www.numismaticodigital.com

Antonio Besteiro, Vigo

Numismático gallego de 73 años repele un atraco en su tienda

Numismático gallego de 73 años repele un atraco en su tienda
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

ND© Según informaciones del diario “La Voz de Galicia”, el numismático vigués Antonio Besteiro, de 73 años, fue atracado el pasado viernes 4 de julio  en su establecimiento “Numismática Besteiro”, siendo golpeado con una pistola que, posteriormente,  logró arrebatar a uno de los dos ladrones y hacerles huir mientras se desangraba pidiendo auxilio.

Dos atracadores que entraron en su tienda el sábado 5 de julio y le golpearon con una pistola para que confesase dónde escondía las monedas de oro y el dinero. Pero los ladrones no esperaban que el dueño herido y cubierto de sangre se lanzase sobre ellos con tal furor que le arrebató el arma a uno de ellos y se la rompió en la cara y el cuerpo. El septuagenario luchó con el pistolero sin saber que el arma era falsa y lo hizo huir.

Los asaltantes que huyeron sólo pudieron apropiarse de un escaso botín. El comerciante se congratula de que los ladrones no lograsen hacerse con su pieza estrella que, por azar, él tenía ese día en la tienda para enseñársela a un amigo y que tardó 50 años en conseguir. Dice que era la obra de una vida dedicada a este negocio y que prefirió luchar antes que quedarse arruinado. Se ha llevado uno de los mayores sustos en los 50 años en su carrera profesional.

La Policía Nacional busca ahora a los dos atracadores. Uno de ellos podría ser sudamericano, posiblemente brasileño, de unos 30 años, mientras que el segundo tendría 22 años y de origen local. Los agentes descubrieron que la pistola era de plástico y simulada.

Antrçonio Besteiro relata que, aunque la pistola con la que le golpeó primero el atracador fuese de plástico, “me hizo mucho daño”. No llegó a caer al suelo porque su tienda es tan pequeña que se apoyó en algunos álbumes de sus colecciones, que quedaron esparcidos.

El numismático recuerda que empezó a sangrar y, debido a un tratamiento médico que tiene, “mi sangre es como el agua, sangraba como un carnero y la tienda era solo sangre, tenía toda la ropa empapada como si me hubiese bañado en una piscina de sangre. Creo que hasta el atracador cogió miedo al verme así”. Fue entonces cuando “puse coraje para proteger mi colección que me llevó 50 años reunir, no la doy por nada porque me costó toda la vida conseguirla, la puse por delante de mi vida. Me cegué”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti