www.numismaticodigital.com

La mitología y la moneda: Tebas

La mitología y la moneda: Tebas

Por José A. Jiménez Peris

miércoles 04 de marzo de 2015, 04:28h
La poderosa ciudad de Tebas, situada al norte de los montes Citerón, que separaban Beocia del Ática, ya descolló en la civilización micénica, si bien fue una de las escasas urbes que no participó en la Guerra de Troya, aunque sí lo hicieran algunos de sus ciudadanos a título personal. Tebas fue el escenario de destacados episodios de la rica mitología helena y se distinguió por su acentuado sentido identitario como veremos en el diseño de sus monedas.

Y sucedió que… Agénor, rey de Siria, al enterarse de que su hija Europa había sido raptada a lomos de un toro blanco, ordenó a sus hijos Cadmo, Fénix y Cílix que la buscaran, prohibiéndoles regresar sin ella bajo pena de muerte.

Rapto de Europa. Pedro Pablo Rubens. Museo del Prado. Madrid

El hijo de Agénor llegó hasta la Hélade sin obtener pista alguna y decidió consultar al oráculo de Delfos sobre el paradero de la cautiva. El augur le informó que debía vendarse los ojos y salir de la ciudad por la primera puerta que hallase. Después continuaría caminando hasta encontrar una vaca con una mancha en la frente en forma de media luna y proseguiría tras ella hasta que el animal se detuviese. Allí fundaría su reino.

Cadmo se sintió desconcertado porque esperaba información sobre el lugar donde hallar a su hermana y no la respuesta recibida. No obstante, siguió las indicaciones, encontró la vaca y marchó tras ella hasta Beocia, donde el animal se recostó cansado en el lugar en que se edificaría la ciudad.

Quiso el hermano de Europa inmolar el astado a los dioses y, buscando agua para el sacrificio, encontró una fuente guardada por un dragón. Siguiendo los consejos de Atenea, lo mató y esparció los dientes del monstruo por la tierra de la que brotaron guerreros, los spartoi (sembrados), que entablaron una cruenta batalla entre sí. Sólo sobrevivieron cinco que ayudaron al héroe a construir la ciudad a la que llamó Cadmea.

Ares, a quien pertenecía la fiera, se enfureció y quiso matar a Cadmo, pero intervino Zeus y el dios de la Guerra quedó apaciguado cuando su hija Harmonía contrajo nupcias con el fundador de la nueva urbe.

Cadmo luchando contra el dragón.Hendrick Goltzius, Nacional Gallery of Denmark. Copenhague.

Al morir Cadmo, ocupó el trono su hijo Polidoro y a éste le sucedió su primogénito Lábdaco, que dejó como heredero un descendiente menor de edad llamado Layo y nombró regente a Nicteo, quien, junto a su hermano Lico, se había refugiado en Cadmea huyendo de un crimen cometido en Eubea.

Durante la regencia, Zeus sedujo a Antíope, hija de Nicteo, y la muchacha abandonó Tebas temiendo la ira de su padre. El regente, abochornado por el suceso, se suicidó tras pedirle a Lico que lo sustituyera en el cargo y reparara su honor perdido.

El nuevo tutor aprovechó la coyuntura y usurpó el trono ordenando capturar a su sobrina.

Cuando regresaba a Cadmea, Antíope dio a luz dos hijos, Anfión y Zeto, que fueron abandonados recién nacidos en el monte Citerón por orden de Lico para que las alimañas los devorasen. No obstante, unos pastores fueron testigos del acto y, conmovidos, los recogieron y se hicieron cargo de su educación. Anfión se convirtió en un hábil músico y Zeto destacó como ganadero.

Cuando crecieron y fueron informados de su historia, decidieron vengar la afrenta que sufría su madre por parte de Dirce, la esposa de Lico, y se dirigieron a Tebas, destronaron a su tío y mataron a su esposa atándola a los cuernos de un toro.

Fortalecieron la ciudad construyendo las murallas que la rodeaban para lo cual Zeto trabajó duramente transportando los grandes bloques de piedra, mientras su hermano los movía con el sonido de su lira, recibida como regalo de Hermes. El recinto tuvo siete puertas, una por cada cuerda del instrumento musical.

Zeto se casó con Tebe, hija del dios río Asopo, y la ciudad pasó a llamarse Tebas en su honor.

Ruinas de Cadmea.

Layo, el legítimo heredero, fue expulsado hallando refugio en la corte de Pisa, donde reinaba Pélope. El exiliado se enamoró de Crisipo, príncipe heredero, y lo violó, a causa de lo cual, el joven se suicidó. Cuando el rey se enteró del suceso lanzó sobre su huésped la maldición de Apolo, según la cual su estirpe se exterminaría a sí misma.

A la muerte de Anfión, Layo recuperó el trono y tomó como esposa a Yocasta, perteneciente también al linaje de Cadmo y Harmonía. El matrimonio carecía de hijos y el marido acudió al oráculo de Delfos para conocer si en el futuro los tendría. La respuesta fue que él moriría a manos de su hijo y éste se casaría con su madre.

Layo no reveló a su esposa la información y evitaba los contactos sexuales, pero una noche, bajo los efectos de la bebida, engendraron un niño. Para que no se cumpliera la profecía, el monarca ordenó abandonar al recién nacido en el monte. Sin embargo, unos pastores lo encontraron y se lo entregaron a los reyes de Corinto, quienes le impusieron el nombre de Edipo, “el de los pies hinchados”, y lo criaron como si fuera su hijo.

Años más tarde, Layo iba conduciendo un carro y en el camino se encontró con Edipo exigiéndole airadamente que se apartara, a lo que éste se negó. Layo bajó del carruaje y peleó contra su hijo, sin saber quien era, y murió en el combate.

Edipo llegó a Tebas en la época en que la Esfinge tenía asolado el reino tebano destruyendo cosechas y matando a todo aquel que no adivinara sus acertijos.

La monstruosa figura aparecía representada con rostro de mujer, cuerpo de león y alas. Se decía que Hera la había enviado contra Layocomocastigopor violar a Crisipo.

La Esfinge de Naxos. Museo arqueológico de Delfos

Edipo se enfrentó al engendro y cuando éste le preguntó: ¿Cuál es el ser vivo que camina a cuatro patas al alba, con dos al mediodía y con tres al atardecer?

Respondió Edipo: Es el ser humano, quien al comienzo de la vida camina a gatas, cuando es adulto lo hace sobre sus dos piernas y al llegar a la ancianidad necesita un bastón que era la tercera pata.

A continuación, la Esfinge formuló el segundo acertijo: ¿Quiénes son las dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y, a su vez, es engendrada por la primera?

La respuesta fue: El día y la noche.

La Esfinge, furiosa, se arrojó desde la cima del monte perdiendo la vida y Edipo fue nombrado salvador de Tebas recibiendo como premio la corona de la ciudad y contrayendo matrimonio con la viuda del anterior rey, su madre. Con ella tuvo cuatro hijos: Polinices, Eteocles, Ismene y Antífona.

Tiempo después, una peste asoló la ciudad porque el asesino de Layo no había recibido castigo por su crimen y degradaba a toda la ciudad con su presencia.

El rey descubrió la verdad por medio del adivino Tiresias. Yocasta se suicidó y Edipo se perforó los ojos con los broches del vestido de su madre, como castigo por no haber visto la realidad antes, y se exilió. Sólo su hija Antígona lo acompañó guiándolo en su camino hasta la muerte. En la Odisea, Homero da otro final: Yocasta bajó al Hades a purgar el incesto y Edipo continuó reinando en Tebas, aunque con graves problemas.

Tebas, Esparta y Atenas.

Centurias después de los legendarios sucesos, en el siglo VIII a. C., Tebas alcanzó la hegemonía en Beocia y su centro urbano se expandió progresivamente desde la ciudadela cadmea hacia la llanura[] y entre sus actividades económicas destacaba su afamada escuela de cerámica en cuyos ejemplares se dibujaban mitos como el de Edipo. Al parecer, hoy en día se estudia la estructura molecular de los ejemplares de la época por si pudiera potenciar los escudos antitérmicos que protegen las naves espaciales.

Amonedaciones de Tebas

La intensidad de sus relaciones económicas la obligó a seguir la estela de otras ciudades helénicas en cuanto a la utilización de moneda. La acuñación de moneda está documentada desde el siglo VII a. C.

En el anverso de las monedas figuraba, generalmente, el escudo como símbolo de Beocia y mostraba la fortaleza de su identificación con el territorio. Más tarde, en el siglo III a. C. se utilizaron también los rostros de Poseidón, Heracles y algún otro. El diseño del reverso era más variado, aunque con la particularidad de que siempre se hacía sobre un cuadrado o círculo incuso. Cabe destacar la aparición del ánfora como homenaje a su escuela de cerámica.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Dracma batido entre 525-480 a. C.

Anverso: Escudo beocio con borde dividido en ocho segmentos.

Reverso: Cuadrado incuso con la cruz de Malta en relieve.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Estátera batida entre 480-460 a. C.

Anverso: Escudo beocio con borde dividido en doce segmentos.

Reverso: Cuadrado incuso con aspas de molino en sentido contrario a las agujas del reloj. La arcaica Θ en el centro.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Estátera emitida entre 450-440 a. C.

Anverso: Escudo beocio.

Reverso: Ánfora, Ε (retrógrada) a la izquierda y Θ (arcaica) a la derecha en rectángulo incuso.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Eatátera batida entre 425-395 a. C.

Anverso: Escudo beocio.

Reverso: Cabeza de Dionisos con guirnalda y letra E en círculo incuso.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Estátera batida entre 425-395 a. C.

Anverso: Escudo beocio.

Reverso: Heracles de niño sentado estrangulando dos serpientes. Θ Ε abajo.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Hemidracma emitido entre 426-395 a.C.

Anverso: Escudo beocio.

Reverso: Ánfora, maza sobre ella y ΘΕ ΒΗ

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Estátera acuñada entre 363-338 a. C.

Anverso: Escudo beocio.

Reverso: Ánfora, Α Ω a la izquierda, Σ y racimo de uvas a la derecha en círculo incuso.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Dracma batido entre 197-146 a. C.

Anverso: Cabeza laureada de Poseidón.

Reverso: Nike (La Victoria) sosteniendo una guirnalda de flores y un tridente. Monograma.

http://wildwinds.com/coins/greece/boeotia/thebes/BMC_176.jpg

Moneda de bronce batida entre 368-364 a. C.

Anverso: Cabeza Juvenil de Heracles vestido de piel de león.

Reverso: Maza, LAAN arriba, flecha y QE debajo dentro de círculo incuso.

http://wildwinds.com/coins/greece/boeotia/thebes/Berend_37.jpg

Tetartemorion (1/4 de óbolo) acuñado entre 363-338 a. C.

Anverso: Escudo de Beocia

Reverso: Racimo de uvas en la vid, HI en círculo incuso.

http://wildwinds.com/coins/greece/boeotia/thebes/Weber_3285.jpg

Óbolo emitido entre 364-362 a. C.

Anverso: Escudo de Beocia, con maza en la parte superior.

Reverso: Cabeza Juvenil de Heracles con tocado de piel de león; E-P en círculo incuso.

http://www.wildwinds.com/coins/sg/sg2413.jpg

Moneda de bronce batida entre 221-197 a. C.

Anverso: Cabeza de Hera o Perséfone con guirnalda de maíz.

Reverso: Poseidón desnudo pisando una roca y sosteniéndole tridente.

Bibliografía

La Iliada. Homero. Ediciones PETRONIO S. A.

La Odisea. Homero. Editorial Debolsillo.

Edipo rey. Sófocles. Editorial Debolsillo.

Próxima entrega: Corinto

José A. Jiménez Peris

http://historiadelasmonedas.wordpress.com/

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti