www.numismaticodigital.com
El Gran Capitán en el billete de 100 pesetas de 1931

El Gran Capitán en el billete de 100 pesetas de 1931

Por Vanessa Montesinos Muñoz

miércoles 05 de agosto de 2015, 04:43h
Continuamos nuestro periplo por el “Espacio del Arte” que nos brinda “Numismático Digital” con otro billete de 100 pesetas correspondiente a la II República (1931-1939). Fue encargado a la firma británica Bradbury Wilkinson and Company por el Banco de España el 23 de julio de 1931. Se emitieron 10.000.000 de ejemplares y desde el 21 de junio de 1938 estuvo en circulación hasta el 1 de abril de 1939, y sólo lo usó el bando republicano. Su tamaño es de 140 x 89 mm.

En su anverso vemos la cabeza de Gonzalo Fernández de Córdoba y en el reverso, el cuadro de José Casado del Alisal “El Gran Capitán encuentra, al día siguiente de la batalla de Ceriñola, el cadáver de su enemigo el Duque de Nemours”. Como marca al agua aparece un caballero tocado con un yelmo. Como mencionamos en el artículo anterior, los billetes realizados en Inglaterra, se caracterizaban por llevar la numeración en rojo en las esquinas del anverso, en la parte superior flanqueando la leyenda “Banco de España· y en la parte de abajo el valor económico del billete. La firma de la Compañía inglesa aparece en la parte inferior, sobre los números de serie y en el mismo color que el billete, en este caso en verde. Y en la parte inferior pero centrada en el anverso, en color morado.

Como curiosidad decir, que el Banco España también encargó otros billetes de diferentes cantidades en este mismo lote. A consecuencia de la perdida de cinco ejemplares del billete de 25 pesetas, la siguiente serie de billetes se le encargó a la también londinense casa Thomas de la Rue.

Como hemos dicho, el billete está dedicado a Gonzalo Fernández de Córdoba, uno de los héroes nacionales que tan bien ha sido retratado en la serie de televisión “Isabel”. Recordemos algo de su biografía antes de hablar de este billete específicamente. Nacido en la ciudad cordobesa de Montilla en el año 1453, se formó como militar en la frontera andaluza y como paje de Alfonso, el hermano de Isabel I de Castilla. Destacó en las Guerras de Granada (1480-92) por su pericia y las innovaciones que introdujo en las tácticas militares, que favorecían el movimiento de la infantería entre la caballería por medio de unidades compactas. Poseía gran habilidad a la hora de aprovechar todos los recursos, adaptando la táctica a las condiciones del terreno o del rival, gracias a una red de espías que le facilitaba la información necesaria. Fue enviado varias veces como embajador ante Boabdil. Sus servicios fueron premiados con la encomienda de la Orden de Santiago, además de rentas y señoríos.

Busto de Gonzalo Fernández de Córdoba de Ricardo Bellver, copia en bronce del busto
del Gran Capitán encargado por su esposa a Diego de Siloé. Fuente Wikipedia
.
https://es.wikipedia.org/wiki/Gonzalo_Fern%C3%A1ndez_de_C%C3%B3rdoba

Una vez finalizada la Reconquista, los Reyes Católicos le enviaron a Italia, donde los intereses aragoneses chocaban con los franceses. Éstos últimos reclamaban Nápoles, por pertenecer a la herencia de la Casa de Anjou, esta lucha se perpetuó durante los años 1494 a 1496. Siendo el cordobés el que derrotó a los franceses, reponiendo a un monarca de la familia aragonesa en el trono napolitano. Los éxitos en esta campaña le valieron el sobre nombre de Gran Capitán y el título de duque de Santángelo.

El expansionismo francés provocó la reapertura del conflicto con España en 1502. Fernández de Córdoba fue llamado de nuevo, abandonando Cefalonia, donde luchaba contra los turcos. El militar adoptó una estrategia defensiva, resistiendo el asedio enemigo en Barletta a la espera de refuerzos. Cuando llegaron, les venció en las batallas de Ceriñola, Garellano y Gaeta (1503). Nápoles quedó en manos españolas y Fernández de Córdoba fue nombrado gobernador del reino. En 1504 fallece Isabel la Católica, es entonces cuando se hace evidente la rivalidad entre el de Montilla y Fernando el Católico, que un año después le dio a los franceses todo lo que Fernández de Córdoba había conquistado y le depuso como gobernador de Nápoles. Gonzalo regresó a España, falleciendo en Loja (Granada) en 1515. Hasta el último momento intentó obtener el permiso real para trasladarse a Nápoles, pero nunca lo obtuvo.


José Casado del Alisal. ArtEEspañA.
(http://www.arteespana.com/josecasadodelalisal.htm
)

En el reverso vemos un cuadro de Casado del Alisal: “El Gran Capitán encuentra, al día siguiente de la batalla de Ceriñola, el cadáver de su enemigo el Duque de Nemours” José Casado del Alisal nació en Palencia den 1832, estudió en la Escuela de Dibujo de Palencia y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. En 1855 fue pensionado a Roma y posteriormente se trasladó a Francia, donde pintó El juramento de las Cortes de Cádiz, que hoy podemos ver en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. En 1860 presentó a la Exposición Nacional de Bellas Artes la obra Últimos momentos de Fernando IV, el Emplazado, ganando el premio extraordinario de primera clase. En 1864 repitió con la obra La rendición de Bailén. Fue uno de los pintores encargado de decorar la basílica de San Francisco el Grande y en 1881 fue el primer director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma, ese mismo año presentó a la Exposición Nacional el cuadro La Campana de Huesca, que sólo recibió una mención honorífica, lo que le hizo dimitir como miembro de la Academia romana.

Es sobre todo un pintor historicista, como refleja su obra: La rendición de Bailén, La leyenda del rey monje o La campana de Huesca, El Gran Capitán encuentra, al día siguiente de la batalla de Ceriñola, el cadáver de su enemigo el Duque de Nemours, pero también tiene obras de género y retrato como: Dama con abanico, Mujer con mantilla blanca o el Retrato de dama francesa. Ante todo su estilo es un tanto frío, intentando conciliar el academicismo y los ideales románticos.

“El Gran Capitán encuentra, al día siguiente de la batalla de Ceriñola,
el cadáver de su enemigo el Duque de Nemours” Arsenal Le Comte Arts.
(https://arsenallecomtearts.wordpress.com/tag/gonzalo-fernandez-de-cordoba/)

Hablemos del cuadro, estamos ante un óleo sobre lienzo cuyas medidas son 256 x 382 cm. lo que permite que las figuras sean de tamaño natural. Fue pintado por Casado del Alisal en 1866 y en él refleja la escena en la que Fernández de Córdoba baja de su caballo presenta sus respetos al enemigo derrotado, muerto por el tiro de un arcabuz durante la batalla. Luis de Armagnac, duque de Nemours, falleció en la batalla de Ceriñola el 28 de abril de 1503. Estaba al mando de las tropas francesas que intentaban arrebatar a los españoles el reino de Nápoles. Con las primeras luces del alba, del día siguiente, el Gran Capitán recorrió con sus oficiales el campo de batalla, sembrado aún de heridos y muertos. El general español encontró al francés muerto y desnudo. Ordenó que lo trasladaran a la iglesia de San Francisco de Barletta, donde fue inhumado con los honores propios de su rango.

El pintor ha reducido la escena a los personajes principales, que aparecen en un primer plano: los dos generales, por lo que también se le conoce como “Los Dos Caudillos”. El fondo se simplifica con suaves llanuras en las que se pueden distinguir tropas en movimiento y el humo de los incendios.

Este cuadro fue adquirido por el Estado por 1.600 escudos y hoy día lo podemos ver en el Senado, formando parte de lo que se conoce como Prado Disperso.

Bibliografía

A.A.V.V.: Catálogo especializado. Billetes de España. Editorial Edifil. 3ª Edición. Madrid, 2002.

Biografías y Vidas: Gonzalo Fernández de Córdoba.

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/fernandez_cordoba.htm

Museo del Prado. Enciclopedia

José Casado Alisal:

https://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/casado-del-alisal-jose/

Arte Historia

http://www.artehistoria.com/v2/obras/11021.htm

Autora: Vanessa Montesinos Muñoz. Perito Antiques.

[email protected]

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti