www.numismaticodigital.com

Mennica Polska, Ceca de Varsovia

20 zlotis en plata in memoriam de los polacos asesinados por la “culpa colectiva”

20 zlotis en plata in memoriam de los polacos asesinados por la “culpa colectiva”
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

Escucha la noticia

ND© A partir de los últimos meses de 1942 en Polonia comenzó a ser aplicada la pena de muerte a los polacos católicos que ayudaban a los judíos de la misma nacionalidad. En los años 1942 a 1945 alrededor de 700 polacos católicos fueron asesinados por tratar de ayudar a sus compatriotas judíos, y en al menos en 40 casos esta “culpa colectiva” se atribuyó a familias enteras: adultos y niños. La Mennica Polska (Casa de la Moneda de Polonia, ceca de Varsovia) ha acuñado una moneda conmemorativa de 20 zlotis en plata en recuerdo de algunas de estas familias asesinadas por los nazis, como fue el caso de las familias de Ulma, Kowalski y Baranek. (Leer +)
Acuñadas en plata de 925 milésimas, las 40.000 piezas diseñadas por Grzegorz Pfeifer tienen un peso de 28’28 gr. y unas medidas de 38’61 mm.

En la parte superior del anverso, a la derecha, una imagen del Águila establecido como el emblema del estado de la República de Polonia. A la derecha del Águila, en diagonal, el año de acuñación, “2012”. Debajo del Águila, en un plano separado, la imagen estilizada de una casa de campo y árboles. A continuación, una inscripción: “20 zl” (20 zlotis). A la izquierda, en diagonal, de abajo hacia arriba, el nombre del país emisor “Rzeczpospolita Polska” (República de Polonia). A la derecha, izquierda y en los planos inferiores se representan planchas de madera separadas. Frente a ellos, a la derecha, en la parte inferior, una inscripción: “CIEPIELÓW 6.12.1942/SIEDLISKA 15.03.1943/MARKOWA 03/24/1944”, nombres de las poblaciones y las fechas en las que fueron asesinadas las familias Ulma, Kowalski y Baranek. La marca de Ceca “M / W” aparece por debajo del Águila, a la derecha.



El reverso reproduce en el fondo del campo las figuras estilizadas de una mujer, un hombre y cinco niños. A la derecha e izquierda, en diagonal, una inscripción: “RODZINY ULMÓW, KOWALSKICH, BARANKÓW” (Las familias Ulma, Kowalski, Baranek). En la parte inferior, a la izquierda, un esquema estilizado de un fragmento de una figura que sostiene una ametralladora alemana señalando al grupo de familiar. En la parte superior, una inscripción: “POLACY / RATUJĄCY ŻYDÓW” (Polacos salvaron a los judíos).

De todos los crímenes cometidos por el régimen genocida nazi en la Europa ocupada, los asesinatos de civiles (niños, mujeres, ancianos y familias enteras) fueron particularmente sangrientos. Durante la Segunda Guerra Mundial, casi 6 millones de judíos fueron asesinados. Sin embargo, la ocupación alemana aplicó con frecuencia el inhumano método de la responsabilidad colectiva a los polacos que prestaron ayuda a los partisanos, los residentes en el gueto de Varsovia durante la sublevación de 1944, y las familias que se atrevieron a proporcionar ayuda a los judíos perseguidos.



La familia de Kowalski Ciepielów

En el otoño de 1942, Adán y Kowalski Bronisława protegieron en su casa a dos vecinos judíos (Elka Cukier y Pineches Berek). Otros judíos también estaban escondidos en otras casas en Ciepielów. El 6 de diciembre de 1942, policías militares alemanes, informados por el Volksdeutsche local, rodearon las casas sospechosas. Los miembros de la familia de Kowalski (no sólo los padres sino también niños de 1 a 16 años: Tadeusz, Henryk, Stefan, Zofia y Janina) fueron quemados vivos dentro de la casa de madera perteneciente a la familia Obuchiewicz, junto con sus vecinos y los judíos que se escondían. En conjunto, 31 polacos y un número desconocido de judíos fueron asesinados en Ciepielów en ese día.

La familia de Baranek Siedliska

El 15 de marzo de 1943, durante una inspección llevada a cabo por un sonderdienst (policía auxiliar alemán) en la casa de Wincenty y Baranek Lucja, fueron descubiertos dos refugios con cuatro judíos. Los judíos fueron asesinados inmediatamente, y Wincenty y Baranek Lucja, junto con sus hijos (de 9 años de edad, Tadeusz y Henryk de 13 años de edad), fueron fusilados de espaldas. Los alemanes ordenaron a los habitantes del pueblo, bajo la amenaza de represión masiva, que entregaran a la madre de Lucja, Katarzyna Kopec, que estaba ausente de Miechow. Al día siguiente, ella recibió un disparo en la cabeza.

La familia Ulma del Markowa

Józef Ulma, junto con su esposa Wiktoria, cobijaron a 8 judíos de las familias Schall y Goldman en el ático de su casa durante 18 meses. El 24 de marzo de 1944, sobre la denuncia por parte de un policía local, todos los miembros de la familia Ulma (entre ellos seis niños de edades comprendidas entre los dieciocho meses a ocho años: Wladyslaw, Stanislawa, Marian, Franciszek, Bárbara, Antoni), junto con los judíos, fueron asesinados en el lugar por agentes de la policía militar alemana y de las fuerzas policiales del Gobierno General. En 1995, se concedió a Wiktoria y a Józef la medalla de “Justo entre las Naciones”, a título póstumo, por el Instituto Yad Vashem en Israel. En 2003, la Iglesia Católica comenzó el proceso de beatificación para toda la familia.

La tragedia de estas familias es la mejor ilustración de un terrible precio que mucha gente tuvo que pagar durante el Holocausto. Su valor y heroísmo fueron iguales al de los héroes del campo de batalla. Muchos de los que perecieron ofrecieron ayuda, pero es gracias a esas personas que alrededor de 30 a 40.000 judíos sobrevivieron a la ocupación nazi de Polonia. Nunca se sabrá cuántas personas participaron en la salvación de personas de origen judío en Polonia, pero su número fue sin duda varias veces mayor que el número de sobrevivientes.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti