www.numismaticodigital.com

Nueva emisión en Costa Rica

Billetes de 1.000 y 2.000 colones para un Prócer y un Pedagogo

Billetes de 1.000 y 2.000 colones para un Prócer y un Pedagogo
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© Desde el lunes 20 de junio el Banco Central de Costa Rica, a través de la red bancaria nacional, ha puesto en circulación nuevos billetes con valores de 1.000 y 2.000 colones, fabricados en polípropileno. El primer valor está dedicado a la figura de Braulio Carrillo Colina, mientras que el billete de 2.000 colones los está a Mauro Fernández Acuña. La puesta en circulación será de 15 millones de unidades. (Leer +)
Con la introducción del billete de 20.000 colones el pasado 22 de septiembre de 2010, el Banco Central de Costa Rica inició el lanzamiento de la nueva familia de billetes, habiéndose previsto que el resto de las denominaciones (5.000, 10.000 y 50.000 colones) circularían durante el segundo semestre de 2011, según el estado físico (calidad) de los billetes en circulación.


El anverso del billete de 1.000 colones está dedicado a Braulio Carrillo Colina (1800-1845), considerado como organizador del estado moderno de Costa Rica. Las medidas son de 125 x 67 mm., en color rojo, impreso en polipropileno. Con un reverso dedicado al ecosistema costarricense, concretamente la “Bosque seco”, destacando especies como el Guanacaste, Pitahaya y Venado Cola Blanca.


En San Rafael de Oreamuno, Cartago, nace el 20 de marzo de 1800, Braulio Carrillo Colina (1800 – 1845). Estudia Derecho y se gradúa de Abogado. Es Magistrado de la Corte Suprema de Justicia y ejerce la Presidencia de este alto cuerpo. Es electo diputado y en 1828 ocupa el cargo de Presidente del Congreso. Además, representa a Costa Rica en el Congreso Federal.

Jefe de Estado en dos ocasiones, de 1835 a 1837, asume el Gobierno por segunda vez en mayo de 1838 como resultado de un golpe de estado. La Asamblea lo reconoce el 26 de junio y lo juramenta dos días después. Se mantiene en el poder hasta 1842, actuando con mano de hierro, inculcando con dureza hábitos de honradez, moralidad y trabajo. Procura con entusiasmo el desarrollo del país, generando progreso y orden en la Administración Pública.

Durante sus Gobiernos suprime la Ley de la Ambulancia. Combate con firmeza la vagancia y el vicio, para lo cual deroga días festivos y religiosos con el ánimo de combatir la ociosidad. Cancela la deuda exterior del país y el 8 de noviembre de 1838 rompe con la Unión Centroamericana y declara a Costa Rica “Estado libre e independiente” Construyó y puso a funcionar el camino a Matina, evitándole al país pagar altos costos al exportar el café por el pacifico. También promulga el llamado Código General de Carrillo, primer dictado nacional que contiene normas de derecho civil, penal y sus respectivos procedimientos, y organiza el sistema judicial. Es así como don Braulio termina de independizar al país de España, porque hasta entonces se usaban las leyes españolas. Decreta la organización de los tribunales de justicia y juzgados, y establece aranceles aduaneros y reglamentos de hacienda pública y policía. En 1842, Francisco Morazán invade Costa Rica y Braulio es derrocado; se exilia en El Salvador donde es asesinado el 15 de marzo de 1845. En 1971, La Asamblea Legislativa, lo declara Benemérito de la Patria, y Arquitecto del Estado Costarricense.


Por su parte, el billete de 2.000 colones ha dedicado su anverso al pedagogo Mauro Fernández Acuña y al Colegio Superior de Señoritas, con color predominante azul, medidas de 132 x 67 mm. e impreso en papel 100% fibra de algodón. El reverso muestra ecosistema marítimo de Costa Rica, en concreto un arrecife de coral, destacando especies como el tiburón Toro, la estrella de mar y plumas de mar.


El 22 de noviembre de cada año se celebra en Costa Rica el día del maestro, con la idea de honrar la memoria de un costarricense ilustre: Mauro Fernández Acuña (1843 – 1905).

Mauro Fernández Acuña nace el 19 de diciembre de 1843. Su padre, Aureliano Fernández, muere, producto de la epidemia del cólera que vive el país. Su madre, Mercedes Acuña, que tiene dos hijos más, queda entonces en una precaria situación. Con grandes sacrificios, doña Mercedes inculca a su hijo Mauro toda la educación que le es posible. A los 8 años ya habla inglés y francés, lee los clásicos, toca piano, canta. La cultura y el cariño que recibe en su niñez, lo preparan para lo que será su vida.

Recibe el título de abogado, es cojuez y magistrado fiscal de la Corte Suprema de Justicia. Sirve a nuestro país como diputado a la Constituyente en 1888. También como diputado al Congreso de la Republica. Catedrático de Derecho Forense y Ministro de Hacienda. Pero donde don Mauro deja su huella marcada para siempre en nuestra historia, es como Ministro de Instrucción Pública en el Gobierno de Bernardo Soto. Hay que darle un giro a la educación costarricense. Es así como se aprueba en 1886, la llamada “Ley General de Educación Común”, una iniciativa que lleva la educación nacional por un camino fundamentalmente científico y con orientación práctica.

Mauro Fernández con su reforma educativa logra grandes conquistas, entre otras: la preparación de los maestros, la implementación de métodos de enseñanza modernos, la organización en los programas de estudio. Abre nuevas escuelas, aparecen el Liceo de Costa Rica, el Instituto de Alajuela, el Colegio Superior de Señoritas, así como la Escuela Normal. Además, se aprueban los programas para exámenes por madurez, el Reglamento Orgánico de Escuelas Graduadas de Educación y se fundan centros para estudios superiores de agricultura, farmacia y música. También la oficina de estadística escolar, las juntas de educación, la Revista el Maestro y los almacenes escolares.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti