www.numismaticodigital.com

La escasez monetaria durante la transición (I)

La escasez monetaria durante la transición (I)

Por Fernando López del Burgo

miércoles 24 de junio de 2015, 05:41h

Durante los primeros años del reinado de Juan Carlos I, se produjo una gran inflación de los precios derivada de la crisis económica y de la gran incertidumbre política por la que atravesaba el país tras la muerte del dictador Francisco Franco. El aumento de los precios anuló la moneda divisionaria y la rumorología provocó que una gran parte de la población acaparara las piezas de menor valor, provocando una escasez artificial de moneda, que afectó a las pequeñas transacciones cotidianas. A finales de 1977, la falta de moneda fraccionaria llegó a ocasionar graves problemas en las zonas costeras y con mayor densidad de población, obligando a las autoridades a triplicar la fabricación de piezas de 1 y 5 pesetas durante el año 1978.

El 22 de noviembre de 1975 Juan Carlos I es proclamado Rey de España.

Para entender la situación de esta incipiente España democrática se debe fijar la mirada en la gran crisis económica, social y política por la que atravesaba el país tras una larga dictadura. Como se había previsto en la Ley de Sucesión [1], tan sólo dos días después de la muerte de Francisco Franco, el 22 de noviembre de 1975 se proclamaba Rey de España a Juan Carlos I ante las Cortes y poco después se establecía un nuevo Consejo de Ministros encabezado por Carlos Arias Navarro, anterior presidente del Gobierno. Las tensiones generadas por la ascendente oposición democrática y la dificultad para realizar las reformas proyectadas obligaron al rey a solicitar su dimisión y elegir un nuevo candidato. A partir del 1 de julio de 1976, el nuevo gobierno de Adolfo Suárez comenzaría una serie de conversaciones y negociaciones con los principales líderes políticos y sociales para instaurar un sistema democrático definitivo. Para ello se elaboró una Ley para la Reforma Política que fue aprobada en referéndum el 15 de diciembre de ese mismo año, derogando el sistema político anterior y legalizando muchos de los partidos clandestinos.

Tras las elecciones del 15 de junio de 1977, la coalición UCD [2] fue la más votada obteniendo 166 escaños, pero sin conseguir la mayoría absoluta. Adolfo Suárez decidió seguir como presidente y gobernar en minoría, formando su segundo gobierno que sería el tercero de la transición española. Como objetivo de esta legislatura se debía establecer un nuevo modelo territorial estable, elaborar la esperada Constitución y conseguir el ajuste económico necesario que permitiera la paz social. La primera decisión de envergadura fue tomada por Enrique Fuentes Quintana, vicepresidente del Gobierno para asuntos económicos, y por Francisco Fernández Ordoñez, ministro de Hacienda, aprobando un Plan Económico de Urgencia. Las directrices fundamentales de este plan fueron la devaluación de la peseta, que llegó a alcanzar el 25%, la aplicación de una política monetaria contractiva unida a la contención de las subidas salariales, una gran reforma fiscal, el desarrollo de nuevos programas de gasto público y la flexibilización del sistema financiero [3]. Todas estas medidas estaban destinadas a intentar equilibrar la balanza de pagos, ya que la tasa de inflación que se esperaba para finales de año estaba cercana al 30% [4].

Los políticos del 77 unieron sus criterios en pro de conseguir la estabilidad de España.

Dado que el Gobierno no contaba con mayoría, desde primeros de octubre se celebraron una serie de negociaciones entre los representantes de las mayores fuerzas políticas con representación parlamentaria, sindicatos y empresarios, hasta que el 27 de octubre se ratificaron los llamados Pactos de la Moncloa. Los firmantes se comprometieron a apoyar una serie de medidas urgentes necesarias para conseguir la estabilidad del país, entre las que se encontraban la limitación paulatina de la masa monetaria y del crédito oficial, la contención de precios y la moderación salarial, el desarrollo de una reforma fiscal con un sistema tributario progresivo y el incremento del gasto público en el fomento del empleo, bajo las premisas de reducción del déficit y del endeudamiento público.

Es en este contexto de incertidumbre económica, aumento paulatino del paro y continuas reivindicaciones, manifestaciones y huelgas, es cuando se produjo una progresiva desaparición de la moneda fraccionaria en toda España. Ya en 1976, se comenzó a notar una menor cantidad de moneda en circulación, en especial las piezas de 50 céntimos y de 1 peseta, que las autoridades achacaron en un primer momento al acaparamiento debido al coleccionismo numismático. Se debe recordar que durante este año se había puesto en circulación la primera serie completa de monedas a nombre de Juan Carlos I, y como era previsible una gran parte de ellas había sido guardada tanto por comerciantes como particulares en espera de su posible revalorización, y en especial las nuevas piezas de 100 pesetas.

No fue hasta mediados del año siguiente, coincidiendo con las elecciones, cuando la anecdótica falta de calderilla se convirtió en un verdadero problema nacional y en noticia, con especial importancia en la zona turística levantina y en las grandes ciudades.

Esto decía la prensa de la época:

“Escasean las monedas de cinco duros.

Madrid 29. El facilitar cambios de moneda fraccionaria constituye un problema para los establecimientos grandes y pequeños por existir escasez de moneda de cinco duros, aunque también existe dificultad en cuanto a la devolución de monedas de peseta y dura. La situación, que en Madrid tiene aspectos graves, se presenta aún más aguda en la zona de Levante. Esta circunstancia de escasez de cambios se remonta, al parecer a hace unos dos meses, período durante el cual los Bancos facilitan menores cantidades de moneda fraccionaria de las que les solicitan los clientes para poder atender sus cambios. Circulan varias versiones acerca de los motivos de esta circulación de la moneda fraccionaria. Mientras algunos rumores le atribuyen a que el valor como metal de las monedas de cinco duros es superior a su valor monetario, otros señalan que esta moneda se puede estar retirando porque con ella se va a acuñar moneda nueva, o que los coleccionistas la acaparan por su valor numismático. Fuentes próximas al Ministerio de Hacienda y al Banco de España han manifestado que no tenían ninguna versión oficial al respecto, aunque señalaron que la escasez de moneda fraccionaria podría deberse a la utilización, como recuerdo, por parte de los turistas que vienen a España en esta época.- Cifra.”

Hemeroteca ABC Sevilla. Martes, 2 de agosto de 1977. Pág. 11.

Tanto los establecimientos comerciales como las empresas de servicios empezaron a tener una alarmante falta de cambio para las transacciones normales por lo que no podían realizar sus respectivas actividades con normalidad. Los pequeños pagos y compras cotidianas se convirtieron en un gran problema por la falta de moneda fraccionaria, recuperándose en una gran parte de la geografía española el viejo sistema de vales, recibos y fichas desarrollado durante la Guerra Civil y utilizado también durante la Posguerra española.

En la siguiente noticia, realizada por la agencia Logos y publicada por el periódico ABC, se resumen las principales razones que indicaba la administración para explicar la desaparición de la moneda menor durante ese año:

“Gran escasez de moneda metálica en los bancos madrileños.

Una gran escasez de monedas se registró ayer por la mañana en las entidades bancarias de Madrid y algunas provincias, según han manifestado fuentes de los principales Bancos españoles consultados por Logos.

Según esas fuentes, las menos escasas han sido las de veinticinco y cinco pesetas, mientras las existencias eran prácticamente nulas de monedas de una peseta, cincuenta pesetas, cincuenta céntimos y cien pesetas, estas últimas desde hace meses.

Mientras las distintas entidades bancarias manifiestan que el Banco de España no surte sus demandas, fuentes de ese Banco señalan que sólo se limitan a distribuir las monedas que recibe de la Casa de la Moneda, donde son mandadas acuñar por el departamento correspondiente del Ministerio de Hacienda.

Ni en la Casa de la Moneda –donde, al parecer, gran parte del personal se encuentra de vacaciones-, ni en el Ministerio de Hacienda nos han podido dar una explicación al respecto.

Por otro lado, fuentes del sector bancario apuntan como causas posibles de esta escasez de moneda la mayor distribución y el gasto de monedas que se realiza en esta época del año, sobre todo en viajes y lugares de turismo, el aumento de servicios (tragaperras, expendedoras de tabaco, bebidas, etc.) que se pagan con monedas y los coleccionistas y turistas que las acaparan. Otra causa apuntada es el descenso de la producción de monedas debido a los conflictos sociales producidos en la Casa de la Moneda en los últimos meses.”

Hemeroteca ABC. Jueves, 11 de agosto de 1977. Pág. 27.

A finales de 1977 el numerario español en circulación estaba formado por las anteriores emisiones a nombre de Francisco Franco y por las nuevas series a nombre de Juan Carlos I.

Las monedas en circulación anteriores a 1966, excepto la peseta acuñada con fecha de 1944 y conocida como “la del 1”, contaban con el busto de Francisco Franco elaborado por Mariano Benlliure. El resto de piezas mostraban un busto más envejecido del dictador realizado por Juan de Ávalos. Ambas representaciones fueron adaptadas para la acuñación por el grabador Manuel Marín.

La serie estaba compuesta por piezas de 50 céntimos de 1966 (67, 68, 69, 72, 73); 1 peseta de 1944; 1 peseta de 1947 (48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 56); 1 peseta de 1953 (54, 56, 60, 61, 62, 63); 1 peseta de 1963 (63, 64, 65, 66, 67); 1 peseta de 1966 (67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75); 5 pesetas de 1957 (58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71,72); 25 pesetas de 1957 (58, 59, 61, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71,72, 74, 75); y 50 pesetas de 1957 (58, 59, 60, 67, 71).


Las nuevas monedas a nombre de Juan Carlos I presentaban el busto grabado por Manuel Martín Gimeno. La serie estaba compuesta por los valores de 50 céntimos de 1975 (76); 1 peseta de 1975 (76, 77); 5 pesetas de 1975 (76, 77); 25 pesetas de 1975 (76, 77); 50 pesetas de 1975 (76) y el nuevo modelo de 100 pesetas de 1975 (76).

Próxima entrega: “La desaparición de la moneda (II)”

Notas

[1] Ley 62/1969, de 22 de julio. BOE nº 175, de 23 de julio de 1969.

[2] Unión de Centro Democrático, coalición liderada por Adolfo Suárez.

[3] “Política y gasto social en la Transición, 1975-1982” de Pan-Montojo González. Incluido en “Historia de la Hacienda en el siglo XX. Monografía 2002.” Instituto de Estudios Fiscales. Ministerio de Hacienda. 2002. Págs. 236-240.

[4] En 1976 la tasa de inflación anual fue casi del 20% y se esperaba que llegara al 35% en 1978.

Bibliografía

Los datos aportados a este trabajo han sido recopilados de las siguientes fuentes:

Historia y Economía:

  • HERNÁNDEZ ANDREU, Juan. “Economía política de la transición en España (1973-1980)”. Editorial Complutense. Madrid. 2004.
  • MOZO GAYO, Almudena. “El asambleísmo en la transición: La experiencia de la Casa de la Moneda de Madrid (1977-87)”. Cuadernos de relaciones laborales nº 3. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. 1993. Págs. 95-106.
  • PAN-MONTOJO GONZÁLEZ, J. “Política y gasto social en la Transición, 1975-1982”. Incluido en “Historia de la Hacienda en el siglo XX. Monografía 2002.” Instituto de Estudios Fiscales. Ministerio de Hacienda. 2002. Págs. 236-240.
  • SÁEZ, José Luis. “Economía y política en la transición y la democracia”. Papeles de la Fundación nº 64. Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales y los autores. Madrid. 2001.
  • Hemerotecas de los periódicos ABC y LA VANGUARDIA.

[http://www.abc.es] [http://www.lavanguardia.com]

Numismática:

  • ALEDÓN, José María. “La Peseta. Catálogo básico”. Madrid. 1997.
  • GARCÍA, Miguel Ángel. “La Peseta”. 2011. Edición no venal. Publicado en el desaparecido portal NUMISMA. [http://www.numisma.org]

Este trabajo está abierto a debate y a la aportación de nuevos datos y conclusiones.

Fernando López del Burgo [[email protected]]

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti