www.numismaticodigital.com

Las Emisiones de Calcografia & Cartevalori  (II)

Las Emisiones de Calcografia & Cartevalori  (II)

Por Ramón Cobo Huici

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

Escucha la noticia

Continuamos comentando las emisiones de billetes que se realizaron durante la Guerra Civil a nombre del Banco de España del gobierno de Burgos, que se imprimieron en Italia en 1937 en la compañía de impresiones milanesa Carte Valori. (Ver http://www.numismaticodigital.com/noticia/7137/Articulos-Notafilia/Las-emisiones-de-Calcografia-Coen-&-Cartevalori-I.html)

Prácticamente, al mismo tiempo que realizaba  los billetes divisionarios de 1 y 2 pesetas, los cuales no representaban dificultades de fabricación ya que se efectuaban por el procedimiento litográfico, procedimiento en el cual tenían una gran experiencia, Carte Valori inició la fabricación de la emisión de 1937, emisión de reserva y que requería una gran calidad no solo por la necesidad de seguridad sino para preservar el prestigio del Banco de España del gobierno de Burgos, ya que los valores superiores a 25 pesetas son los propios de un banco emisor de España.

 Como ya hemos tratado esta emisión de 1937 en varios artículos anteriores, por ejemplo en el de ND http://www.numismaticodigital.com/noticia/5868/Articulos-Notafilia/Billetes-no-emitidos-Siglo-XX-Estado-Espanol-I-.html  no vamos a describir con detalle la emisión y únicamente haremos referencia a las novedades notafílicas surgidas desde su publicación, añadiendo algunos comentarios que consideramos interesantes, entre otros motivos porque con ellos queremos transmitir al lector lo importante que es estudiar y analizar los ejemplares para contextualizarlos.

 Como sabemos, la emisión constaba de los valores 25 pesetas, Colón;  50 pesetas,  Alfonso VIII; 100 pesetas, General Castaños; 500 pesetas, Juan de Austria y 1.000 pesetas, Carlos I. El Banco de España exigió, como venía siendo habitual por motivos de seguridad y prestigio, que la impresión se efectuase en calcografía, lo que originó los problemas de fabricación que se han comentado en muchas publicaciones, a los que se añadieron la falta de seguridad en el almacenaje de los billetes ya impresos, su sustracción y el intento de puesta en circulación anticipada.

 Las novedades surgidas desde la publicación del artículo al que hemos hecho referencia son las siguientes:

 

Billete de 25 pesetas

 Se ha subastado un ejemplar de 25 pesetas sin numerar y con los colores que consideramos fueron los adoptados: Anverso con las carabelas en color naranja, frente al publicado anteriormente en el que eran de color rojo, teniendo el resto de motivos los mismos colores en ambos ejemplares.

Estimamos que el nuevo ejemplar es el billete definitivo puesto que la marca al agua del papel es la cabeza de Pinzón mientras que en el anterior era la del general Castaños, papel que corresponde al billete de 100 pesetas.

 

Billete de 100 pesetas

Igualmente se ha subastado un ejemplar del 100 pesetas, General Castaños, con características iguales al definitivo, pero sin numeración.

Este ejemplar es idéntico al que posee el Banco de España pero sin la numeración espúrea del ejemplar del banco y en perfecto estado de conservación, mientras que el del banco se encuentra con aspecto de muy circulado.

 

Prueba de reverso, no adoptada, para billete de 1.000 pesetas

También se ha puesto en subasta una prueba de reverso, no adoptada, del billete de 1.000 pesetas La viñeta de esta prueba conserva la temática de la captura de Francisco I en la batalla de Pavía pero la composición es mucho más sencilla, con menor número de personajes. 

La menor complejidad en el diseño de la viñeta que en la del billete adoptado nos lleva a deducir que es una prueba anterior y que fue desechada para dotarlo de mayor seguridad ante falsificaciones. A pesar del menor trabajo a buril, la composición de este reverso nos parece más compensada que la adoptada.


Prueba de anverso, no adoptada, para billete de 1.000 pesetas

En nuestro artículo sobre billetes no emitidos habíamos reseñado dos pruebas, anverso y reverso, efectuadas para un billete de 1.000 pesetas, fechado en julio de 1937, y subastadas en 2005. En el catálogo de la subasta se indicaba que el personaje del anverso era D. Alvaro de Bazán y que ambas pruebas se podían considerar como únicas.

Recientemente se ha subastado un nuevo ejemplar del mismo anverso con colores diferentes en orla y fondos.

Ante el nuevo ejemplar hemos vuelto a estudiarlo llegando a conclusiones diferentes a las que habíamos publicado.

El personaje del anverso lo habíamos presentado como D. Alvaro de Bazán siguiendo la descripción del catálogo. Bien es verdad que la casa subastadora señalaba su extrañeza con la diferencia que se observaba en el retrato del personaje en este billete y el que aparecía en la peseta de 1953. Revisados los retratos de la época creemos que el personaje del billete de 1.000 pesetas es el almirante genovés Andrea Doria, que participó, al igual que el marqués de Santa Cruz, en la batalla naval de Lepanto. La elección del personaje no es de extrañar puesto que, como veremos, después, la elección del mismo la hizo la casa impresora.

En el antedicho catálogo estas pruebas se daban como anteriores al billete de Carlos I. Nosotros habíamos desechado esa anterioridad puesto que el pedido realizado por el Banco de España especificaba los motivos que debían figurar en los billetes, en el caso del 1.000 pesetas Carlos I, por lo que era muy improbable que Coen no se hubiese atenido a las instrucciones del demandante y hubiese hecho un ejemplar con otro personaje.

En nuestro artículo anterior habíamos fechado las pruebas alrededor de agosto de 1938 ya que sabíamos que en esas fechas el Banco de España había exigido a la imprenta que hiciese otro billete, con un nuevo diseño y costos a su cargo, al haber tenido que destruir la emisión de Carlos I, exigencia a la que el fabricante se negó.

El conflicto no se solucionó, y el 24 de mayo de 1939 Carte Valori se ratificó, por carta, en su pretensión de no asumir los gastos, pero sabemos que adjuntaba al escrito un nuevo modelo de billete de 1.000 pesetas A pesar de estar fechado en julio de 1937, creemos que el billete de Andrea Doria es el nuevo billete propuesto por Coen y, por lo tanto su fabricación debe ser en 1939.

Comparando las pruebas con los billetes de  la emisión de 1937 nos ratificamos en la fecha de 1939. La emisión de 1937 lleva como pie de imprenta la leyenda “C & C Banconote Milano (Italia)” mientras que las pruebas de Andrea Doria llevan “Calcografía Carte Valori Milano (Italia)” lo que es acorde con el cambio de denominación de la empresa durante el fascismo a causa de la ascendencia judía de los Coen.

A pesar de que las primeras pruebas subastadas las consideramos, junto con la casa subastadora, como únicas, sabemos que existe no sólo un nuevo ejemplar sino que se imprimieron ejemplares en siete colores ya que los hemos visto expuestos en un museo sobre historia de la imprenta sito en un pequeño pueblo a40 Km. de Milán, Lodi, el “Museo de la stampa e stampa d´arte”, cuyos fondos museísticos se nutrieron de imprentas milanesas cerradas, una de las cuales se había fusionado con Calcografia e Carte Valori.


Prueba de reverso para un billete de 50 pesetas

Últimamente ha aparecido una prueba de reverso para un billete de 50 pesetas que no nos resulta fácil ubicar y comprender.

La viñeta representa a las tres carabelas del Descubrimiento con el dibujo idéntico al que aparece como fondo del 25 pesetas de 1937, Colón. Está impresa en calcografía, con un relieve espectacular lo que nos indica que está impresa a partir de la plancha original del grabador.

Damos por descontado que su impresión se realizó en la misma época que los billetes de la emisión de 1937 pues lleva el mismo pié de imprenta que ellos (C & C Bankonote…). Por otra parte la plancha de la viñeta debió ser la misma que se utilizó para la realización de los fondos del billete de 25 pesetas aunque los tamaños sean diferentes pues al estar impresos los fondos en litografía, el tamaño de la plancha offset pudo reducirse a partir de la plancha calcográfica del grabador.

Lo que no acabamos de comprender es el motivo que tuvo la casa impresora para realizar esta prueba, ya que el billete de 50 pesetas debía de tener la batalla de Las Navas de Tolosa en reverso, según petición del Banco de España, y, además, si se empleaba la plancha para el billete de 25 pesetas, no parece lógico que se pretendiese volverla a emplear en otro billete de la misma emisión.

No podemos aventurar una hipótesis de si este grabado fue efectuado para un reverso de billete y aprovechado para los fondos del 25 pesetas de Colón o viceversa.

En posterior artículo comentaremos la emisión de 1940.

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti