www.numismaticodigital.com

Iñaki Lavín, numismático profesional

"Creo que la venta por Internet puede ser una ayuda al comercio numismático, aunque pienso que no va a desbancar al trato personalizado”

'Creo que la venta por Internet puede ser una ayuda al comercio numismático, aunque pienso que no va a desbancar al trato personalizado”
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
Ignacio Lavín, Iñaki para todo el mundo, hace ya años que se “zafó” de la coletilla “Ah, el hijo de Juanjosé Lavín”. Ya tiene nombre propio en el mundo de la numismática española, a la que se dedica profesionalmente desde 1989, año en la que abrió su primera tienda en la bilbaína calle de La Ribera.
Estudió Historia del Arte en la UNED, así como un máster sobre Antigüedades en Bilbao con otros profesionales del ramo. Comenzó sus primeros pinitos en el comercio cuando tenía 12 o 13 años, con un puesto de tebeos y libros antiguos en la plaza nueva de Bilbao y, como dice entre risas “supongo que luego ya me pudo el gusanillo”.
Ahora, Iñaki Lavín, con 44 años organiza subastas por correspondencia y dos de las mejores convenciones numismáticas de toda España, además de atender a su público desde su tienda y desde el portal de Internet. (Leer +)
- ¿Cuál es tu primer recuerdo ligado a una moneda?
Monedas he visto siempre en casa ya que mi padre comenzó como profesional haya por el año 75, y tengo el recuerdo de ir a verle a la tienda que tenía en el Casco Viejo, siendo chaval coleccionaba monedas de Brasil.

- Creciste en una tienda de antigüedades y de numismática. ¿Te consideras más numismático que anticuario o viceversa? ¿Por qué?
Como comerciante en mi tienda en el año 89, me dedicaba fundamentalmente a las antigüedades y Juanjo tenía la suya más orientada a la numismática. Luego en el año 92 nos juntamos en la calle Ercilla y es donde empecé a trabajar más con las monedas, cuatro años después desaparecieron las ferias de antigüedades de Bilbao, Vitoria y San Sebastián que eran a las que más acudíamos y decidimos centrar el negocio en la numismática y ya comencé a ira convenciones y subastas por toda España, además de comenzar a realizar nuestras propias subastas.

- A qué edad te iniciaste profesionalmente en el mundo de la moneda.
En el año 92.

- ¿Tu primer viaje a una Convención Nacional?
Desde muy pequeño iba a las convenciones de Bilbao, y tengo un grato recuerdo de las de Avilés a donde acudí por primera vez con 18 años, una vez que empecé a viajar ya iba a casi todas.


- Siendo el más joven de los numismáticos profesionales durante mucho tiempo, ¿cómo te sentías al lado de los Herrero, Hervera, Vico, Cayón o Cuquerella?
Siempre me he sentido tratado con mucho cariño y he recibido un gran apoyo, grandes consejos y ayuda de todos ellos, además el conocerlos desde chaval y el buen trato y amistad que mi padre ha mantenido con ellos siempre ha sido de gran ayuda en mi formación profesional. “Equivocándonos es como más aprendemos”, alguno de ellos me lo dijo y es una cosa que no he olvidado. Además siempre he tenido muy claro quién soy y a quien represento dentro de este mundo.

- ¿Prestaste buena atención en sus conversaciones y su compañía te sirvió de escuela profesional?
Evidentemente el estar trabajando y en contacto con profesionales y en mi caso desde tan joven, te ayuda tanto a crecer como persona como profesionalmente, además de poder pedir consejo y ayuda en todas las dudas que te surgen en una actividad tan compleja como la nuestra.

- Cuéntanos, la mejor colección que has comprado.
Colecciones he comprado muchas, seguramente menos de las que me hubiera gustado, pero tengo especial cariño a una de Bilbao en la que había piezas de todas las épocas y países, que me hizo ver (tocar, que solemos decir), con decir que estuve más de cuatro meses clasificando piezas, creo que fue con la que más aprendí.


- Muchas subastas por correspondencia a la espalda. ¿La firma Lavín se ha especializado en un público de poder adquisitivo medio?
La verdad es que empezamos haciendo las subastas en sala, pero por las causas que todos conocemos Bilbao no es una buena plaza para la venta en sala, ya que la misma gente de aquí nos hacía las pujas por correo, así que decimos realizarlas solo por correo, espero que en cuanto la situación en el País Vasco cambie volveremos a realizarlas en sala.

- Y convenciones en Bilbao unas cuantas también…
En Bilbao este octubre realizaremos la convención número 47 y confío en que siga teniendo el mismo éxito de público y ventas que tenemos hasta el momento. Esperamos realizar algo especial para la cincuentena. Como primicia te puedo adelantar que a partir del año que viene pasaremos a realizar tres convenciones en Bilbao, en los meses de febrero, junio y octubre, ya que mucha gente nos lo viene pidiendo desde hace tiempo.

- ¿Se está notando la crisis vuestras subastas y convenciones?
Creo que la crisis se nota en todos los aspectos, estamos manteniendo el nivel de ventas y la de Bilbao es de las pocas convenciones en las que vienen más de 40 comerciantes y más de 35 se van contentos de ella, ya sea por que han vendido o han comprado, algunos también por que han comido muy bien.


- Y otro tema candente, de gran actualidad, desgraciadamente: las falsificaciones. ¿Te han “colocado” muchas en tus años de profesional?
El tema de las falsificaciones, es muy complicado, yo he tenido la suerte de que he tenido buen maestro y además siempre he podido acudir a grandes profesionales como los que hemos citado antes, para que me aclarasen cualquier duda, como ha todos alguna metedura de pata he tenido, aunque luego esa no te la vuelven a hacer nunca.

- ¿Cómo luchar contra los falsarios y sus muy logradas, a veces, imitaciones?
Creo que tenemos que conseguir que la administración cree una ley que proteja el patrimonio que tenemos y que las piezas falsas que se realizan actualmente sean convenientemente marcadas como reproducciones para no llevar a engaño a nadie. Todos sabemos que piezas falsas se han hecho en todas las épocas, pero creo que actualmente con los medios que hay para realizarlas y los pocos escrúpulos de mucho pseudo comerciante que hay cada vez veremos más casos de piezas dando tumbos por el mercado. Así que sólo queda el insistir en que debemos comprar las piezas a numismáticos profesionales que son los que nos van dar una garantía de cada pieza que adquiramos y que si ellos se han equivocado nos van a devolver el importe de la pieza, ya que somos los más interesados en que desaparezcan del mercado.


- Fuiste de los primeros en apostar por Internet y la venta virtual, ¿ese será el único futuro comercial o crees que la Plaza Nueva y las tiendas tradicionales tiene “cuerda para rato”?
Yo creo que la venta por Internet puede ser una ayuda al comercio numismático, aunque pienso que no va a desbancar al trato personalizado. Es una opción de futuro en la que hay que estar posicionado ya que llega a mucha gente, pero tenemos también el problema de la confianza en quien realiza la venta virtual, por lo que hay que acudir a páginas de profesionales.

- En esa línea, ¿Numismático Digital cumple tus expectativas?
Me parece muy interesante que existan páginas como esta en que la divulgación de la numismática sea su primer objetivo y que tengan un sesgo educativo sobre este apasionante mundo.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti