www.numismaticodigital.com

Los billetes de Litografía Portabella

Los billetes de Litografía Portabella
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h

La primera prensa litográfica llegó a Zaragoza hacia 1840 por iniciativa del impresor zaragozano Mariano Peiró, propietario de un taller de tipografía, uno de los más importantes de la Zaragoza  A lo largo de toda la segunda mitad del siglo XIX se establecieron varios establecimientos litográficos y en 1877 el oscense Eduardo Portabella Arrizabalaga, se asoció con el litógrafo Lac y Millán y en 1880, montó su taller de impresión en el paseo de la Independencia.

Portabella alcanzó un extraordinario prestigio como litógrafo por el dibujo y la calidad en la impresión de carteles siendo los taurinos los que le dieron su mayor popularidad en nuestro país, especialmente colaborando con el dibujante y pintor zaragozano Marcelino Unceta, considerándose ambos los creadores del cartel taurino. 

En el año 1898 se trasladan los talleres a los bajos del edificio de su propiedad, levantado en el paseo de Sagasta, esquina al de Ruiseñores. Los planos habían sido trazados por el arquitecto Félix Navarro, el mismo que hizo los del Mercado Central y otros importantes edificios de Zaragoza. La elección del solar se hizo para aprovechar la fuerza del agua de la acequia que salía del canal Imperial y así impulsar la turbina que hacía girar las poleas y correas que movían las prensas de imprimir. 

En la litografía Portabella se utilizaron, en 1882, los primeros fotolitos preparados en Zaragoza por Santiago Ramón y Cajal, para divulgar sus descubrimientos neurológicos. Además de las impresiones normales de una imprenta, libros, revistas, tarjetas postales, etc., destacó el taller por la confección de impresos de seguridad, acciones, obligaciones, documentos bancarios, etc. 

A la muerte de Portabella le sucedió su esposa, Dña. Ramona López y después su hija, doña Matilde Portabella, que por los años cuarenta traspasó la imprenta a la familia Altolaguirre, figurando a partir de entonces como “Aragonesa de Industrias Gráficas”. 

Quizás el trabajo más importante de Litografía Portabella fue la confección de billetes y sellos de correos durantela GuerraCivilen la zona Nacional ya que las imprentas de reconocido prestigio, Oliva de Vilanova, Rieusset, Gráficas Reunidas etc. se encontraban en zona Republicana, mientras que en la zona sublevada solo Heraclio Fournier podía competir en prestigio. 

Los billetes impresos por Lit. Portabella son pobres de diseño y de muy baja calidad en materia de seguridad ya que los medios de la época en España y la premura de ejecución no permitían mejores resultados. 

La impresión de los billetes se realizó en litografía, ya que no se contaba con prensas calcográficas para tiradas amplias, con tintas y papel adquiridos en Alemania, papel de buena calidad y con marcas al agua de diseño sencillo. 

Comentaremos, desde el punto de vista coleccionable, los billetes y sus variantes que conocemos efectuados por esta imprenta, no sin antes recordar que no se tratan de billetes propiamente dichos sino papel moneda ya que no eran reintegrables por moneda y sustituían a ésta. 

Emisión 21 de Noviembre de 1936 

Se emitieron valores de 5 y 10 pesetas, ambos con idéntico diseño, variando, únicamente, las cifras del valor.

Del valor de 5 pesetas se conocen las siguientes variantes del tipo adoptado: 

-          Ejemplares sin numeración, bien sueltos, bien en bloque de varios ejemplares, con o sin taladro de anulación.

-          Billetes con numeración 0 000 000, sueltos o en tiras verticales. Desconocemos si se fabricaron como billetes muestra o como pruebas de estado.

-          Dos ejemplares con numeración A 0 000 000; la “A” en impresión litográfica.

-          Billetes numerados y con taladrado de desmonetización. Generalmente tienen diferente numeración en anverso y reverso por lo que creemos que son anulaciones por error en la impresión de la numeración.

Del valor de 10 pesetas:

      -     Billetes tipo desmonetizados con taladro circular o de puntos “anulado”.

-          Billetes sin numeración y con taladro de anulación.

-          Tres tipos de pruebas de estado, con taladro de anulación, impresas sobre el papel de la emisión: Prueba del billete tipo sin los fondos de impresión del anverso, prueba de impresión del reverso y prueba de los fondos de impresión. 

Recientemente se ha subastado una prueba con el anverso del 5 pesetas en azul, el reverso del 10 pesetas y los fondos de anverso y reverso, también del 10 pesetas, y seriado con la letra “A”, impresa en litografía.

Con esta misma fecha se conocen tres pruebas, no adoptadas, para un valor de 10 pesetas Dos son pruebas de anverso, uniface, iguales pero con fondos de impresión verde o salmón. La tercera son dos pruebas pegadas, un anverso, como los anteriores, de color salmón y un reverso. Al estar datadas con las mismas fechas que los billetes emitidos debieron ser pruebas alternativas a las adoptadas. 

En el billete adoptado figura un escudo de España con cuatro cuarteles con las armas de los reinos de Castilla, León, Aragón y Navarra, más la granada del reino de ese nombre, coronado con corona real. En las pruebas no adoptadas figura este mismo escudo pero sobre el águila bicéfala del Sacro Imperio coronado por corona imperial (no confundirlo con el escudo imperial de Carlos I el cual está cuartelado con los dominios del Sacro Imperio Romano Germánico). 

Ambos escudos nos recuerdan la indefinición de los símbolos de España en los primeros tiempos del régimen de Franco ya que éstos no fueron definidos hasta el 2 de Febrero de 1938. La elección de uno u otro modelo no debió estar influído por motivaciones ideológicas sino simplemente estéticas y, curiosamente, ninguno de los dos escudos fue el definitivo del Régimen 

Resaltaremos que de estos dos billetes nunca hemos visto falsificaciones de época.  

Emisión 18 de Julio de 1937 

Esta emisión consta de un solo valor, impreso por Litografía Portabella, el 5 pesetas, ya que los valores de facial superior fueron encargados a la italiana Coen & Coen y no llegaron a emitirse. 

En el anverso del billete figura una alegoría mientras que en el reverso figura un posible escudo de España, el mismo tipo que figuraba en la prueba no adoptada de 10 pesetas, y que, insistimos, no es ninguno de los que utilizó Carlos I. Se numeraron sin letra de serie y con las letras A, B y C. El reverso es de color naranja hasta los numerados, aproximadamente, con la mitad de la letra B y lo restantes son de color rosa fuerte. 

Las variantes coleccionables de este billete son: 

  • Ejemplares con numeración “ceros”, creemos que fabricados como muestra o prueba de estado.
  • Ejemplar prueba de estado, sin fondos de impresión del anverso ni numeración, desmonetizado por taladrado. Tanto esta prueba como la anterior son rarísimas.

  •   Billetes sin numeración taladrados para su inutilización
  •   Billetes con uno o varios taladros de inutilización, la mayoría de ellos con error de impresión por numeraciones diferentes en el mismo ejemplar.
  •   Billetes  inutilizados sello de tampón y taladro o con taladro de puntos “inutilizado”. 

  • Conocemos una hoja de 36 ejemplares (4 x 9) procedente de la colección de Antoni Lòpez i Lluch, cuyos ejemplares fueron posteriormente separados para su comercialización. Son ejemplares, con doble impresión, una de ellas desplazada ligeramente en el anverso y notablemente en reverso, todos con taladro y numerados sin serie y “ceros”, impresos sobre papel especial con leyendas en microimpresión “Banco de España”. Todos ellos son,  más o menos, diferentes entre sí. 

  • Conocemos falsos de época, al menos de dos tipos, lo que es remarcable al no tener noticia de falsificaciones de la emisión anterior e insistirse en las leyendas del propio billete que “la falsificación de este billete sera sancionada con el máximo rigor”. Se conoce una piedra litográfica con el grabado de anverso, reverso, fondos de anverso y numeraciones para efectuar los billetes falsos.

  • Dado que los sistemas de seguridad en la conservación o destrucción de documentos eran deficientes, ya que Portabella era una empresa relativamente modesta, no es descartable que aparezcan nuevos billetes con maculaturas, pruebas parciales, errores, etc. que no hemos comentado.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti