www.numismaticodigital.com

Latvijas Banka

“¡Oh, Sagrada Lestene!”: la Iglesia letona destruida por la brutalidad soviética

“¡Oh, Sagrada Lestene!”: la Iglesia letona destruida por la brutalidad soviética
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

Escucha la noticia

ND© El pasado 1 de octubre el Latvijas Banka (Banco de Letonia) emitió una moneda de oro de 1 lats dedicada a la Iglesia de Lestene, que sufrió la crueldad de los invasores soviéticos durante la II Guerra Mundial y durante los años posteriores de la ocupación y persecución religiosa estalinista. La emisión ha sido denominada como “¡Oh, Sagrada Lestene!”. (Leer+)
El diseño gráfico de la moneda “¡Oh, Sagrada Lestene!”ha sido creada por Laimonis Senbergs y Ligita Franckeviča es la autora del modelo de yeso. La moneda fue acuñada por la Lietuvos Monetų Kalykla (Casa de la Moneda de Letonia, Ceca de Vilna), con valor nominal de 1 lats, en oro de 917 milésimas, peso de 1’24 gr. y diámetro de 13’92 mm., en calidad proof.


El anverso reproduce un diseño barroco de hoja de acanto, muy profuso en la decoración de las columnas salomónicas del templo letón. Las leyendas hacen referencia al nombre del país emisor “Latvija” (Letonia), al año de emisión “2013” y al valor nominal “1 Lats”.


El reverso cuenta con la cabeza de un ángel, elemento destacado del altar mayor de la iglesia. La moneda de oro sirve como un recordatorio del valor artístico excepcional de la Iglesia Lestene y simbólicamente refleja la magnificencia de tallas de madera doradas creadas por Nicolaus Söffrens, Jr. A principios del siglo XVIII. Remata la escena el nombre de la emisión “Ak, Svētā Lestene!” (Oh, Sagrada Lestene).


La Iglesia de Lestene vez fue el más espectacular edificio religioso histórico en el campo letón. Entre 1704-1709, el famoso Nicolaus Söffrens , Jr., tallador de madera del astillero del duque de Ventspils de Curlandia, adornaba la iglesia con esculturas ordenadas por el dueño de la finca Lestene Karl Friedrich von Firks.

Una de las 15 obras maestras del arte visual del Canon Cultural letón es el altar de la iglesia de St. Ann en Liepāja tallado por Söffrens, pero en Lestene él hizo todo un conjunto: púlpito, confesionario, caja del órgano, bancos y cepillo para los donativos.

El órgano fue realizado en 1707 por el más destacado constructor de órganos de la época barroca en Letonia, Cornelio Rahneus. Mientras se tocaba el órgano, las figuras talladas eran movidas por un mecanismo: los ángeles tocaban instrumentos musicales, superando los tímpanos y aleteando sus alas, el rey David era el conductor, y, sobre todo, la gran águila batía sus alas. La combinación de arte, la espiritualidad y la música en la iglesia tuvo tal impacto que los feligreses veces cayeron de rodillas gritando: “¡Oh, Santa Lestene!”. Esta expresión de máxima sorpresa, emoción y euforia conectada a la Iglesia Lestene ha convertido en parte de la tradición oral de Letonia.


Desde el exterior, la Iglesia Lestene es cruda y simple, como lo son todas las iglesias antiguas en Curlandia, pero dentro las tallas de madera se hicieron eco de los ricos elementos barrocos: las pilastras de orden corintio, consolas doradas, rosetas y cabezas de ángeles.


Casi hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, todo había sobrevivido en su forma original, incluso el reloj de arena en el borde del púlpito no había perdido ninguno de sus ampollas de vidrio a largo de los siglos. Pero entonces llegó el desastre. En febrero de 1945, la artillería soviética bombardeo la Iglesia, causando daños terribles a la torre campanario y al altar. En el período de post- guerra, la iglesia fue saqueada sistemáticamente y demolida, y en 1967 se convirtió en un horno de secado.

Debido al artista Jurģis Skulme, las esculturas fueron salvadas. En 1964 se trasladaron los muebles tallados sobrevivientes al Museo Tukums. En 1973, todas las partes del conjunto se reunieron en el Museo del Palacio de Rundale, donde, a partir de 1983, podrían verse en una forma parcialmente restaurados.

Desde 2002, la parroquia Evangélica Luterana de Lestene ha estado reparando gradualmente el edificio de la iglesia, que aún no se ha completado, incluyendo el traslado de los muebles tallados de nuevo a la iglesia y su restauración. A partir de 2012, el confesionario ha vuelto a la iglesia y los bancos barrocos han sido reformados. Todo este trabajo se financia a través de donaciones.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti