www.numismaticodigital.com

“La cabra, la cabra, el año de la cabra...”

jueves 19 de febrero de 2015, 16:16h
“La cabra, la cabra, el año de la cabra...”
ND© Habrá que preguntarle a Freud, don Sigmund, las razones psicológicas que llevan a la mente hispánica a dar marcha atrás en el tiempo y, rememorando adolescencias pasadas, arrancar con el famoso canturreo coral de las excursiones escolares con la tonadilla de “La cabra, la cabra, la (ejem) de la cabra…”

¿Así, de repente, sin más?

Claro está que no. Previamente al soniquete popular anidado en nuestras neuronas, hemos asistido al incesante bombardeo de emisiones numismáticas que tienen como motivo principal al herbívoro de los cuentos de Heidi: la cabra, que cuando crece se convierte hasta en carnero.

Tal profusión de cabras, eso sí, amonedadas en metales preciosos, no tiene nada que ver con los movimientos ecologistas, ni con los amantes de la naturaleza campestre. Todo lo contrario, es por motivos puros y llanamente comerciales, por razones de marketing brutal que pretende (y lo consigue) explotar hasta el último céntimo de los bolsillos de los coleccionistas e inversores numismáticos asiáticos. Concretamente de las arcas cada vez más pudientes de los coleccionistas chinos y de sus conciudadanos, deseosos de acaparar todo lo que haga referencia a sus tradiciones culturales, sobre todo si vienen en formatos de oro y plata.

Sí señores (y …ñoras), la cabra ha llegado. Exactamente entró en la pasada noche del miércoles 18 de febrero y lo hizo en forma de la simbología del Año Nuevo 2015. La cultura oriental señala este año 2015 como el de la cabra según la rotación del horóscopo chino con ciclos de 12 años. Si el 2014 fue el año del caballo, este va a ser el de la cabra y el que viene, 2016, el año del mono.

Aunque no todos comenzaron la celebración caprina la pasada noche, nada de eso. Las grandes fábricas de amonedar productos competitivos que ganen su mayoritaria cuota de mercado, llevan llenando los ojos y álbumes de los coleccionistas desde el pasado junio de 2014. Fue la prestigiosa Casa de Moneda británica Royal Mint la que primero se lanzó a colapsar los mercados internacionales con sus “libras caprinas” en oro. De inmediato, o casi a la par, Royal Canadian Mint, Royal Australian Mint, Perth Mint y un larguísimo etcétera se lanzaron a ofertar diseños de cabras, chivos, machos cabríos y todo tipo de ganado domesticado o montés. Hasta la seria y siempre continuadora de la “Grande” francesa, Monnaie de Paris, buscó la triquiñuela de la emisión de “Fábulas de La Fontaine” para meter casi de tapadillo una chevrè (cabra gala) en 10 euros de plata. Y así podríamos seguir párrafos y párrafos, países y países, cecas y cecas…

¿Todas las cecas? No, todas no. Como en los cómics de Astérix, en una esquinita del mapa, un irreductible poblado se mantiene en su natural “pureza”. Sí, efectivamente, han sabido leer ustedes: se trata de la FNMT-Real Casa de la Moneda, la que cumple 50 años en la calle Jorge Juan y 400 años como Ceca de este santo reino. Ya que pese a que en España hay ya más ciudadanos chinos que habitantes en Soria, la Ceca matritense ha sabido mantenerse incólume e inasequible al desaliento de la tentación comercial y no ha acuñado animal caprino alguno. Lo hizo, bien es cierto, pero en 1995, en 5.000 pesetas plata de la Serie “Cultura y Naturaleza”. Ahí quedó plasmada y acuñada para la historia nuestra cabra hispánica, rodeadita de pinos y con una cornamenta que ni la del “Don Friolera” de Valle-Inclán.

Pero volviendo a la cancioncilla ramplona e irrespetuosa, sobre todo con la virtuosidad y quehacer profesional de la cabra, la letrilla nos contaba que “se murió”, sin explicar bien por qué. En el caso de la superproducción monetaria, también morirá. Aunque no se preocupen, que vendrá el mono: el año del mono. Y volverán las inundaciones de los mercados en oro y plata. Y nuestra FNMT-Real Casa de la Moneda desempolvará la emisión dedicada a… ¡Caramba, si no ha habido monos en nuestras monedas conmemorativas! Pues una de dos, o comercializan botellas de “Anís del Mono” o hacen propias emisiones de Gibraltar con los simios de la Roca. Total, como el peñasco de La Línea es español…

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti