www.numismaticodigital.com

Subasta 154 celebrada en junio

Numismatik Lanz, Munich: buenas pujas para la Colección Pollak

Numismatik Lanz, Munich: buenas pujas para la Colección Pollak
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© Hubo numerosas rarezas escondidas entre las ofertas del catálogo 154 de la casa de subastas Numismatik Lanz, y los coleccionistas no dejaron de encontrarlas. También estaban claramente dispuestos a gastar un poco más en el proceso de búsqueda y eso se notó en las pujas finales, según nos cuenta Ursula Kampmann desde Alemania. (Leer +)
Hay esas subastas donde el coleccionista medio se resigna simplemente a admirar las bonitas imágenes, y luego están aquellos en los que el coleccionista puede hacer realidad una parte de la subasta, tal vez incluso la adquisición un par de rarezas o dos piezas para la propia colección. La Casa de Subastas Numsimatik Lanz pone el foco en el colecionista muy deliberadamente, con un precio de salida a un 60%, de tal manera que los participantes en la subasta pueden recoger alguna ganga. El hecho de que los precios de las rarezas siguen disparados, sin embargo, no es de extrañar en lo más mínimo: los coleccionistas experimentados, simplemente sabemos cuán extraña es una pieza que realmente lo es.


Aeneia (Macedonia). Dióbolo, circa 490-480 a. C. Rosen Coll. 93 (var., tetrobol). MBC. Estimado: 700 EUR / Vendido por: 2.400 euros


En consecuencia, las monedas raras en especial, en todas las categorías, se dispararon rápidamente. Como ejemplo, echemos un vistazo a unas cuantas piezas de la categoría de monedas griegas. Un gran bronce muy raro y casi extremadamente fina de Kentoripe fue subastado por 2.950 euros (1.500 euros en salida); mientras que el dióbolo de Aenia con la cabeza de un hombre arcaico pasó de un precio inicial de 420 euros a un precio de venta final de los 2.400 euros. Un bronce más impresionante de Esparta, comprado originalmente en 1952 por tan sólo 18 chelines, subió aún más alto porcentaje, a partir de 210 euros y terminó en 1.600 euros. Varias otras piezas fueron cerradas de la misma manera, incluyendo un electrón de principios hecho trivial de acuerdo a la norma de Mileto, con un precio final de 3.500 euros (500 euros); otro electrón de hekte, sin lugar a dudas atribuido a Mileto (300 euros / 3.000 euros); y un muy bueno de Lydo-milesia trillada con la cabeza de una pantera hacia los (1.000 euros / 3.600 euros).


Cyzican (Misia). Estátera, circa 500-450 a.C.. Von Fritze N º 112, Tf. III, 31. Raro. Hermoso ejemplar. Estimado: 50.000 euros / Vendido por: 54.000 euros


La pieza más cara de la categoría griega y, de hecho, de toda la subasta, el lote 144, terminó siendo una obra maestra de un estátera electrón de Cyzican. Con salida en 30.000 euros, se vendió por 54.000 euros.

Las ventas de monedas romanas siguieron un patrón similar. El denario del legionario muy raro de Marco Antonio, ya se estimaba en 5.000 de euros, se levantó una vez más a los 6.250 euros. La rareza y la calidad se unieron en un denario de Augusto en combinación con los Juegos Seculares. La pieza perfectamente centrada, MBC con el sombrero de Flamen Dialis y dos Schields de salios cerró en 6.500 euros (3.000 euros ed salida).


Alejandría. Septimio Severo Geta con Caracalla. Tetradracma, 204-205. Dattari 3985. Raro. MBC. Estimado: 200 euros / Vendido por: 1.300 euros


Los conocedores no se sorprendería en absoluto que las monedas de los Severos de Alejandría resultaran ser totalmente subestimadas. Un tetradracma muy raro, pero no demasiado atractivo de Septimio Severo, que representa a dos niños en el reverso, por ejemplo, se vendió por 1.300 euros, muy por encima del estimado de 200 euros. Del mismo modo, un tetradracma de Iulia Domna se vendió por 1.600 euros en lugar del estimado de 300 euros.


Constancio II (337-361). Medallón de Oro de 2 solidos, 353 d.C., Arelate. RIC 225. Extremadamente raro. Soldadura marca en el anverso. EBC+. Estimado: 20.000 euros / Vendido por: 21.000 euros


Los resultados para dos raras monedas silicuas resultó ser bastante sorprendente, sin embargo. Uno de ellos, de Constantino el Grande en perfecto estado casi llegó a 4.500 euros (2.000 euros), y uno de Constancio II como César en condiciones casi extremadamente fino alcanzó 2.200 euros (300 euros). Mientras tanto, el precio obtenido por la medalla de oro de Constancio II como César en el peso de dos solidos no era lo más mínimo sorprendente. El pedigrí del magnífico medallón ,fue comprado por Karl Pollak a un joyero de Graz, Asutria, el 26 de mayo de 1956 por 1.100 chelines y su perfecto estado, sin duda justificada su estimación de 20.000 euros. El comprador ganó la licitación en 21.000 euros.

Los conocedores también aprecian rareza en monedas bizantinas, de preferencia aquellos que también están en buenas condiciones. Tomemos, por ejemplo, una barra oblicua de Irene - un ejemplar perfectamente centrado y la variedad perfecta inéditos - que se vendió por 12.000 euros en lugar de la estimación de 8.000. Coleccionistas experimentados saben lo suficiente, sin embargo, a la rareza de valor en sí mismo - un tremissis muy raro de Justiniano II aún trajo 1.600 euros (1.000 euros).

La segunda parte de la subasta estuvo dedicada a la colección de Karl Pollak, un reparto coral en el que los precios, fechas de adquisición y, en general también los orígenes de casi todas las piezas eran conocidos. Aunque espectacular, también era una colección muy típica del auge de la moneda de los años 70, una época en que un coleccionista avanzado se fijaba como mucho más importante en la rareza de una pieza que en su condición. La subasta en sí misma era un testimonio del hecho de que todavía hay muchos coleccionistas en este día y edad que no han sido víctimas de la llamada “fetichismo de la condición”. Casi todas las piezas del Imperio de los Habsburgo de Austria y las monedas, en particular, se vendieron; con varias piezas, incluso llegando a más del doble de sus estimaciones originales. Algunos ejemplos fueron el tálero de Leopoldo I de 1691 acuñado en Kremnitz (comprado en 1954 por 25 chelines / 500 euros / 1.010 euros); un tálero FDC de José I de 1706 en Graz (adquirido en 1939 para el 6 de Reichsmark / 800 EUR / 1.800 euros); y un ducado casi FDC a nombre de José I acuñado en 1711 en Kremnitz (comprado en 1953 por 120 chelines / 1.000 euros de salida y rematado en 3.600).



Imperio Habsburgo. Francisco José I (1848-1916). 4 ducados de 1865, Viena. Casi FDC. Adquirido el 15 de octubre de 1956, por 500 chelines. Estimado: 2.500 euros / Vendido por: 7.250 euros


El siglo XIX fue el foco principal de la colección, y ciertamente hubo algunas rarezas en condiciones excepcionales, como Francisco José I, pieza en oro de 4 ducados, acuñados en 1865, Viena (comprado en 1956 por 500 chelines / 2.500 euros / vendido en 7.250 euros).

Una joya muy especial de la Colección de Karl Pollak era el tálero de Johann Ulrich von Eggenberg, acuñado en Praga en 1629, que fue adquirido por el coleccionista en 1956 en el Dorotheum. Él pagó 700 chelines en el momento. Ahora, la suerte se había estimado en 9.000 euros y se vendió por 13.000 euros.



Eggenberg. Johann Ulrich (1623-1634). Tálero, 1629, Praga. Dav. 3382. Golpe de coleccionista en el borde. Muy raro. Casi FDC. Adquirido en el Dorotheum el 3 de diciembre de 1956, por 700 chelines. Estimado: 9.000 euros / Vendido por: 13.000 euros



Heinrich XIV de Reuss. (1867-1913). 10 marcos de 1882, Berlín. Jaeger 255. Primera acuñación, FDC. Adquirida en la Sociedad Numismática en Graz 6 de febrero de 1949, por 220 chelines. Estimado: 20.000 euros / Vendido por: 22.000 euros


Como era de esperarse, hubo gran interés en las monedas de colección Pollak del Imperio alemán. El más caro resultó ser un FDC Heinrich XIV de Reuss (línea más joven) de 10 marcos acuñados en Berlín en 1882 (20.000 euros en salida/ 22.000 euros en remate).



Castiglione de 'Gatti. Hércules y Cornelio Pepoli (1700-1703). Escudo de oro, sin fecha (1700). CNI 1. Muy raro. MBC. Estimado: 5.000 euros / Vendido por: 13.000 euros


Algunas sorpresas se dieron, sin embargo, en la sección de las monedas extranjeras, en donde varias piezas de la Colección Pollak también se vendieron de inmediato. Algunas de ellas habían sido claramente subestimadas, como un escudo Ludwig casi la mitad FDC XIV de 1792, de Estrasburgo, que pasó de un estimado de 500 euros a un muy sustancial 9.500 euros. A muy fino, sin fecha (1700) escudo de oro de Hércules y Cornelio Pepoli, su reinado de Castiglione de Gatti de la Colección Pollak también había sido subestimado: la pieza rara que había sido tasada en 5.000 euros, pero se vendió luego por 13.000 euros. La moneda de 1 ½ rublos de Rusia acuñados en 1839 en San Petersburgo tuvo una puja aún más dramática. La moneda conmemorativa EBC+, con motivo de la consagración del monumento de Borodino pasó de 3.000 euros a 16.000 euros.


Urbano VIII. (1623-1644). Piastra Año XII (1634), Roma. Fínamente pulida, soldadura de la marca, EBC. Adquirida en Dobretsberger el 24 de junio de 1952, por 150 chelines. Estimada: 400 euros / Vendida por 2.800 euros


La subasta concluyó con una hermosa serie de monedas del Vaticano también de la colección de Pollak, la prieza principal era una piastra de 1634, acuñadas en virtud de Urbano VIII, que se añadió a la colección en 1952 a 150 chelines. El nuevo propietario, obviamente, tuvo que pagar un poco más, EBC , pieza bruñida con una marca de soldadura, se inició con un precio de salida de 240 euros, sólo para terminar con una oferta ganadora de 2.800 euros.

La próxima subasta de Numsimatil Lan, en Munich, está programada para llevarse a cabo a mediados de diciembre.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti