www.numismaticodigital.com

“Pax en Numis”: La medalla inglesa dedicada a Breda

“Pax en Numis”: La medalla inglesa dedicada a Breda

Por Ursula Kampmann

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

“… Y a mi orfebre hice observar una nueva medalla del Rey, donde, en poco (espacio), la cara de la señora Steward tan bien hecha que nunca he visto nada en toda mi vida, creo que será una cosa muy bonita y que debe elegir la cara para representar a Britannia”. Del diario de Samuel Pepys, entrada del 25 de febrero de 1667. (Leer+)

A principios del año 1667, el jefe de la troqueladora de la Casa de la Moneda de Londres, John Roettiers, diseñó una medalla para el rey inglés. Esta medalla muestra el retrato de Carlos II con el pelo largo y corona de laurel en su anverso. La leyenda, en latín, dice: Carlos II, rey por la gracia de Dios, de Gran Bretaña, Francia e Irlanda”. Incalculable es hoy el precio de esta moneda, no como quien hoy mira el valor del oro a golpe de click en BullionVault Precio del oro.



Medalla de J. Roettiers sobre el Tratado de Breda. A partir de la próxima subasta Künker, que se realizará en Osnabrück del 17 al 21 de junio de 2013.



En el reverso, Britannia mira orgulloso a la flota inglesa, rodeada por la leyenda “Por el favor de Dios”.

Uno de los pocos ejemplares de esta medalla de oro será puesto a la venta en la próxima subasta de Künker, en Osnabrück, Alemania, en la semana del 17 al 21 de junio de 2013, junto con muchas más medallas que tratan el tema “Pax en Nummis”.

Esta medalla es un hermoso testimonio de la política de gran potencia de Carlos II que planeaba recortar los Países Bajos de su papel como el principal país comercial. Esa había sido la intención de Oliver Cromwell ya, que había hecho una guerra contra los Países Bajos desde 1652 hasta 1654. Además de un tratado altamente lucrativo, Inglaterra había ganado120 millones de libras sólo de botín. Esa fue una suma orgullosa, teniendo en cuenta el hecho de que todos los gastos del gobierno en 1652/3 ascendieron a 53 millones de libras solamente. Ahora era Carlos II quien tenía necesidad de dinero. El comandante de la Armada inglesa lo resumía de la siguiente manera: “¿Quién se preocupa por este motivo o cualquier otro? Lo que necesitamos es una parte más del comercio de los holandeses que están teniendo en este momento”.

Vamos a saltarnos el orden de los acontecimientos de la guerra. Inglaterra ganó. Tenía la mejor Armada y la mejor estrategia. Si no hubiera sido por el gran incendio de 1666 que devastó Londres y la fatiga general de la guerra, ¡quién sabe lo que Carlos II hubiera levantado! De esta manera, sin embargo, se vio obligado a reducir su flota. Al mismo tiempo, tanteo el terreno para iniciar las negociaciones con los holandeses.



Tal era la situación histórica en la que Carlos II emitió la medalla en cuestión que resumió su pretensión de supremacía naval. Muestra en su reverso a una Britannia como gobernante del mar. Ella mira a la enorme flota inglesa, que, en realidad, no era tan impresionante en el momento en que se acuñó la medalla. Aquí, Britannia aparece con un nuevo disfraz. Ella se convierte en la encarnación de la reclamación inglesa al poder, como la que aparece en las monedas de forma regular hasta 1672.

Aún más interesante es un detalle que Samuel Pepys nos revela en su diario. Pepys celebró una función de alta en la oficina naval por lo que pagaba al palacio una visita. Él conocía personalmente a Frances Stewart. Ella era la hija del médico personal de la vieja reina y era un pariente muy lejano de Carlos II. Además, la joven era hermosa hasta el punto de que incluso el rey se enamoró de “La Belle Stuart”. Frances Stewart fue famosa por no aceptar convertirse en la amante del caballero real. Tal vez fue parte de los elogios regios que el propio Carlos II se decidió por los magníficos rasgos faciales de Frances Stewart para convertirla en la modelo de Britannia.

De todos modos, la amante del rey, Lady Castlemain, que había tenido con el gobernante cinco hijos hasta ese momento, temió por su influencia. Pero tras perseguir a la joven, consiguió “atraparla” en indiscreta situación con el duque de Richmond. No tenían otra posibilidad que casarse.

El rey perdonó a Frances Stewart. Y se dice que la otorgó su afecto, incluso cuando su cutis perfecto se transformó totalmente arruinado por la viruela.

Oh, bueno, al final, el Tratado de Breda, que concluyó el 13 de julio de 1667, obtuvo como premio a los territorios de Nueva York y Nueva Jersey bajo control inglés, expulsando a los holandeses de América del Norte.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti