www.numismaticodigital.com

La polémica, en la política. Aquí, sólo Numismática

lunes 10 de noviembre de 2014, 04:49h

Vaya, por primera vez y sin quererlo ha surgido la polémica en www.numismaticodigital.com, a consecuencia del primer artículo de “Opinión Numismática” publicado en esta misma Web el pasado 4 de noviembre.

Menos mal que no todo el mundo está al ciento por ciento de acuerdo con lo vertido en estas páginas. Digo que menos mal porque así refrendamos nuestra imagen de publicación numismática libre e independiente, radicalmente lejana de cualquier edición panfletaria y totalitaria.

Y entre las filas de los que no sufragian al 100% lo que puedan decir unos y otros se asienta Jaume Boada Salom, investigador numismático y autor, entre otras obras, de “Les monedes de 30 sous mallorquins de 1821” o “La numismática de Jaume II”.

El Sr. Boada Salom nos ha dejado su libre respuesta a la “Opinión Numismática” vertida ese 4 de noviembre, a raiz del XV Congreso Nacional de Numismática y una de las ponencias presentadas: en este caso, la de la doctora Marta Campo Díaz, actual presidente de la Sociedad Iberoamericana de Estudios Numismáticos, ubicada en Madrid en la sede de la Real Casa de la Moneda.

Agradecemos de antemano al Sr. Boada su interés por los contenidos de “Numismático Digital”, si bien no tengo más remedio que discrepar de sus aseveraciones vertidas en su respuesta.

En primer lugar, creo que estaba muy claro el título de la “Opinión Numismática” y que no dejaba lugar a dudas sobre el contenido de mis palabras: “¿Existen las revistas numismáticas?” Ese era el tema único y básico sobre el que me extendí. Ese y no otro. (Ver Existen las revistas numismaticas)

Pero parece ser que Jaume Boada no entró del todo en el trigal y se quedó sólo con los pericarpios, trasladando su aceptada y libre réplica a una parte del todo, que ni siquiera es numismática, sino sólo lingüística.

Confieso que cometí un error, grave error para los tiempos que corren: ni más ni menos que mencionar de soslayo, sin citar, un delicado asunto “patrio” de una de nuestras regiones más queridas, asunto que se utiliza como arma defensiva y agresiva a la vez.

Dice el Sr. Boada como base principal para rechazar la “Opinión Numismática”: “No entiendo que “salte una alerta” porque la Sra. Campo afirme que en las exposiciones del Gabinet Numismàtic de Catalunya (GNC) la rotulación esté únicamente en catalán”…“Parece que el Sr. director (es decir, un servidor) opina que rotular (y, por extensión, escribir, al menos así lo siento yo) únicamente en catalán sea poco menos que un crimen, un atentado a la convivencia y una desconsideración hacia todos aquellos que no lo tienen como idioma propio…”

De verdad, Sr. Boada Salom, lamento es que no haya entendido usted bien el motivo de mi “Opinión Numismática”, ya que no era sobre lingüística, sino sobre la Numismática y sus publicaciones.

De igual manera, lamento que usted haya mal interpretado mi brevísimo comentario a las palabras de la Sra. Campo y su mención expresa a la "buena voluntad" que había que poner a la lectura de los textos rotulados en el Gabinet Numismatic de Catalunya, cuando un minuto antes la presidenta de SIAEN había criticado el monolingüismo inglés del Museo Británico...Por cierto, la Sr. Campo en ningún momento mencionó la lengua catalana. Están las actas del Congreso para confirmarlo.

Pero lo que más lamento no es ya la mal interpretación de mis palabras, sino la manipulación de las mismas, ya que en ningún momento me referí en mi “Opinión” a una lengua que admiro, leo, y entiendo, tras haberme acercado a los escritos de Ramon Llull, Víctor Balaguer, Jacinto Verdaguer, Salvador Spriu, por no hablar de Josep Pla, o Mercè Rodoreda, por citar sólo una pequeña muestra de lo más florido de su literatura.

¿Puede usted repasar dicha “Opinión Numismática” y marcar con un rotulador rojo la frase o párrafo donde me refiero expresa y claramente, por su bello nombre, a la lengua en que se rotula en el Gabinet Numismatic de Catalunya? No, ¿verdad? Claro que no puede, ya que no hubo cita alguna.

¿Y cómo es usted capaz de conseguir ahondar en mi cerebro desde su hermosa isla balear para conocer mi intención de “criminalizar” y “atentar” contra la opción museística de rotular sólo en el monolingüismo, tal y como criticó la doctora Campo al hablar del Museo Británico? O sea que lo que hacen los demás está muy mal, pero lo que haga yo se arregla con “buena voluntad”...

Para no aburrir más a los lectores, a los que estoy seguro que a muchos les importa una gaita en qué lengua se rotula en una exposición museística porque sólo ven las piezas expuestas, pongamos fin a este ejercicio libre de libertad de prensa.

Por cierto que el diccionario de la Real Academia de la Lengua, que por presiones políticas periféricas dejo de llamarse Real Academia de la Lengua Española en 1978, menciona en la acepción “castellano” 1. adj. Natural de Castilla. U. t. c. s.; 2. adj. Perteneciente o relativo a esta región de España; 4. m. Lengua española, especialmente cuando se quiere introducir una distinción respecto a otras lenguas habladas también como propias en España; 5. m. Dialecto románico nacido en Castilla la Vieja, del que tuvo su origen la lengua española; y 6. m. Variedad de la lengua española hablada modernamente en Castilla la Vieja. ¿Y en el resto de regiones como Cantabria, Asturias, La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Canarias o Andalucía qué se habla, castellano del norte, castellano del oeste, castellano insular o castellano del sur…? Por no citar los más 500 millones de personas con las que nos entendemos en la misma lengua, esos qué hablan: ¿castellano-hondureño, castellano-guatemalteco, castellano-mexicano, castellano-filipino, castellano-cubano…?

Por su parte, la acepción de español en la RAE dice: 3. m. Lengua común de España y de muchas naciones de América, hablada también como propia en otras partes del mundo. Pues eso.

Hablemos de Numismática, Señores. Dejemos las polémicas lingüísticas para los académicos, políticos y museólogos. Y, sobre todo, que el ámbito “científico” reconozca, valore y no discrimine a las revistas numismáticas divulgativas, tanto en papel como online, como www.numismaticodigital.com

José María Martínez Gallego

Director “Numismático Digital”

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti