www.numismaticodigital.com

Respuesta crítico-lingüística a “Opinión Numismática”

Por Jaume Boada Salom

lunes 10 de noviembre de 2014, 04:40h
Tal y como yo concibo las revistas de divulgación de cualquier materia, las opiniones que su director vierte deben ceñirse, siempre desde el respeto, a cuestiones que afectan directamente al desarrollo del asunto sobre el que versa la publicación. En el caso de Numismático Digital, entiendo que su director puede (y debe) tener una opinión sobre cualquier aspecto relacionado con la numismática.

Comprendo que, en su editorial del pasado 4 de noviembre, el director de Numismático Digital critique el hecho que la Sra. Marta Campo demostrara, en su parlamento del pasado 29 de octubre, en el marco del XV Congreso Nacional de Numismática, desconocer muchas de las revistas numismáticas que se publican en España. Tal vez incluso yo comparta esa crítica, que también haría extensiva, según mi experiencia, a buena parte de los historiadores y catedráticos de universidad que desconocen, no solamente qué revistas numismáticas se publican en España, sino gran parte de los artículos y libros que se editan, y que, cuando hablan sobre moneda, a menudo se remiten a obras antiguas y clásicas sobradamente superadas y corregidas.

Sin embargo, no puedo evitar que me chirríen las neuronas cuando el director de la revista excede el ámbito de la numismática y aborda, además con muy poco tacto, un tema mucho más sensible. No entiendo que “salte una alerta” porque la sra. Campo afirme que en las exposiciones del Gabinet Numismàtic de Catalunya (GNC) la rotulación esté únicamente en catalán, ni que termine su valoración con la apostilla “y se quedó tan pancha”. Parece que el Sr. director opina que rotular (y, por extensión, escribir, al menos así lo siento yo) únicamente en catalán sea poco menos que un crimen, un atentado a la convivencia y una desconsideración hacia todos aquellos que no lo tienen como idioma propio.

En realidad, los comentarios del sr. director no hacen más que confirmarme la postura tan extendida en territorio español (y también tan negada por aquellos que la practican) de infravalorar (cuando no despreciar) los textos escritos en una de las lenguas habladas en España diferentes al castellano (por cierto, al sr. director le conviene leerse la definición de “castellano” contenida en el DRAE, accesible desde rae.es; comprobará que lo de llamar “castellano” al “castellano” no es una “manía”, como afirma en su editorial). Algunos no parecen entender que los textos en catalán no se escriben para fastidiar a nadie, sino por otros motivos más amables. En el caso del GNC, imagino que se debe al hecho de que el catalán es el idioma propio de su circunscripción política e histórica y porque una de sus funciones es su promoción, quizá entre otros motivos.

En mi caso concreto, escribo sobre numismática en catalán porque es mi lengua materna, porque considero que usándola contribuyo a su conservación y porque, simplemente, me da la gana, pero no por ello rechazo el castellano, idioma que respeto y que domino, y en el cual también he escrito y he leído muchos textos. Los comentarios del sr. director me recuerdan a otros que he visto en algunos foros numismáticos, donde algunos foreros de áreas castellanohablantes rechazaban, no ya adquirir, sino siquiera esforzarse en leer obras interesantes por el mero hecho de estar escritas en catalán (seguro que algunos de esos usuarios han leído más de una obra en inglés o en otros idiomas latinos… o quizá no). Esa decisión, a mi modo de ver nada constructiva, refleja una indudable carga de prejuicios y conlleva la asunción de un grado importante de ignorancia por rechazar una fuente de conocimiento, a veces relevante, que perjudica sobretodo a quien la adopta.

A mí lo que me preocupa es que esa actitud esté tan extendida y tan asumida en el país del que tengo la nacionalidad y que, encima, aquellos que tienen un altavoz para hacerse oír, hurguen en esa anomalía en lugar de intentar paliarla; y me preocupa que, en lugar de asumir como propia una lengua que se habla dentro de los límites fronterizos de su país, critiquen su uso como si les fuera totalmente ajena. Luego se sorprenden de ciertas reacciones y consecuencias, también de las que se dan fuera del ámbito de la numismática.

Jaume Boada Salom (Palma, islas Baleares). Investigador numismático.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti