www.numismaticodigital.com

Carlomagno y los Papas, en el camino a la corona imperial

Carlomagno y los Papas, en el camino a la corona imperial

Por Ursula Kampmann

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
“Pipino el Breve y Zacarías” o “Los carolingios asumen el título de rey”. En el año 768 Pipino el Breve murió. Fue el alcalde del Palacio de los francos, que había depuesto oficialmente a los reyes merovingios. Su colaboración con el Papa Zacarías le había permitido enviar a Childerico III y a su hijo Teoderico a un monasterio y asumir en nombre de los carolingios el título de rey. (Leer +)
“Carlos y Adriano I” o “El fin del Reino Langobardo”

Pipino había preestablecido el tiempo después de su muerte. Según la ley de los francos se dividió su imperio entre sus hijos Carlos y Carlomán, quienes pronto comenzaron a discutir a diario sobre cualquier asunto. Entonces, de repente, el joven Carlomán murió con tan sólo 20 años.


Pipino el Breve, 752-768. Denario, Angers. Depeyrot 40. De la subasta Küenker 205 no. 1394. Estimación: 5.000 euros.

Dejó detrás dos hijos que, sin embargo, eran demasiado jóvenes para asumir el poder. Su madre huyó con ellos buscando refugio en su padre, Desiderio rey de los Longobardos. Por supuesto que no quería que sus vecinos francos se unieran de nuevo bajo un solo gobernante. Así, Desiderio apoyó las reclamaciones de sus nietos.

Había una opción para coronar al rey fuera de discusión: el Papa tenía que ungirle. Sin embargo, el Papa Adriano I se negó a cooperar. Para Desiderio esta era una buena razón para atacar los territorios de su vecino. El Papa Adriano I actuó de acuerdo con el viejo refrán: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Envió mensajeros a Carlos que, por supuesto, no quiso perderse esa oportunidad.


La corona Langobarda. Cobre grabado placa de Nicolás Seelaender (1716). Fuente: Wikipedia.

En el verano del año 773 Carlos reunió a su ejército no muy lejos de Ginebra. Con dos divisiones se marchó a Italia y se las arreglaron para atacar al ejército Longobardo por la espalda. Desiderio tuvo que refugiarse en Pavia, una ciudad fuertemente defendida, casi inexpugnable, con los artefactos bélicos de la época. Así, Carlos no tenía otra alternativa que sitiar la ciudad durante nueve meses y hacer morir de hambre a sus habitantes. Mientras tanto Carlos se trasladó hasta Roma, renovó la alianza con el papado, y regresó al norte, justo a tiempo para aceptar la capitulación el 4 de junio del 774. Este fue el fin del imperio Longobardo. Carlos tomó el título de “Rey de los Longobardos” y Desiderio fue desterrado a un monasterio franco. Para crear una base amplia que le facultara preparer la segunda campaña en el sur, Carlos nombró capitanes de los nuevos territorios a nobles francos, alemanes y burgundios.


Anónimo longobardo de Pavía. Tremissis en el nombre de Tiberio Mauricius, ciento siete. Arslan 11var. Kuenker venta 205 (12 de marzo y 13 de 2012), 1259. Estimado: 1.000 euros. La inscripción deformada de las fechas de la moneda puede interpretarse como después del primer cuarto del siglo VII.

Por cierto, esta campaña constituyó un enorme cambio para el papado: el Papa ganó grandes territorios en el centro de Italia. Y para mostrar claramente la realineación de la política a partir de ahora todos los documentos del Papa ya no se fecha después de que el emperador romano de Oriente, pero de acuerdo a la regla del nuevo patrón, el rey Carlos Franco.

“Carlos y León III” o “Navidad año 800”

El 25 de abril del 799 un grupo de nobles romanos as alto las dependencias papales de León III. Si seguimos la narración del “Liber Pontificalis”, los asaltantes lo arrastraron por el suelo, le sacaron los ojos y le cortaron la lengua, para mandarle preso a un monasterio. Pero León III se recuperó milagrosamente, pudo escapar con ayuda de su chambelán Albino trepando por una pared con una cuerda. En realidad, estos registros no pueden reclamar la historicidad completa. Hay indicios de que los opositores a León III instruyeron un proceso de destitución en su contra a causa de adulterio y perjurio, deponiéndolo al final.

De todos modos, León III no encontró a otro aliado que a Carlos. El gobernante franco fue el único con el poder suficiente para sofocar la rebelión en contra del Papa. Así que no había nada más que hacer que ir a los francos. De las cartas de Alcuino, uno de los principales colaboradores de Carlos, sabemos que León III no se alojó en el reino de los francos. Enemigos del Papa habían planteado alegaciones en su contra antes de su llegada, ni siquiera un amigo del Papa, como Alcuino trató de negar su validez. En su lugar, sostuvo que el sucesor de San Pedro era invulnerable y por esta razón Carlos rey de los francos tenía que asegurar su inmunidad, especialmente porque la sede del emperador romano de Oriente se encontraba vacante. Para ser precisos esto no era correcto. En Constantinopla, la emperatriz Irene estaba actuando como tal. Pero, de todos modos, un noble franco no podía imaginar que una mujer pudiera ser gobernante.


Carlomagno, 768-814. Denario, Tours (San Martín). Depeyrot - (cf. 1051). Kuenker venta 205 (12 de marzo y 13 de 2012), 1402. La abadía de San Martín de Tours fue regida por Alcuino, uno de los colaboradores más destacados de Carlomagno. Gracias a sus cartas sabemos algunos detalles sobre los antecedentes del “Caso León III”.

La recepción solemne del Papa en Paderborn mostró claramente a todo el mundo que Carlos había decidido a favor de León III. Más tarde, Carlos lo envió de vuelta a Roma con una escolta militar, aunque ya el motín se había derrumbado.

El 24 de noviembre del 800, exactamente un año después de estos hechos, Carlos hizo su entrada en Roma. Las acusaciones contra León III no habían sido eliminadas de una vez por todas. Así, Carlos convocó un sínodo con el único objetivo de resolver los cargos presentados contra el Papa. Pero esto no funcionó. Después de tres semanas de debates sólo quedaba una última forma: un juramento de purificación. Así, León III juró el 23 de diciembre: “No tengo conocimiento de las falsas acusaciones que estos romanos me han acusado injustamente, y sé que nunca he hecho tales cosas.”


Coronación de Carlomagno el día de Navidad del año 800 por el Papa León III, fresco de Rafael en las estancias vaticanas.

¿Por qué León III no fue sometido a juicio? Simplemente no lo sé. Tampoco sabemos lo que las negociaciones entre Carlos y León dieron de sí. Sin embargo, el día de Navidad, el Papa coronó emperador romano a Carlos, para asegurarse que muchos espectadores asistieran a este evento increíble. Tal vez lo hizo como una de acción de agradecimiento, pero tal vez se había establecido de antemano como precio que León tuviera que pagar por su absolución.

Denario Retrato de Carlomagno: la evidencia de su coronación en el año 800

El 12 y 13 de marzo de 2012 en su subasta 205, la firma alemana Küenker pondrá a la venta un denario carolingio extremadamente raro con el retrato de Carlomagno. La rara pieza es el punto culminante de una vasta colección de monedas medievales, como las grandes series de problemas langobardos o lombardos y carolingios. Hay menos de 35 ejemplares de este denario en el mundo entero.


Carlomagno (800-814). Retrato denario. Denario, ceca desconocida. KARLVS IMP AVC Busto a derecha con corona de laurel y una capa asignada. El reverse: XPICTIANA RELICIO rodean el edificio de la iglesia. Depeyrot 1166. Kuenker venta 205 (12 de marzo y 13 de 2012), 1405. Estimación 30.000 euros. Bernhard Kluge conoce menos de 35 ejemplares. Esta pieza clave de la numismática carolingia nos recuerda uno de los grandes momentos de la historia occidental: la coronación de Carlomagno como emperador en la Navidad del año 800.

El anverso muestra el busto de Carlomagno a la derecha. Lleva la corona de laurel típica de los emperadores romanos y los paludamentum, capa de un jinete, símbolo de los comandantes romanos. La inscripción - KARLVS IMP (rador) AVG (ustus) - y la imagen se refieren claramente a los modelos antiguos. Pero sin embargo el denario es mucho más que una simple imitación. Debido a que alude el reverso a la nueva realidad: Hemos leído la inscripción XPICTIANA RELICIO (fe cristiana) dispuestos alrededor de una iglesia.

Desde hace décadas los especialistas están discutiendo en qué momento se hicieron estas monedas, que son bastante poco comunes de la Edad Media. La fecha evidente sería - como de hecho los estudios anteriores habían propuesto - inmediatamente después de la coronación de Carlos como emperador.

Sin embargo, análisis más recientes discrepan de esta fecha. Hoy en día disponemos de una cronología relativa a los diferentes momentos de Carlomagno. En la línea de esta cronología de los retratos en sus denarios se puso justo en el final, y es absolutamente inimaginable que sólo tan pocas monedas hayan sobrevivido desde los años entre 800 y 814.

Hay dos formas de explicar su escaso número. Podrían haber sido parte de la celebración en ocasión de la coronación de Carlomagno. Otra posibilidad sugiere que pudieron acuñarse en el momento en que el emperador romano de Oriente reconoció a Carlos en el año 812. Sin embargo, esto significaría que Carlomagno habría dejado que su imperio dependiera del reconocimiento por parte de Bizancio. Teniendo en cuenta la política de Carlos, en general, esto parece muy poco probable.

De todos modos, incluso sin datar detalladamente, estas monedas y sus rarezas son fascinantes. Kuenker ha estimado el precio de esta moneda en 30.000 euros, pieza clave de la numismática carolingia que nos recuerda uno de los grandes momentos de la historia occidental.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti