www.numismaticodigital.com

Nuevos Billetes de los Bancos de Crédito

Nuevos Billetes de los Bancos de Crédito

Por Ramón Cobo Huici

miércoles 03 de febrero de 2016, 02:06h

Escucha la noticia

Aun reconociendo que dentro de la notafília el coleccionismo de las emisiones de las entidades de crédito es minoritario, creemos que es útil el conocimiento de su papel moneda ya que éste se empleó como medio de pago sin diferenciarse en su uso del billetaje del Banco de España o de los bancos provinciales autorizados por el Estado para emitir billetes.

Es preciso insistir en el hecho de que estos documentos deben considerarse como billetes desde el punto de vista del coleccionismo a pesar de que algunos coleccionistas y hasta entidades numismáticas creen, por desconocimiento de su génesis y utilización, que son, simplemente, obligaciones empleadas como elementos de inversión y, por consiguiente, coleccionables en el apartado de la escripofilia.

Recordemos que las Sociedades de Crédito fueron creadas por la ley de 28 de enero de 1856 y que podían asimilarse a lo que hoy denominamos banca industrial, ya que el objeto societario fundamental era el crédito industrial.

Por otra parte, la emisión de papel moneda es el sistema de financiación más económico existente: Se adquiere una cantidad de efectivo, metálico o papel moneda de mayor garantía, sin pagar intereses, y con el único inconveniente, que la devolución del “préstamo” debe de hacerse, a petición del portador, de forma prácticamente inmediata.

Si no existen leyes que regulen claramente el sistema de emisión de papel moneda y que impidan, de forma coercitiva, la circulación de elementos similares, todas las entidades que necesiten efectivo para su desarrollo, intentarán, siempre que el mercado lo acepte, buscar el sistema más económico de financiación, es decir, procurarán emitir papel moneda. De aquí se desprende que las Sociedades de Crédito y los bancos comerciales, una vez que el privilegio de emisión se reservase para el Banco de España, emitiesen papel moneda bajo el subterfugio de obligaciones, pagarés o billetes de baja denominación.

Pensamos que es interesante dar a conocer nuevos ejemplares, desconocidos hasta fechas muy recientes, procedentes de los archivos de los fabricantes y puestos en el mercado a través de subastas.

Comenzamos con el ejemplar más antiguo, de la Sociedad del Crédito Cántabro, de valor 2.000 reales, del que únicamente conocemos la impresión calcográfica previa. No conocemos ningún otro valor de esta entidad. Esta sociedad tuvo como principal inversión industrial, y principal objetivo para crearse, la construcción del ferrocarril “Isabel II” entre Alar de Rey y Santander con el objetivo de dar salida a los excedentes de trigo de Castilla.

Esta obligación es al portador con las indicaciones de “pagará al portador” y “podrá anticiparse la amortización”. Ambas indicaciones nos muestran que las obligaciones estaban previstas para su circulación como papel moneda.

El grabado fue efectuado por el profesor Antonio Roca, el mismo que efectuó el grabado de las obligaciones de las primeras emisiones de la Sociedad de Crédito Banco de Reus o las anteriores del Banco de Reus, e impresas por la Imprenta Hijos de Martínez de Santander al igual que las acciones de la sociedad.

El segundo ejemplar es un 200 reales de la Sociedad de Crédito Vasco.

Esta entidad fue fundada en 1862, siendo liquidada en 1868. En los archivos del Banco Bilbao figura que el banco elevó quejas ante el Ministerio de Hacienda porque siendo la única entidad autorizada para emitir billetes en la provincia, estaba sufriendo la competencia de la recientemente fundada Sociedad Crédito Vasco por la emisión de “obligaciones o talones de pago” que le originaban grandes disminuciones en el número de sus billetes en circulación. Esta emisión de la entidad crediticia llevó a una auténtica batalla comercial, ya que intentó desprestigiar los billetes del Banco de Bilbao, por medio de la prensa, intentando forzar el reembolso de los billetes por plata circulante, intentando que la entidad no pudiese hacer frente a los pagos.

El ejemplar que conocemos es un specimen, impreso por Bradbury. Posee una marca al agua muy contrastada con las leyendas: LA SOCIEDAD DE CRÉDITO VASCO – BILBAO, con el escudo de Bilbao en el centro. Dado que se especifica como serie A damos por supuesto que se emitirían, o al menos se imprimirían, los valores habituales en la época, es decir, hasta el valor de 2.000 reales.

Interesante el que se especifique en la obligación, “Podrá anticiparse la amortización”, lo que le da el carácter de billete bancario.

El tercer ejemplar es el valor de 100 reales de vellón del Crédito Comercial de Jerez de la Frontera.

Su aspecto es muy similar a los billetes del Banco de Jerez y como dato diferencial, respecto a los billetes de otras entidades similares, hay que resaltar que indica que se “Pagará al portador 100 reales de vellón después de -------”, es decir, que se marca una fecha antes de la cual no se efectúa la devolución en dinero de curso legal aunque desconocemos si ese plazo sería muy corto, lo que equivaldría a ser una cláusula justificativa ante la Administración, sin mayor importancia para el tenedor.

Por otra parte, refleja su condición de obligación en la matriz pero en el cuerpo a entregar al tenedor solo indica el “pagará al portador…” con lo cual le da un total aspecto de billete bancario, ocultando su carácter de obligación. Posee una marca al agua muy contrastada con las leyendas: CREDITO COMERCIAL – JEREZ DE LA FRONTERA - 100, la primera y tercera en azul y la segunda en blanco.

Tanto este billete como el anterior del Crédito Vasco, están impresos por Bradbury sobre el tipo de papel habitual en los billetes provinciales legales, un papel delgado pero muy resistente, teniendo, únicamente, impresión en el anverso.

Las últimas novedades que presentamos corresponden al Crédito Balear, billetes también impresos por Bradbury y procedentes de su archivo.

En un artículo anterior http://www.numismaticodigital.com/noticia/7424/articulos-numismatica/el-papel-moneda-del-credito-balear.html habíamos reseñado los billetes emitidos por este banco en 1874 así como las calcografías del anverso de valores de 1880 y un specimen de 1.000 pta. con fondos policolor. Posteriormente hemos conseguido el valor de 500 pta., homólogo del 1.000 pta. anterior, cuya imagen adjuntamos.

Habíamos dado por supuesto que estos dos últimos billetes eran los billetes muestra, tal como iban a ser fabricados. Nos sorprendió que, recientemente, se subastaran dos ejemplares de 25 y 500 pesetas con las mismas impresiones calcográficas que ya conocíamos para la emisión de 1880, pero impresos sobre papel de color, azul y naranja, idéntico a los empleados en los billetes de los bancos provinciales autorizados o en los de crédito de la década de los 60. Estos nuevos billetes llevaban marca al agua con la leyenda Crédito Balear – Palma de Mallorca y el escudo de Mallorca en el centro.

Sin duda éste debería ser el aspecto de los billetes a emitir, habiéndose desechado los policromados bien por ser más elevado el coste de fabricación o, lo más probable, porque el nuevo aspecto los equiparaba a los billetes legales de los bancos provinciales.

Desconocemos si llegó a efectuarse la impresión de los billetes de esta última emisión, o no se pasó de los ejemplares de muestra, ya que en la Real Orden de 2 de Febrero de 1880, se exigía que las obligaciones tuviesen amortización y vencimiento fijos, además de que estuviesen explicitados los cupones de pago de intereses, condiciones que impedían la validez de circulación de estas obligaciones en las condiciones en que estaban impresas.

Por otra parte, el Banco de España instó la retirada de las obligaciones al portador en circulación de Crédito Balear, por lo cual el gobernador civil de la provincia dio la orden de retirada correspondiente, que fue cumplida en plazo. Con estos antecedentes lo normal es que estas obligaciones fechadas enero de 1880 no llegaran a emitirse aunque pudiesen haber fabricado.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti