www.numismaticodigital.com

Künker subasta una gran colección del emperador Francisco José

El Contrato de Acuñación de Viena entre Prusia y Austria

El Contrato de Acuñación de Viena entre Prusia y Austria
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© La firma alemana Künker ofrece una selección completa de monedas del emperador Francisco José, el próximo 28 de septiembre, en la subasta de otoño número195. Esta es una magnífica oportunidad para recordar el impacto del Contrato de Acuñación de Viena de 1857 sobre la moneda austríaca, y quién mejor para contárnoslo que la experta periodista y escritora numismática Úrsula Kampmann. (Leer +)
El año es 1857. Francisco José se casó con su Sisi ni siquiera hace tres años, la primera piedra votive ha sido establecida por la Iglesia, y hay un animado debate en curso acerca del derribo de las antiguas fortificaciones. Es evidente que Viena se recupera de las repercusiones de la revolución de 1848. Los delatores experimentan un auge otra vez (a pesar de que ahora se les llama eufemísticamente “confidentes”), y los delegados de todos los estados importantes de Alemania firman un contrato destinado a dar forma al sistema monetario moderno.



Konventionsthaler 1848 A, de Viena. J. 290. De la subasta de Künker 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.393. Brillante fuera de circulación. Estimación: 5.000 euros. Moneda extremadamente rara de la que se conocen 10 piezas cada una con los años 1848, 1849, 1850, 1851 y 1852, que muestran el retrato del emperador a la izquierda, fueron producidas como modelos en 1852. Debido a que el emperador no le gustó su retrato, este tipo no fue emitido. Las monedas fueron ofrecidas al emperador, gabinetes públicos de monedas y a particulares de alto rango.


Hasta entonces, Austria había sido excluída con respecto a la economía alemana. Prusia, automáticamente, asumió el liderazgo también en ese ámbito. Sí, Austria se había deslizado hacia el aislamiento económico y político y necesitaba participar en las negociaciones monetarias para conseguir un puesto en la Aduana de Alemania y la Unión del Comercio con el fin de reclamar sus derechos por la hegemonía en la Confederación Alemana.

Estas políticas fueron iniciadas por Karl Ludwig Freiherr von Bruck (ministro de Comercio y Obras Públicas 1848-1851, ministro de Hacienda 1855 hasta 1860). Fue uno de los líderes del pensamiento de la gran Gründerzeit (Época del Fundador). Para él, Austria le debe a la naviera Lloyd el control del Mediterráneo Oriental. Mejoró la infraestructura del país mediante la construcción de calles y vías férreas y modernizado el sistema de correos y telégrafos. Bruck era la fuerza impulsora detrás de numerosas reformas, lo que llevó la economía de Austria a la época moderna.



Konventionsthaler 1851 A, de Viena. J. 290. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.395. Brillante fuera de circulación. Estimación: 5.000 euros. El konventionsthaler fue poco frecuente en los pagos nacionales de Austria. Fueron acuñados para la inversion y el comercio exterior.


Ya en 1850, Bruck había iniciado una unión aduanera entre los estados alemanes y la corona, es decir, Austria, y los estados de la corona húngara. Dos años más tarde, un sistema de aduanas se introdujo en esta zona económica, que era tan similar a la unión aduanera alemana que habría sido possible una fusión, solo cambiado las cosas de menor importancia, lo que Bruck había negociado en Berlín desde 1853. Berlín, sin embargo, tenía dudas. La industria de Prusia habría entrado en nuevos mercados, por supuesto - la nueva asociación se dice que incorpora unos 70 millones de clientes potenciales -, sino que se habría acercado a un rival de la hegemonía, al mismo tiempo.

¿Cuál fue el disgusto de los ministros prusianos, que los estados del centro recibieron con aplausos. Una lucha de poder abierta entre Prusia y Austria ofrecen una oportunidad para llevar su propio interés en una mayor atención.

Dos uniones aduaneras eran inminentes: una liderada por Prusia, la otra por Austria, pero, literalmente, en el último momento, desaparecieron los responsables de encontrar una solución diplomática: Austria se convirtió así en miembro de la Unión Aduanera.



Doble gulden, 1859 B, Kremnitz. J. 329. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.445. Muybuena conservación. Estimación: 150 euros. Un florín austríaco doble después de que el contrato de acuñación de Viena equipara 3 a 2los táleros prusianos.


Mientras tanto, Austria tuvo que hacer sus deberes. Los salarios se pagaban en plata, pero no con billetes de banco. Cualquiera que deseara intercambiar oro o plata, que fue producido exclusivamente para el comercio con países extranjeros, se enfrentaba a un desajuste de un 25 por ciento. Los salarios se mantuvieron estables, lo que significaba para el pueblo austríaco que los productos extranjeros fueron un 25% más caros que los productos nacionales.

Austria, por lo tanto, tenía la ventaja, razón por la cual los estados alemanes acordaron el contrato sólo bajo la condición de que Austria recuperara su moneda, como se dice en el párrafo 19: “Los estados rivales entrarán negociaciones sobre un convenio general de monedas en el curso de 1853. “ Quería Austria volver a una moneda de metal, pero no se podía hacer al instante. Serias negociaciones llegaron hasta el mes de octubre de 1856, con Prusia en un primer momento, Baviera, Sajonia, Hannover y Frankfurt. Sólo cuando el “Big Six” había llegado a un acuerdo sobre las cuestiones generales, los otros estados fueron admitidos el 9 de diciembre de 1856.



1 / 2 vereinskrone 1858 V. Venecia. J. 314. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.176. Muy Buena conservación. Estimado: 25.000 euros. Aún más impopular fueel medio vereinskrone. Este espécimen no fue acuñada en Viena, sino en Venecia con una acuñación de 947 piezas.


Muy candente fue la cuestión de si la moneda debía ser a base de plata u oro. Austria apostaba con vehemencia a favor de una moneda de oro. La razón fueron los enormes depósitos de oro de California que hizo cayera significativamente el precio del oro, en comparación con la plata. Austria esperaba que el retorno del papel a la moneda metálica se pagaría más fácil gracias a la inflación del oro. Sin embargo, insistió Prusia en el estándar de plata, y prevalecío su decisión.

El 24 de enero de 1857, el Contrato sobre la Moneda se firmó en Viena Contenía una decisión histórica, que sin duda abrió el camino a los tiempos actuales: como indicadores del valor de referencia, la marca de Colonia de 233.8555 gr. fue abandonada a favor de la libra: 30 táleros, o 45 alemanes y 52 Sur ½ florines austríacos, respectivamente, deberían ser acuñados a partir de una libra de plata fina. A Austria se le concedió el derecho de continuar su acuñación delos famosos táler de María Teresa para el comercio exterior. El simple y el doble vereinsthaler cumplía el estándar de Prusia y se permitió su circulación en toda la zona de validez: fue un gran éxito para la moneda prusiana.



4 ducados 1859 A, de Viena. J. 298. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.023. Extremadamente fina. Estimación: 3.000 euros. De acuerdo con el Contrato de Viena, la producción de ducados sólo estubo permitida hasta 1865.


El Contrato de Acuñación de Viena disponía de monedas de oro, aunque sólo para el comercio exterior. Se prohibía fijar oficialmente un tipo de cambio para las coronas y las medias coronas, que debían ser acuñadas en el peso del oro 1/50 y 1/100 libras, respectivamente. Su precio debía orientarse hacia el valor de cotización del oro. Austria obtuvo el permiso para continuar su producción de ducados hasta 1865.



Doble vereinsthaler 1866 A, de Viena. J. 317. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.443. Muy Buena conservación Estimación: 600 euros. Se permitió la circulación del doble vereinsthaler en todos los países involucrados, después de la firma del contrato de acuñación de Viena.


El contrato no contemplaba aún la emission del papel moneda. Los contemporáneos no lo consideraban dinero, aunque si papel comercial. Sin embargo, sí se menciona por primera vez en un contrato de acuñación de moneda: la emisión de papel moneda - ya sea por el Estado o un particular - sólo se permitirá cuando sea posible en todo momento intercambiar los billetes por monedas de plata.



Vereinskrone 1864 A, de Viena. J. 315. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.174. Extremadamente fina. Estimación: 7.000 Euros. El vereinskrone de 10 gr. no fue muy popular, en comparación con la moneda de plata, que no tenía el tipo de cambio fijo y un nivel diferente que el popular franco francés. No es de extrañar que esta emisión de 1864 constara de 1.530 ejemplares solamente.


Aunque el Banco Nacional de Austria reanudó el pago inicial en efectivo el 6 de septiembre de 1858, pero ya al año siguiente comenzó la Segunda Guerra de Independencia italiana, que privó a Austria de Milán después de las batallas de Magenta y Solferino. Se había generado un enorme costo, y el Banco Nacional no tuvo otra alternativa que la de emitir billetes a un precio obligatorio por segunda vez.



Gulden 1867 E, Karlsburg. J. 335A. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.536. Extremadamente fina. Estimado: 20.000 euros. Esta muestra de Transilvania Karlsburg (Alba Iulia) es la moneda de plata más rara de todos los florines.


8 florines (20 Franken) 1876, de Viena. J. 362. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.188. Muy Buena conservación. Estimación: 200 euros. Es fácil comprender que sólo unos pocos años después, Austria iniciara la acuñación de monedas compatibles con las de oro de la Unión Monetaria Latina.


Ducado 1903, Viena. J. 344. De la subasta de Künker nº 195 (28 de septiembre de 2011), lote 4.156. Brillante fuera de circulación. Estimación: 125 euros.
Los ducados fueron producidos en realidad por un largo período de tiempo y todavía se pueden adquirir en la Casa de Moneda de Austria.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti