www.numismaticodigital.com
La escasez monetaria durante la Transición (V): Las acuñaciones extranjeras de 1978

La escasez monetaria durante la Transición (V): Las acuñaciones extranjeras de 1978

Por Fernando López del Burgo

miércoles 07 de octubre de 2015, 09:01h
Para intentar solucionar la escasez de moneda existente en España y evitar en lo posible su acaparamiento, las autoridades económicas ampliaron el número de las acuñaciones previstas para 1978. Ante la imposibilidad de realizarlas en el plazo previsto, una gran cantidad fue fabricada en el extranjero.

Una vez acabado el verano de 1977, la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre continuó produciendo casi con total normalidad la segunda serie de moneda a nombre de Juan Carlos I (esta vez formada exclusivamente por piezas de 1, 5 y 25 pesetas). Aunque el número de monedas acuñadas de estos tres valores fue superior a las del año anterior, el problema de escasez de calderilla se continuó agravando en toda España con el resurgir de varios rumores. La nueva moneda acuñada fue distribuida rápidamente a través de las oficinas del Banco de España, pero una vez puesta en circulación desaparecía en un gran porcentaje, debido a su acaparamiento.

“Se estudia la importación de moneda fraccionaria para hacer frente al acaparamiento de los particulares.

Madrid, 9.- La escasez que se viene registrando de moneda fraccionaria obedece a distintas causas, si bien una de las más importantes es el acaparamiento, según señala Mariano Rubio, subgobernador del Banco de España.

Entre las causas, indica el señor Rubio, figuran la proliferación de oficinas bancarias que durante el último año han aumentado en 2.000, el incremento de máquinas de monedas y de servicios, como el de autopistas de peaje, en las que es necesaria la utilización de monedas, y no de billetes, así como la inflación, que lógicamente mueve más dinero, y el acaparamiento por parte del público.

En este sentido ha habido un doble acaparamiento –indica- por su parte, la gente que pensaba que había que guardar las monedas de Franco ya que dentro de algunos años tendrían más valor, y, al mismo tiempo, un acaparamiento de las monedas del Rey.

En relación al rumor que decía que el valor de la peseta era superior a esa cantidad, el subgobernador del Banco de España indica que efectivamente se ha especulado en algún medio informativo con esta posibilidad como justificación de la carestía de moneda, pero es falso. “El valor de la peseta rubia, valor de fabricación, es inferior al de una peseta”, dijo.

Más adelante, el subgobernador del Banco de España añade que España fue el segundo país en emisión de moneda durante el último año. Sólo nos supera en este sentido Inglaterra. En este momento la cifra es de 13 monedas por habitante.

“Nuestra fabricación es muy alta –señala Mariano Rubio- y, llegado este punto, quisiera matizar que la acuñación de moneda se hace a través de la Fabrica de la Moneda, y que el Banco de España es sólo el intermediario, un distribuidor. En la actualidad mantenemos conversaciones con la Fábrica de la Moneda para aumentar su capacidad, e incluso hemos estudiado la posibilidad de importación de moneda para conseguir que este clima de acaparamiento desaparezca.”- Cifra.

Hemeroteca La Vanguardia. Sábado, 10 de diciembre de 1977. Pág. 12.

Como se puede ver en los siguientes datos de fabricación, en 1977 la producción de moneda de 1 peseta se incrementó en un 37% y la de 25 pesetas en un 29%, pero en cambio la de 5 pesetas apenas un 2,5%. A continuación se muestran los datos de las cantidades acuñadas de cada serie durante los años 1976 y 1977 [1]:

A principios de 1978, la urgencia de la situación obligó al gobierno a elevar la cantidad de moneda que se debía introducir durante el año. Dado que la F.N.M.T. no tenía la capacidad de producirla en los plazos que determinaba la administración, el Consejo de Ministros en sesión de 2 de marzo, autorizó la externalización de una gran parte de la fabricación de las piezas de 1 y 5 pesetas. Con el fin de evitar de nuevo su atesoramiento por parte de los coleccionistas, los punzones fueron fabricados en España sin marcas distintivas, con la marca de ceca de Madrid.

Acuñación de moneda para resolver la actual escasez.

La acuñación de moneda fraccionaria para el ejercicio de 1978 ascenderá a un importe máximo de 8.250 millones de pesetas, con lo cual se solucionará el grave problema que tiene planteado principalmente las grandes poblaciones, y que se ha acentuado en los últimos días.

Dentro de este límite, y con carácter mínimo, se acuñarán y se entregarán al Banco de España para su puesta en circulación, en una primera etapa las siguientes monedas: de una peseta, 260 millones; de cinco pesetas, 925 millones; de 25 pesetas, 650 millones; y de 50 pesetas 665 millones.

Posteriormente se realizarán emisiones hasta completar la cantidad acordada inicialmente.

Hemeroteca ABC. Sábado, 18 de febrero de 1978. Pág. 31.

Quinientos millones de “rubias” para 1978.

Debido a la media de tres millones y medio de piezas tiradas a diario por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, la escasez de moneda fraccionaria va dejando de ser un problema serio para los cambios periódicos que realizamos los españoles en nuestras compras. La Fábrica de la Moneda cumple diariamente los encargos de la Dirección General del Tesoro, encaminados a concluir la falta de sobre todo “rubias” que desaparecía como consecuencia de diversos factores ya conocidos por todos.

…La producción prevista para el año en curso supone un incremento de más del 50 por ciento sobre el año anterior. En conjunto se fabricarán mil millones de monedas, distribuidas de la siguiente manera: 500 millones de una peseta; 350 millones de 5 pesetas; 125 millones de 25 pesetas; y 25 millones de 50 pesetas.

Con estas cantidades la acuñación de monedas en España se sitúa al mismo nivel que las que circulan por Europa y en algunos casos queda superada. (extracto)

Hemeroteca La Vanguardia. Miércoles 5 de abril de 1978. Pág. 32.

Las monedas de 1 peseta con fecha 1975*(19-78) fueron acuñadas por la Casa de la Moneda de Chile, con la colaboración de la empresa Armat Metalúrgica (140 millones de piezas), por la British Royal Mint (80 millones) y por la Casa de la Moneda de Madrid (383 millones). Las piezas de 5 pesetas, de la misma fecha, fueron acuñadas por la Royal Canadian Mint (95 millones de piezas), por la Casa de Moneda de Stuttgart en colaboración con la casa Vereinigte Deutsche Metallwerke V.D.M. (60 millones) y por la Casa de la Moneda de Madrid (257 millones).

Como se puede ver, la cantidad de moneda acuñada en 1978 fue muy superior a los años anteriores:

Coincidiendo con los debates sobre el anteproyecto de Constitución que se desarrollaban en la Comisión de Asuntos Constitucionales, en mayo de 1978, las piezas de la nueva serie, fabricadas en Madrid, comenzaban a distribuirse por toda la geografía española. Pocos meses después comenzaría a llegar el resto de moneda fabricada en el exterior por las cecas de Chile, Canadá, Gran Bretaña y Alemania. A finales de año, coincidiendo con el referéndum de la Constitución [2] la escasez de moneda se había solucionado prácticamente en su totalidad, pero pasarían todavía muchos meses hasta alcanzar la normalidad circulatoria.

Procedente de Chile. Ha llegado un barco cargado de… pesetas.

Madrid, 4- 36 millones de “rubias” han sido desembarcadas en Santander del carguero griego “Azalea”. Otro barco, también cargado de pesetas, ha llegado al puerto de Valencia. Ambos procedían de Chile, donde las monedas han sido acuñadas con moldes de nuestra Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Hemeroteca La Vanguardia. Sábado. 5 de Agosto de 1978. Pág. 3.

Procedentes de Chile. Llegan a Santander 42 millones de pesetas “rubias”.

Se ha encargado a Inglaterra la fabricación de monedas de duro y cinco duros.

Cuarenta y dos millones de pesetas “rubias”, fabricadas en Chile, han sido transportadas hasta Santander a bordo del buque español “Valle de Orozco”, que procedía de Valparaíso. Según ha informado Efe, las “rubias” ocupan doscientas cajas y forman parte del encargo realizado en su día a Chile por la Casa de la Moneda española, dada su escasez en nuestro país. El mes de junio último llegó a Santander la primera remesa de “rubias” procedente de Chile. En aquella ocasión fueron treinta y seis millones de pesetas, transportadas en el buque “Azalea”, de bandera griega. El puerto santanderino será el único autorizado para recibir esta mercancía.

Para la fabricación de pesetas “rubias” en chile fue necesario el envío a dicho país de los correspondientes moldes. En relación con este nuevo envío, ha trascendido la noticia de que España ha encargado a Inglaterra la fabricación de monedas de 5 y 25 pesetas, ante la necesidad existente de moneda fraccionaria.

Hemeroteca ABC Sevilla. Martes, 12 de septiembre de 1978. Pág. 18.

Duros para el cambio. Ayer llegaron a Sevilla catorce millones en monedas acuñadas en Canadá.

Anoche llegaron a Sevilla, procedentes de Cádiz, catorce millones de pesetas en duros. Las monedas, fabricadas en Canadá, habían sido descargadas durante la mañana del barco que las transportaba en el puerto gaditano, y trasladadas en camión al Banco de España de esta capital. Veintiocho cajas conteniendo cada una cien mil monedas de duro, con un peso total de catorce toneladas, fueron descargadas a últimas horas de la noche, bajo la atenta vigilancia de fuerzas de la Guardia Civil y Policía Armada.

Tras las huelgas producidas en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, y debido a la gran escasez de moneda fraccionaria, se encargó a Canadá, Chile y Alemania la producción de duros, que –excepto en el caso de los chilenos, que han tenido que ser devueltos por defectuosos- van a remediar la crítica situación que padecía el país.

Hemeroteca ABC Sevilla. Miércoles, 13 de septiembre de 1978. Pág. 48.

Veinte millones de “rubias” para Barcelona.

El anunciado cargamento de veinte millones de pesetas “rubias” para Barcelona, cuya remesa adelantó hace unos días el gobernador del Banco de España, llegó ayer a nuestra ciudad. La moneda fraccionaria fue transportada en grandes cajas en dos camiones y procede de la Fábrica de Moneda de Chile. La Delegación del Banco de España cuidará de la distribución de estos veinte millones de pesetas, como ya hizo anteriormente con otros 87 que se han repartido durante los nueve primeros meses de este año. Con esta última aportación se considera superado el problema de escasez planteado a últimos de 1977.

Hemeroteca La Vanguardia. Jueves, 12 de octubre de 1978. Pág. 32.

Más de veinticinco mil millones de pesetas. A pesar de la escasez, hay más monedas fraccionarias que el año anterior.

Los últimos datos hechos públicos por el Banco de España, que corresponden a finales del mes de julio, señalan que la moneda metálica en circulación en España se elevaba a 25.570 millones de pesetas, frente a 22.759 millones a fines de diciembre anterior, informa Europa Press.

Pese a la escasez que se observa de moneda fraccionaria, los datos del Banco emisor indican que a fines de año la moneda metálica en circulación era de 19.196 millones de pesetas, y unos años antes, al concluir 1972, era de 14.374 millones pesetas.

De la moneda que circulaba al concluir julio último corresponden 9.505 millones de pesetas a moneda de 25 pesetas, 7,553 millones a moneda de 5 pesetas, 5.235 millones a las monedas de 50 pesetas, 2.629 millones a la de peseta, 432 millones a monedas de 100 pesetas y otros 216 millones a monedas de valor inferior a un peseta.

Hemeroteca ABC Sevilla. Viernes, 1 de diciembre de 1978. Pág. 16.

En el plano meramente numismático, estas nuevas acuñaciones proporcionaron también la tercera serie de variantes de la nueva moneda de Juan Carlos I [3]. Aunque los punzones para la acuñación fueron grabados y suministrados por la F.N.M.T., spuestamente idénticos para todas las cecas, estudios posteriores han determinado algunas diferencias entre ellos. En la obra “La Peseta. Catálogo básico”[4], José María Aledón expone que la primera referencia a estas diferencias la realizaron los numismáticos Juan Bautista Miró Agulló y su hijo Juan Carlos Miró Vispo al examinar minuciosamente las monedas procedentes de los envases de cada ceca, determinando las variantes chilena y alemana.

Dado que la F.N.M.T. alegó que todos los punzones fabricados eran idénticos, posiblemente fueron modificados levemente por algunas cecas para poder efectuar su diferenciación con el resto de monedas fabricadas.

Las pesetas chilenas

La primera variante detectada en las piezas de 1978 fue la conocida como peseta chilena. La familia Miró detectó que en los envases procedentes de la ceca de Chile la virgulilla [5] de la Ñ en palabra España, en la leyenda del anverso, era algo más corta que en el resto de monedas, pudiéndose confundir con un punto.

Estudios posteriores, parecen confirmar que también existe una pequeña diferencia en el hincado de los números en el interior de la estrella (fecha de acuñación) en el reverso de la moneda. Las cifras que componen el 78 están más separadas y el 8 cuenta con el círculo superior algo más pequeño.

Las pesetas inglesas

Inicialmente, las pesetas fabricadas en la British Royal Mint también se denominaron pesetas chilenas al contar con la misma marca característica (la virgulilla más corta) y no poder distinguirse de estas. Posteriormente se ha postulado que existen dos diferencias para su catalogación: estas monedas cuentan con un pequeño punto en la N de la palabra JUAN de la leyenda del anverso y además las cifras que componen el 78 se encuentran algo separados, con el 8 ligeramente girado.

Las pesetas españolas

Las pesetas fabricadas en la F.N.M.T. cuentan con la virgulilla de la Ñ de ESPAÑA de tamaño normal y con un pequeño punto en la N de la palabra JUAN, al igual que las pesetas inglesas. En cuanto a las cifras incusas de la fecha de acuñación, ambos números se encuentra muy próximos y verticales.

Los duros alemanes

Según el estudio realizado por los numismáticos Miró, las monedas de 5 pesetas procedentes de los envases de la ceca alemana cuentan con una mejor calidad de acuñación, distinguiéndose claramente del resto. Además de una mejor definición de los diseños, se pueden distinguir en la cruz superpuesta al orbe en la parte superior de la corona real del escudo. Por este motivo a esta variante también se la ha denominado como globo crucífero. [7]

Los duros españoles y canadienses

Los duros acuñados en 1978 no cuentan con marcas diferenciadoras en sus punzones, pero si en su calidad. Las piezas realizadas en la F.N.M.T. y en la Royal Canadian Mint cuentan con una acuñación algo menos definida y no se pueden diferenciar entre ellas.

Miguel Ángel García, en su trabajo “La Peseta” [8], afirma que las piezas de 5 pesetas acuñadas en 1978 también pueden diferenciarse por la fecha incusa en las estrellas de su reverso. Las producidas en la F.N.M.T. cuentan con las cifras que componen el 78 más pequeñas, muy próximas y verticales, y las fabricadas en Alemania y en Canadá algo más separadas y con el 7 ligeramente girado. Por lo tanto añadiendo la diferenciación en la calidad de la acuñación, si se distingue la cruz del orbe o no, las monedas de las tres cecas pueden ser diferenciadas.

Los siguientes datos muestran la cantidad de moneda acuñada por la F.N.M.T. de Madrid durante 1979, que como se puede observar fue también muy superior a la de las dos primeras series. Este año aumentó considerablemente la circulación de los valores de 25 y 50, más de un 40% con respecto a 1978:

Este año, si se emitió una nueva cartera con monedas para coleccionistas en calidad PROOF, con todos los valores acuñados de la serie [10].

Con estas nuevas aportaciones de moneda la escasez circulatoria se fue estabilizando hasta desaparecer por completo a finales de 1979. En el perio do 1977-78 la cantidad de moneda metálica aumentó en 189.409 millones de pesetas, y la de billetes en 201,3 millones. Con las emisiones de 1979, la calderilla circulante volvió a aumentar en 119.899 millones de pesetas, pero disminuyó el número de billetes en circulación. En sólo dos años, el incremento de moneda fabricada estuvo próximo al 60%, equivaliendo a un 49% del total de la moneda en circulación.[11]

NOTAS

[1]Todos los datos de acuñación de moneda se han extraído del libro “La Peseta. Catálogo básico”, de José María Aledón.

2 6 de diciembre de 1978.

3 En 1976 y 1977, la F.N.M.T. emitió unas carteras destinadas a coleccionistas con acuñaciones en calidad PROOF. La serie de 1978 no se emitió en este tipo de estuches. Las tiradas fueron de 400.000 y 1.065.000 respectivamente.

4 “La Peseta. Catálogo básico” de José María Aledón. Madrid. 1997.

5 La virgulilla es el signo ortográfico que forma parte de la letra “ñ”. Este signo también es conocido como tilde.

6 Transformación de la imagen creada por Jesús Losada, extraída del foro Imperio Numismático.

7 Cabe destacar la existencia de una variante de la moneda de 5 pesetas acuñada en 1876 también denominada globo crucífero.

8 “La Peseta”, de Miguel Ángel García. 2009. Edición no venal distribuida a través del portal Numisma.

9 Transformación de las imágenes publicadas por Miguel Ángel García.

10 Con una tirada de 350.000 unidades.

11ABC, 25 de noviembre de 1979. Págs. 131-132.

BIBLIOGRAFÍA (V).

Los datos aportados a este trabajo han sido recopilados de las siguientes fuentes:

HISTORIA Y ECONOMÍA:

  • Hemerotecas de los periódicos ABC y LA VANGUARDIA.

[http://www.abc.es] [http://www.lavanguardia.com]

NUMISMÁTICA:

  • ALEDÓN, José María. “La Peseta. Catálogo básico”. Madrid. 1997.
  • BAJO MIGUÉLEZ, Juan Bautista. “Variantes en las acuñaciones del reinado de Juan Carlos I”. Madrid. 2002.
  • GARCÍA, Miguel Ángel. “La Peseta”. 2011. Edición no venal. Publicado en el desaparecido portal NUMISMA. [http://www.numisma.org]
  • MARÍN GONZÁLEZ, José María. “Vermonedas. Variantes y errores numismáticos”. Madrid. 2004.
  • CURIOSIDADES NUMISMÁTICAS. Blog de José Ramón Vicente. Artículos: “Monedas de Cartón (II)” y “Fichas del Mercado de Barcelona”. [http://www.curiosidadesnumismaticas.blogspot.com]
  • IMPERIO NUMISMÁTICO. Foro numismático dedicado al estudio, y a la identificación, de monedas, billetes y algunos objetos relacionados con la numismática.

[http://www.imperio-numismático.com]

  • IDENTIFICACIÓN NUMISMÁTICA. Foro de numismática.

[http://www.identificacion-numismatica.com]

  • José Luis Mallor Núñez.

Tienda de coleccionismo “lossitioszaragoza” en el portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/lossitioszaragoza]

  • NUMISMÁTICA BORRÁS.

[http://www.numismaticaborras.com]

  • Salvador Jené Villagrasa.

Tienda de coleccionismo “canut” en el portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/canut]

  • Jesús Losada. Colaborador de IMPERIO NUMISMÁTICO.
  • Tomarini99

Tienda de coleccionismo “tomarini99” en l portal TODOCOLECCION.

[http://www.todocoleccion.net/usuario/tomarini99]

  • EBAY. Portal de subastas por internet.

[http://www.ebay.es]

  • TODOCOLECCION. Portal de coleccionismo por internet.

[http://www.todocoleccion.net]

Este trabajo está abierto a debate y a la aportación de nuevos datos y conclusiones.

Fernando López del Burgo [[email protected]]

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti