www.numismaticodigital.com

Órdenes y Condecoraciones Pontificias (I)

Órdenes y Condecoraciones Pontificias (I)

Por David Ramírez Jiménez

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
En uno de los estados más pequeño del mundo, el Vaticano, Su Santidad el Papa otorgaba títulos nobiliarios que conllevan la nobleza romana, estando reconocidos entre la nobleza de todo el mundo. Junto a dichos títulos, el Sumo Pontífice, por si mismo o a través de sus delegados apostólicos, concede órdenes militares, civiles y otras distinciones pontificias. Hagamos un repaso de las misma aprovechando la reciente elección del nuevo Papa Francisco. (Leer +)
Las Órdenes que concede la Santa Sede, en la actualidad, se subdividen en Órdenes militares y Órdenes civiles. Dentro de las primeras se sitúan la Orden Suprema de Cristo y la Orden de la Espuela Dorada, mientras que las Órdenes civiles son por orden de mayor a menor im¬portancia: Orden Piana o de Pío IX, Orden de San Gregorio Magno y Orden de San Silvestre. Como Orden otorgada por delegados apostólicos está la Orden ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén y la Orden de los caballeros Teutónicos de Santa María. Y las condecoraciones pontificias son: la Cruz Laterana, Cruz “Pro Ecclesia et Pontífice” y la Medalla “Benemerenti”.

Orden Suprema de Cristo (Militia Domini Nostri Iesu Christi)

Fundada el 14 de marzo de 1319 por la bula “Ad ea ex quibus” del Papa Juan XXII, históricamente es la misma Orden de Cristo que la de Portugal. Los Papas otorgaron esta Orden en virtud de su calidad de je¬fes naturales de todas las órdenes religiosas. Al concederla los pontífi¬ces, más raramente que los reyes portugueses, hicieron que la Orden conferida por aquellos tuviera mayor valor.

En 1905 el Papa Pío X, en su breve “Multum ad excitandos” (7 febrero de 1905), la convierte en la primera condecoración pontificia y la atribuye el título de “Suprema”; su concesión está limitada únicamente a los jefes de Estado y de Gobierno de los países católicos.

Esta Orden pontificia sólo dispone de una clase: caballeros. La conde¬coración consiste en una cruz lati¬na patada de esmalte rojo, que lle¬va en el medio otra blanca, pen-diendo el todo de una corona real de oro unida a un trofeo militar; se lleva pendiente al cuello en un collar, el cual es de oro cons¬tando de medallones esmaltados que alternan el escudo de la Santa Sede (las dos llaves de San Pedro puestas en aspa y sumadas de la tiara pontificia) y la cruz de la orden rodeada de una corona de laurel, unidos por eslabones entre¬lazados. Al mismo tiempo se usa, en el pecho, una placa rafagada de plata, consistente en la misma cruz ya descrita rodea¬da de la corona de laurel. La cruz antes de la reforma de 7 de febrero de 1905 se llevaba pendiente de un cordón. Junto a la condecoración se solía llevar un uniforme para las ceremonias solemnes.



Collar de la Orden Suprema de Cristo.



Placa de la Orden Suprema de Cristo.


Orden de la Espuela de Oro (Ordo Militia Aurata u Ordine Dello Speron D’Oro u Milizia Aurata)

Su origen es incierto, la tradi¬ción remonta su instauración al Papa San Silvestre (314-335), quien había creado una caballería cristiana su¬cesora de la antigua Orden de los Caballeros Romanos, y cuyos componentes se llamaban aurati, por lle¬var un collar de oro al cuello. Lo cierto es que Carlos de Anjou creó en 1266 los caballeros de la Espue¬la de Oro, ordenando Urbano IV en 1367 que se creasen 12, los cuales fueron armados en el pórtico de San Pedro.

Los pontífices otorgaron el derecho a diferentes entidades y personas para crear esta clase de caballeros; Paulo III otorgó igual prerrogativa a la familia Sforza en 1539 y Julio III concedió en 1551 que los obispos asistentes al Concilio de Trento pudiesen crear ocho caballeros cada uno. Esto hizo que la Orden cayera en el descrédito, pues, sobre todo los Sforza, la concedían en abundancia para crearse clientes y favorecidos. Pío VII in¬tentó restaurarla, suprimiendo a los Colegios y entidades el derecho de conferirla; pero los Sforza se nega¬ron a renunciar a dicho privilegio, insistiendo en su negativa hasta que Gregorio XVI, el 31 octubre de 1841, refundió la Or¬den en otra que creó él, la de San Silvestre (añadiendo a la cruz de ésta una espuela de oro en la parte inferior); y así continuó hasta que Pío X, el 7 de febrero de 1905, las separó, estableciendo que la Cruz de la Orden de la Espuela de Oro sea de ocho puntas, de oro, llevando debajo la espuela de oro (símbolo de los caballeros de la Iglesia) entre las dos puntas inferiores.

En el an¬verso y en el centro un medallón blanco con la “M” coronada de “María”, la Madre Inmaculada de Cristo, patrona de la Orden, en oro. El reverso de la cruz lleva la fecha MDCCCCV) 1905) y la leyenda Pius X. Restitutor” (Pío X. Restau¬rador).


Placa de la Orden de la Espuela de Oro.


El collar de la Orden, de oro, consiste en eslabones que alter¬nan el monograma de Cristo “XP” y una estrella de ocho pun¬tas. El collar tiene un trofeo en el eslabón del cual pende la cruz en la parte central y es idéntico al empleado por la Orden de San Silvestre. Antes de 1929 en vez del collar se usaba una cinta al cuello de color rojo con franjas en los bordes de color plata y blanco. Al igual que en la Orden de Cristo se usaba un uniforme de ceremonias.


Collar de la Orden de la Espuela de Oro.


La Orden se confiere de motu propio, es decir a instancia del Papa, por la realización de accio-nes extraordinarias en defensa de la Iglesia Católica.

Orden Piana o de Pío IX (Ordo Pianus)

Instituida por Pío IX, en el bre¬ve Romanis Pontificibus de 17 de junio de 1847, resucitando otra se¬mejante creada por Pío IV en 1560 que había durado pocos años. La Orden fue reorganizada por Pío XII, el 11 de noviembre de 1939 y el 25 de diciembre de 1957.

La Orden se con¬fiere como una recompensa perso¬nal a los servicios prestados al Papa y al Iglesia.

La Orden se divide en cuatro clases y, a su vez, la tercera clase se divide en dos: Gran Collar, que usan el collar, la insignia y la placa de la Orden ambas con una inscrip¬ción diferente en el medallón; Gran Cruz, que usan la banda de la Orden que cruza el pecho de izquierda a derecha, con la vene¬ra pendiente sobre el flanco iz¬quierdo, y además la placa de la Orden sobre pecho; Comenda¬dor con placa, que llevan el dis¬tintivo de la Orden pendiente del cuello con una cinta con los colo¬res de la Orden y además una pla-ca de dimensiones más reducidas sobre pecho; Comendador, que llevan la el distintivo de la Orden pendiente del cuello con una cinta de los colores de Orden; y Caballe¬ro, que usa el distintivo de la Or¬den sobre el pecho colgada por una cinta a modo de medalla.


Formas de llevar las distintas categorías de la Orden de Pío IX
(Caballero, Comendador, Comendador con placa, Gran Cruz y Gran Collar).


La cruz consiste en una estre¬lla de ocho puntas, esmaltada de azul, llevando entre cada punta una llama de oro, y en el anverso un medallón esmaltado de blanco con la inscripción “Pius IX” en el centro y “Virtuti et Merito” en oro, alrededor del mismo, y la fecha “Anno 1847”, en el reverso, en números romanos. La cruz del Gran Collar, es una estrella de ocho puntas, pero en el anverso hay un medallón con la inscrip¬ción “Ordo Pianus - A Pio XII Avctvs” (La Orden de Pío - Exten¬dida por Pío XII), y en el reverso la fecha “Anno 1957” en números romanos.


Placa de la Orden de Pío IX.



Insignia de Comendador de la Orden de Pío IX.


En la placa de la Orden se in¬serta la cruz ya descrita sobre unos rayos de plata entre los bra¬zos de la estrella. El caso de la placa de la categoría de Gran Collar sus características son iguales, pero usa la misma inscripción en el anverso del me¬dallón que la establecida para la cruz de Gran Collar.


Banda, venera y placa de la categoría de Gran Cruz de la Orden de Pío IX.


La cadena del collar de la Or¬den, es de oro, consistente en me¬dallones que alternan las armas oficiales de la Santa Sede y las familiares de Pío XII (monte de tres cúspides sumado de una paloma contornada sosteniendo en el pico una rama de olivo). El eslabón central del cual pende la cruz, consiste en la tiara Papal flan¬queada por dos palomas.




Collar y placa de la categoría de Gran Collar de la Orden de Pío IX.


La cinta de la Orden es de moaré azul oscuro entre dos franjas rojas, siendo de estos colores los de la banda que usan los miembros de la catego¬ría Gran Cruz.

Para los actos de ceremonia, se usa estas condecoraciones sobre un uniforme, en desuso, consistente en un frac azul oscuro cercado por una fila de botones dorados que van entre dos tiras de bordados de oro, más o menos ricos, según el grado; cuello y vueltas rojas con bordado de oro; charreteras de oro; pantalón blanco con franja dorada; espada y bicornio con plumas blancas.
(Continuará)


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti