www.numismaticodigital.com

AH Baldwin&Son Ltd.

Récords espectaculares por 100 dracmas de 1876 y un soberano de 1937

Récords espectaculares por 100 dracmas de 1876 y un soberano de 1937
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

ND© Dos espectaculares récords se han batido en sendas subastas de moneda moderna organizadas por la firma británica AH Baldwin&Son Limited durante los pasados días 7 y 8 de mayo. Se trataba de la venta de las colecciones Lindén y Hemisphere, respectivamente, que alcanzaron cifras récord de 216.000 libras y 516.000 libras por 100 dracmas del rey griego Jorge I, de 1876, y un soberano del monarca británico que no llegó a reinar Eduardo VIII, de 1937.

El pasado 7 de mayo la conocida casa de subasta londinense AH Baldwin&Son Ltd., celebró la venta de la famosa colección del numismático sueco Åke Lindén, con monedas europeas del siglo XIX, la mayoría repleta de grandes rarezas, emisiones con tiradas muy cortas o ejemplares FDC muy poco conocidos en manos privadas.

La moneda correspondía al lote 1391, 100 dracmas oro del rey Jorge I, Paris 1876, con la particularidad de haberse acuñado tan sólo 76 ejemplares (Divo 44. F 13). Una magnífica pieza de 332’27 gr. de peso, de grandísima rareza, FDC, que ya fue subastada por Bank Leu en su subasta número 53, 21-22 Octubre de 1991, como lote 615. El precio estimado antes de la puja era de 50.000 a 60.000 libras, alcanzando por tanto casi cuatro veces más de lo previsto, 216.000 libras (265.000 euros). Destacar también su magnífico reverso que reproduce la Orden del Salvador, el máximo galardón griego de la época.

Un día después, el 8 de mayo, salía a la venta la Colección Hemisphere de monedas británicas, con el lote 2079 dedicado a una de las más enigmáticas rarezas de la numismática de Gran Bretaña: un soberano de oro acuñado con fecha 1937 a nombre de Eduardo VIII, un año después de su abdicación. La pieza que salía a puja con una estimación de entre 250.000 y 300.000 libras alcanzó en un reñido “combate” la cantidad récord de 516.000 libras (633.000 euros),  la suma más alta jamás pagada por una moneda británica.

Esta es la tercera vez que esta pieza ha aparecido en una subasta pública, y la primera vez que se ha visto a la venta en el Reino Unido desde su primera salida a puja en 1984, cuando alcanzó 40.000 libras.

Se trata de una de las seis monedas que se acuñaron a modo de prueba para conmemorar la coronación del rey Eduardo VIII que tenía que haberse celebrado en 1937, de no haber abdicado en 1936 tras su decisión de contraer matrimonio con la divorciada estadounidense Wallis Simpson. Cuatro de estas piezas están en museos y sólo dos en manos privadas, ésta es una de ellas.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti