔONΩN / ΠPΩTHΣ arriba y debajo de una maza. Un monograma arriba. Todo dentro de una guirnalda de roble. Un rayo a la izquierda.

En 148 a. C. se dejó de batir plata, aunque sí se hizo de bronce. En el 93 a. C, se reanudó la emisión de plata. Destacan los ejemplares acuñados por el cuestor Aesillas entre 90-75 a. C. por la paradoja que muestra su diseño: Por una parte, estaban aparentemente destinados a exaltar el orgullo macedónico al figurar en el anverso el busto de su legendario héroe nacional, al tiempo que se hacía destacar la autoridad romana con el nombre y los símbolos del magistrado emisor en el reverso.

http://www.forumancientcoins.com/Coins2/77214p00.jpg


Tetradracma batido Tesalónica entre 90-75 a. C.

Anverso: Cabeza de Alejandro Magno con el pelo suelto y el cuerno de Amón, Θ detrás, MAKEΔONΩN a continuación.

Reverso: AESILLAS sobre una cista, maza y Q sobre la silla curul de cuestor. Varios gránulos. Todo dentro de corona de laurel.

Vista parcial de las ruinas de Cartago www.google.es

Tercera guerra púnica (149-146 a. C)

Los vencedores impusieron condiciones muy onerosas al término de la segunda guerra, pero muchos romanos pensaban que Roma sólo podría vivir tranquila se destruía Cartago y acusaron a los cartagineses de haber violado el tratado de paz. Escipión, el Emiliano, arrasó la ciudad sembrándola de sal con lo que quedaba maldita.

Próxima entrega: Mare Nostrum II: Se completa la conquista del Mediterráneo.

Bibliografía

Historia Antigua. A. Santamaría. Editorial Prensa Española.

www.forumancientcoins.com

www.coinarchives.com

José A. Jiménez Peris

http://historiadelasmonedas.wordpress.com

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti