www.numismaticodigital.com

Wolfgang II von Barby, un conde imperial con dificultades financieras

Wolfgang II von Barby, un conde imperial con dificultades financieras

Por Ursula Kampmann

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
El 31 de enero de 2013, la sección berlinesa de la casa de subastas Künker va a sacar a subasta las monedas de Pomerania y la colección de medallas Friedrich Popken. Entre las muchas piezas raras que se ofrecen saldrá un thaler único del conde Barby. Este thaler es un testimonio vivo de las dificultades financieras de la hacienda imperial al principio de la germana era moderna. (Leer +)
Eran tiempos difíciles para todos los caballeros imperiales menores y sus cuenta imperiales en el Sacro Imperio Romano Germánico. El territorio era demasiado pequeño, para que los ingresos no se correspondieran con los gastos de un noble, debido en gran parte a la cuestión de la atención a la propia condición: regalos generosos, vida de manera ostentosa, un trono ancestral impresionante y un estilo de vida acorde con el propio rango. En definitiva, la acumulación de la deuda era esencialmente un hecho para cualquier hidalgo de alto nivel.

El mantenimiento de estos elevados estándares significaba localizar y hacer uso de diversas fuentes de ingresos, los cuales se lograban a través de los soberanos, incluso si uno no necesariamente compartía sus creencias.


Escudo de armas de los condes de Barby.


Alrededor de mediados del siglo XVI, las disputas religiosas aún no se llevaron a cabo con el mismo nivel de amarga hostilidad que nos es familiar desde la Guerra de los Treinta Años. El padre de Wolfgang II, Wolfgang I, era amigo personal de Lutero y, actuando por convicción, ya había abierto su tierra a la Reforma en 1540. Su hijo, sin embargo, fue educado en la corte católica. Luis V, conde palatino y uno de los príncipes imperiales más importantes, se sintió obligado a tomar algún tipo de compromiso. Aunque católico, autorizó, no obstante, los servicios religiosos reformados en su territorio.

¿Se sentía Wolfgang a gusto en el Palatinado? No se sabe muy bien. Lo que ha llegado hasta nosotros, sin embargo, es que Wolfgang tenía sólo 20 años cuando ganó sus primeras experiencias en el ejército. El joven príncipe luchó por Carlos V contra el rey francés en Metz, que en ese momento todavía era parte del Imperio, y también en la sangrienta batalla de Sievershausen. Aunque protestante, más tarde iba a luchar por el antiguo adversario, el rey de Francia, contra los hugonotes. Y cuando él llegó a ser demasiado viejo para seguir luchando, tuvo que buscar otras maneras de hacer dinero.




Wolfgang II tenía más de 70 años cuando se le ocurrió la idea de establecer una casa de moneda en la localidad de Barby, en la Alta Sajonia. Esto parecía una fuente segura de ingresos para él, siempre y cuando mantuviera el valor de las monedas acuñadas, cuyo nominal superó con creces los costes de producción.

El único inconveniente, por supuesto, era que Wolfgang tenía derecho a establecer una ceca. La situación legal es la siguiente: el Sacro Imperio Romano Germánico estaba dividido en círculos imperiales. De acuerdo a la ley imperial, había sólo tres a cuatro casas de moneda dentro de cada círculo, en el que todas las personas con privilegios de acuñación iban a tener sus monedas acuñadas. A principios del siglo XVII, las cecas para el círculo de la Alta Sajonia, dela que la ciudad de Barby formaba parte, estaban Berlín, Leipzig, Saalfeld y Stettin. Cuatro casas de la moneda maravillosas que habían permitido el control central, pero desafortunadamente la disposición no se aplicaba. Una excepción ya se había hecho para los príncipes que estaban plata minera en su territorio. Se les permitió seguir su propia ceca bajo el control de la autoridad minera. En el círculo de la Alta Sajonia, Sajonia hizo uso de este privilegio con su ceca de Dresde.



En cualquier caso, Wolfgang II no iba a dejar que la situación legal inestable le disuadiera de la apertura y funcionamiento de su propia ceca. Su casa de moneda en Barby estuvo en funcionamiento en 1611 y casi exclusivamente con producción de groschen. Pequeñas denominaciones que, en su mayoría, eran distribuidas en los mercados dentro de un radio limitado. Podían ser fabricadas para obtener un beneficio mucho mayor que las monedas grandes de plata, que fueron emitidas principalmente para fines de representación, y sobre todo por las autoridades de acuñación, que tenían sus propias minas de plata. Por supuesto, hubo protestas. Ya en 1612, el príncipe electoral de Sajonia, en nombre del consejo del país, pidió el cierre de la Casa de Moneda de Barby una vez más.

Una carta en el mismo sentido también se fue al duque de Pomerania y la ciudad de Stralsund, que también se estaban produciendo moneda en cecas no acreditados por el imperio.


El 31 de enero de 2013, la casa de subastas Künker pondrá a la venta este thaler único con una estimación de 50.000 euros. Esta thaler es el testimonio de la vida y muerte de una simple contabilidad imperial de la Edad Moderna.


Barby continuó acuñación de todos modos, y nuestra pieza, un único tálero imperial, se remonta al año de la muerte de Wolfgang II, 1615. Se puede observar en relación con los otros táleros y dobles táleros que también surgieron en 1615 después de su muerte, a pesar de la capa de brazos laterales se realiza con los mismos moldes de los otros tipos. Estos tipos de grabados, fueron transmitidos como regalos de representación, esencialmente para inmortalizar y perpetúar la gloria de los muertos, y así, vemos a Wolfgang II, como probablemente le hubiera gustado verse a sí mismo.



Él nos confronta como un gran héroe de guerra en tres cuartos de perfil. La armadura está finamente decorada, y cae la capa de comandante, formando pliegues, a lo largo de la espalda. Wolfgang tiene el bastón de comandante en su mano derecha y su mano izquierda se apoya en su espada ornamentada en el costado. Hay un casco de justas delante de él, y una referencia al atributo de caballero ideal que sigue siendo frecuente en el siglo XVI. En el exergo está grabado su lema: “Mira en quien confiar”. Este lema fue tomado de un emblema latino muy conocido.

El reverso está dedicado a su estatus. Su nombre aparece aquí, así como su título, el escudo de armas, y por encima de ella, dos cascos de justas decorados con crestas. La cifra del año 1615, se puede ver en las esquinas, y las iniciales del maestro de ceca, Heinrich Meier, son visibles en el campo de arriba.

Para un recuento imperial relativamente menor que buscó y encontró su camino entre los grandes acontecimientos de su época, esta tálero sirve, tomando prestada la expresión de Horacio, como un monumento más duradero que el mineral.







Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti