www.numismaticodigital.com

Nummus Romae

La República

La República

Por José A. Jiménez Peris

miércoles 11 de mayo de 2016, 04:28h

En las siguientes líneas, vemos cómo en Roma se instaura la República y desaparece el ganado como unidad de cuenta para los intercambios comerciales, dando paso a lo que podríamos definir como el antecedente más próximo a la moneda.

Derrocado el rey Tarquino, el Senado acordó abolir la monarquía y castigar con la pena de muerte a quien tratara de restaurarla. Lucio Junio Bruto, esposo de la joven violada y Lucio Tarquinio Colatino fueron designados como primeros pretores de la nueva institución. El término pretor era sinónimo de cónsul hasta que, a partir de 366 a. C., se denominaron con ese nombre a los magistrados que se encargaban de administrar justicia.

El Senado adquirió mayores prerrogativas que con la monarquía pasando a refrendar, a través de su auctoritas, los actos de los cónsules, y extendiendo su competencia sobre la actuación de otros magistrados y Comicios (órganos de representación pública del pueblo romano) en temas religiosos, conflictos entre magistrados, policía, indultos y conmutaciones de penas en los crímenes, asuntos militares y financieras. La competencia sobre tratados internacionales le estaba reservada en exclusiva.

La llegada de la República vino acompañada de una profunda crisis social que enfrentó a patricios y plebeyos. La expansión territorial implicaba una guerra continua y los plebeyos no podían cultivar sus tierras ni ejercer sus oficios por las continuas levas de soldados y la inseguridad derivada del ambiente bélico. Para subsistir debían endeudarse y, al no poder pagar los créditos recibidos, eran despojados de sus bienes y cuando esto no era suficiente se convertían en esclavos.

El ambiente era tan desesperado que abandonaron la ciudad con la intención de fundar otra. Ante esa situación, los patricios solicitaron su regreso accediendo a nombrar dos magistrados llamados tribunos de la plebe para que defendieran sus prerrogativas. La situación mejoró, pero no alcanzaron la igualdad de derechos hasta el año 300 a. C.

Cicerón denunciando a Catilina en el Senado. Fresco de César Maccari. Sala Maccari (Palazzo Madama) Senado de Italia.

http://ue2014.parlamento.it/79?raccolta_media=15

Entre tanto, el engrandecimiento de Roma avanzaba mediante las guerras contra los latinos del Lacio, etruscos, umbros, galos cisalpinos, samnitas de la Campania y griegos de la Magna Grecia. En el año 509 a. C. final de la monarquía, el territorio romano abarcaba unos mil kilómetros cuadrados y en el 272 a. C. al término de la guerra en la Magna Grecia contra Pirro y Tarento, tenía una extensión de 130.000 km².

La conquista del sur de Italia estaba concluida, aunque debió transcurrir un siglo más hasta que el valle del Po y Liguria se integraran definitivamente en los dominios romanos.

Pueblos de la península italiana en el siglo IV a. C. www.google.es

La economía cambió pasando a ser más comercial y dependiendo, por tanto, cada vez más del abastecimiento exterior.

El proceso expansivo generó un desequilibrio productivo motivado por la necesidad de animales de tracción para el transporte de avituallamiento y pertrechos para el ejército. Debido a ello, la ganadería alcanzó una atención privilegiada en detrimento de la agricultura por lo que la recolección de cereales disminuyó notablemente obligando a la importación.

De igual forma se desarrollaron espectacularmente la minería y la metalurgia con objeto de abastecer los requerimientos militares y la construcción de calzadas, que tanta importancia tuvieron para la estructuración del territorio.

A mediados del siglo V a. C., el ganado dejó de utilizarse como referencia comercial y comenzaron a emplearse como medios de pago, rústicos trozos de oricalco (aleación de cobre y zinc), que no tenían forma definida ni diseño alguno. Eran los aes rudes cuyo valor venía dado por su peso que oscilaba entre 8 y 600 gr. Se trataba de la pecunia pesata.

As rudes. http://www. forumancientcoins.com

As rudes. www. google.es

Más tarde, se les dio forma a estos bloques adoptando cada emisor la que mejor le pareció y de aes rudes pasaron a ser aes formatum.

As signatus. Forma de nuez, 13,10 gr.

http://www.coinarchives.com/78ab787f2543ec50a54c96eb37a1ef60/img/soleryllach/1068/thumb02363.jpg

As signatus. Forma de palmeta, 21,66 gr. de peso.
As signatus. Forma de bellota con un peso de 9,79 gr.

A finales del siglo IV a. C. aparecieron los ases signatum. Eran lingotes en los que se introdujeron adornos de animales, ganado principalmente, pecus, de donde se deriva la palabra pecunia, como acepción de dinero. También se adornaron con plantas, granos de cereales u otros motivos como anclas, tridentes, báculos sacrificiales, etc.

Su valor equivalía al de cinco libras griegas (una libra ≈ 327,5 gr)

As signatus. Elefante y jabalí.
Dibujo de un ramo seco.
As signatus. Caduceo, tridente y ancla.
As signatus. Tridente y caduceo. www.google.es

Próxima entrega: As grave (I). Nace la moneda

Bibliografía

Historia Antigua. A. Santamaría. Editorial Prensa Española.

www.formancientcoin.com

www.coinarchives.com

www.wildwinds.com/coins/.

José A. Jiménez Peris

http://historiadelasmonedas.wordpress.com/

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti