www.numismaticodigital.com
La escasez monetaria durante la Transición (III). El caso particular de Cataluña.

La escasez monetaria durante la Transición (III). El caso particular de Cataluña.

Por Fernando López del Burgo

miércoles 05 de agosto de 2015, 05:08h
Aunque fue un serio inconveniente en todo el territorio español, la escasez de numerario para las pequeñas transacciones cotidianas se convirtió en un grave problema en toda Cataluña y especialmente en la ciudad de Barcelona. El trueque y las devoluciones en especie que se habían venido practicando hasta entonces tuvieron que ser sustituidas, como antaño, por vales y fichas de emisión privada.

A pesar de que el Banco de España facilitaba moneda fraccionaria al ritmo constante que marcaba la producción de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid, esta no era suficiente para cubrir las necesidades cotidianas, comerciales, tributarias y fiscales de la población. Durante un periodo de algo menos de dos años y medio, desde mediados de 1977 hasta finales de 1979, la carestía de moneda pequeña, en especial de rubias y duros, se vio suplida por la emisión de vales de papel o cartón, tickets de todo tipo y fichas metálicas o de plástico. Esta nueva moneda de necesidad tuvo que ser aceptada por la población como cambio monetario, pese a ser casi en su totalidad de uso muy localizado, es decir, solamente servía para el pago en los comercios emisores o para el uso de los mismos servicios pagados inicialmente. Pese a sus características, la emisión de vales se extendió rápidamente en las transacciones comerciales y en la prestación de servicios fundamentales, tal vez sustentada por el pequeño valor que representaban.

Como expondría La Vanguardia en uno de sus editoriales: “Hemos llegado ya al primitivo sistema del trueque, a la desafortunada circunstancia de que a uno, cuando paga cualquier cosa, le devuelvan el cambio en sellos de correos, en caramelos, en chiclés, en cajas de cerillas o, lo que es mucho peor, en extraños y peregrinos vales, puestos ya en circulación por diversos comercios. Esta situación nos recuerda los peores meses de nuestra guerra civil, cuando en Barcelona nos pagábamos unos a otros con bonos, boletos o timbres postales en los que nadie creía”.[1]

La mayor parte de los vales de necesidad puestos en circulación fueron creados por los propios comerciantes y empresarios afectados para poder seguir desarrollando sus actividades con la menor incidencia posible. En general, para poder ampliar su uso a varios comercios o zonas determinadas de la localidad, fueron emitidos por sus sociedades correspondientes: agrupaciones de comerciantes, asociaciones de vecinos, barrios, instituciones, mercados tradicionales, supermercados, etc. Otro de los sectores más afectados por la falta de moneda fraccionaria fue el de servicios, y especialmente su incidencia en el transporte público, ya que era un elemento fundamental para el habitual desarrollo de la economía y era masivamente utilizado por la población. Las empresas del sector emitieron también vales y tickets para poder devolver el cambio a los pagos de sus clientes. En general, todo aquel establecimiento que realizará alguna transacción monetaria durante este periodo emitió o utilizó vales de necesidad [2].

El importe de estos vales suele corresponder a valores de entre 1 y 5 pesetas [3], aunque también podían equivaler a productos de primera necesidad o servicios cotidianos. En general, los vales se elaboraron en un formato rectangular de pequeño tamaño, para que no fueran doblados al introducirse en las carteras y monederos, y alargar así su vida útil, aunque también se fabricaron en tamaños superiores y con otras formas. Algunos mercados incluso llegaron a fabricar fichas metálicas y de plástico con el fin de hacerlas más duraderas que el papel. Con este fin, durante los años 1977, 1978 y 1979, en Cataluña se fabricaron millones de vales, que contaban en su mayoría con algún elemento identificativo a modo de seguridad: firmas, sellos, numeración, fecha de emisión, fecha de caducidad, etc. Dado que estos vales, tickets y fichas eran aceptados por la credibilidad de cada uno de sus emisores, se podrían dividir en los siguientes tipos:

  • Los vales y fichas respaldados únicamente por la confianza en los propios empresarios.
  • Los vales o talones no compensables [4], sustentados por una cuenta corriente abierta en alguna de las entidades financieras de las cercanías. Que a su vez se podrían subdividir en otros dos:

o Fabricados por particulares y asociaciones de comerciantes.

o Fabricados por las propias entidades bancarias para facilitar la labor de sus clientes e intentar captar otros nuevos.

Por la escasez de calderilla: Vales de cartón por pesetas en Barcelona.

Barcelona, 15. (Pyresa.) Ante la curiosa e insólita escasez de monedas de una peseta que existan en Barcelona, la Asociación de Vendedores del Mercado de Abacería Central de Barcelona han emitido unos vales en cartón por valor de una peseta, con garantía sobre su cuenta corriente en la Caja de Ahorros de Cataluña, vinculada a la Diputación Provincial.

Muchos barceloneses mayores de cincuenta años han recordado, a este propósito, idéntica medida surgida durante la guerra civil, en cuya época, y ante la desaparición de las monedas de plata y de cobre –materiales estimados de utilidad bélica por aplicación inmediata o por razones de conversión en divisas- surgieron vales y acuñaciones de papel, cartón y metal por equivalencias de monedas fraccionarias, a cargo de la Generalidad, Ayuntamientos, comités políticos, entidades sindicales, y aun de fábricas y grandes complejos comerciales. La tolerancia de dicha moneda fraccionaria autóctona y la emisión de la correspondiente a la Generalidad, así como la posterior retirada de todas ellas fue sancionada por don Josep Tarradellas, a la sazón consejero de finanzas de la Generalidad de Cataluña.

Hemeroteca ABC. Miércoles, 16 de noviembre de 1977. Pág. 45.

Vales y fichas sin respaldo bancario

Vale de 1 peseta numerado, emitido por Transportes Urbanos, S.A. (TUSA) y Boix y Cia. de Badalona y Santa Coloma de Gramanet. Cortesía de tomarini99.

Fichas metálicas de 1 peseta, emitidas por los mercados de Poble Nou y Sant Andreu de Barcelona.

Vale de 1 peseta emitido por la panadería Sant Martí de Barcelona.

Vales circulares de 3 y 5 pesetas emitidos por el Mercado del Porvenir (Alimentación Valbor) y por los Supermercados
El Tiburón de Barcelona. Emisiones de 1978. Cortesía de José Luis Mallor Núñez.


Vales no compensables con respaldo de cuenta bancaria privada


Vale de 1 peseta no compensable, de la Asociación de Vendedores del Mercado Abacería Central de Barcelona, asociado a una cuenta corriente
privada de la Caja de Ahorros de Cataluña. Emitido en Noviembre de 1977. Cortesía de Salvador Jené Villagrasa.

Vale de 5 pesetas no compensable, de la Asociación de Vendedores del Mercado de Sants de Barcelona, asociado a una cuenta corriente privada
del Banco Atlántico. Fecha de caducidad 31-12-79. Cortesía de José Luis Mallor Núñez.

Vales de 3 y 5 pesetas no compensables, de la Asociación de Vendedores del Mercado del Centro de Cornellá de Llobregat, asociados a una cuenta
corriente privada de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona. Fecha de caducidad 31-12-78. Cortesía de Salvador Jené Villagrasa.

Vale de 1 peseta no compensable, de la Agrupación de Comerciantes y Vecinos de la calle Cruz Cubierta y de la Agrupación de Vendedores del Mercado de Hostafranchs de Barcelona, asociado a una cuenta corriente privada de la Banca Jover. Numerado, sellado y con fecha de emisión 30-1-78 y de caducidad 1-1-1979.

Entre la multitud de vales no compensables emitidos con respaldo bancario, destacan los fabricados por la Caja de Ahorros Layetana. En este caso, los vales fueron fabricados por la propia entidad para sus clientes presentando así algunas medidas de seguridad para dificultar su falsificación. Estaban fabricados en cartón de color blanco con impresión por ambas caras a un solo color, con un tamaño de 68 x 48 mm. (ancho x alto), contaban con numeración correlativa y presentaban el logotipo del banco grabado sobre el papel en su parte central.

Vales de 1 peseta no compensables, emitidos por la Caja de Ahorros Layetana, para la Agrupación de Vendedores de la Plaza de Cuba de Mataró, asociados a una cuenta corriente privada. Numerados y con fecha de caducidad 30-6-79.

Vales de 1 peseta no compensables, emitidos por la Caja de Ahorros Layetana, para la Asociación de Comerciantes y Vecinos de la calle Padilla de Barcelona y para el Centro de Iniciativas Maresme Turístic de Calella.

Calella. La escasez de moneda fraccionaria, pobre imagen para el turista

Aunque parece ser problema a nivel nacional, la escasez de moneda fraccionaria que sufre el mercado en esta zona del Maresme, ha llegado a tal extremo que perturba gravemente las operaciones mercantiles. Por supuesto, se ha acentuado más el problema y creado mayor malestar en la época turística, qua obliga e comerciantes y consumidores a habilitar como sustitutivos sellos de correo, vales, etcétera, incluso golosinas y otras chucherías para los niños.

Si los del país no sabemos explicarnos tamaña anomalía, ya puede uno imaginarse el asombro o, mejor dicho, la pobre impresión que ese tipo de problema está causando a los extranjeros. Circunstancia inconcebible, que nada favorece la imagen y prestigio del país.

Huelga decir el grado de preocupación y malestar que cunde en los medios bancarios, ante la imposibilidad de atender al cliente, al cortárseles las fuentes habituales de suministro normal y, muy concretamente, la del propio Banco de España.

Para hacer frente a tal anomalía, que alcanza a todo tipo de moneda fraccionaria y, cuando menos, para paliar el problema, alguna entidad de ahorro, así como el Centro de Iniciativas «Maresme Turistic», previa autorización de los medios competentes, han puesto en circulación unidades o vales canjeables por moneda normal. En definitiva, le opinión generalizada es que si bien puede aceptarse, y aún relativamente, en el ámbito local, como caso de emergencia, soluciona en muy escasa medida el problema, y más cuando en la hora presente la vida comercial ya gira en torno al turismo.

La Vanguardia. Martes, 6 de junio de 1978. Pág. 36.

Próxima entrega: “Los vales de ahorro de las cajas catalanas (IV)”

NOTAS

[1] La Vanguardia. Tribuna. Viernes, 17 de febrero de 1978. Pág. 7.

[2] No es objeto de este trabajo la catalogación de los vales y fichas utilizados durante la transición española en sus diferentes regiones. Su gran variedad y complejidad requiere un estudio mucho más detallado y laborioso.

[3] Debido a la gran inflación que sufrió España durante la transición el importe de 50 céntimos prácticamente dejó de tener sentido en las prácticas comerciales.

[4] El valor de los talones o vales no compensables es librado sobre la cuenta corriente particular de cada emisor, sin que el banco sea responsable de su posible falta de fondos.

BIBLIOGRAFÍA (III)

Los datos aportados a este trabajo han sido recopilados de las siguientes fuentes:

HISTORIA Y ECONOMÍA:

  • HERNÁNDEZ ANDREU, Juan. “Economía política de la transición en España (1973-1980)”. Editorial Complutense. Madrid. 2004.
  • MOZO GAYO, Almudena. “El asambleísmo en la transición: La experiencia de la Casa de la Moneda de Madrid (1977-87)”. Cuadernos de relaciones laborales nº 3. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. 1993. Págs. 95-106.
  • PAN-MONTOJO GONZÁLEZ, J. “Política y gasto social en la Transición, 1975-1982”. Incluido en “Historia de la Hacienda en el siglo XX. Monografía 2002.” Instituto de Estudios Fiscales. Ministerio de Hacienda. 2002. Págs. 236-240.
  • SÁEZ, José Luis. “Economía y política en la transición y la democracia”. Papeles de la Fundación nº 64. Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales y los autores. Madrid. 2001.
  • Hemerotecas de los periódicos ABC y LA VANGUARDIA.

[http://www.abc.es] [http://www.lavanguardia.com]

NUMISMÁTICA:

  • ALEDÓN, José María. “La Peseta. Catálogo básico”. Madrid. 1997.
  • GARCÍA, Miguel Ángel. “La Peseta”. 2011. Edición no venal. Publicado en el desaparecido portal NUMISMA. [http://www.numisma.org]
  • CURIOSIDADES NUMISMÁTICAS. Blog de José Ramón Vicente. Artículos: “Monedas de Cartón (II)” y “Fichas del Mercado de Barcelona”.

  • José Luis Mallor Núñez.

Tienda de coleccionismo “lossitioszaragoza” en el portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/lossitioszaragoza]

  • NUMISMÁTICA BORRÁS.

[http://www.numismaticaborras.com]

  • Salvador Jené Villagrasa.

Tienda de coleccionismo “canut” en el portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/canut]

  • Tomarini99

Tienda de coleccionismo “tomarini99” en l portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/tomarini99]

  • EBAY. Portal de subastas por internet.

[http://www.ebay.es]

  • TODOCOLECCION. Portal de coleccionismo por internet.

[http://www.todocoleccion.net]

Este trabajo está abierto a debate y a la aportación de nuevos datos y conclusiones.

Fernando López del Burgo [[email protected]]



Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti