www.numismaticodigital.com

“Olimpiqueros” y medallistas

“Olimpiqueros” y medallistas

Por José María Martínez Gallego

miércoles 10 de agosto de 2016, 14:20h

Parece ser que hay lectores que o bien no saben leer todavía con soltura o que desgraciadamente, no entienden lo que leen. Lo malo no son las malas entendederas, sino que, además, vienen acompañadas de respuestas poco agradables, incorrectas y, en algún caso, maleducadas.

Este prolegómeno viene al caso de la afirmación de la pasada semana, en este mismo espacio, sobre la “metecatez galopante” que sigue recorriendo kilómetros de existencia tildando una etapa concreta de nuestra vida y de nuestra historia como la “España gris…”. Para no polemizar más sobre el asunto, pese a que los que aúllan por sentirse vituperados no conocieron esa época, ni la vivieron, ni la sintieron, sólo decir que esa “España” estaba llena de “luz y de color” como la canción que cantaba Marisol en “Tómbola” en los inicios de los 60. Como a color y cinemascope eran los peliculones que veíamos estrenar en las pantallas de cines como “Los Diez Mandamientos”, en los años 50, o el “Ben-Hur” de dos años después… Y en cuanto a la luz, nunca ha vivido España entre tinieblas, hasta que llegó Almodóvar con su peli de 1983… ¿O es que, salvo los ciegos de nacimiento, alguien ha vivido en este país a oscuras en los dos últimos siglos? Y chim-pum.

De política, el cardiólogo recomienda encarecidamente que ni hablar del tema. De los desastres forestales causados por los amigos del bidón y la cerilla, sólo hay que seguir con enorme tristeza las imágenes de los telediarios.

Quienes estos días no se despegan de la cosa visual del salón son los olimpiqueros (dícese de los forofos de los deportes olímpicos), da igual ver a unos señores rompiendo platos a escopetazos, que a once deportistas (con pantalón corto o faldita) armados con un palo, corriendo como si perdieran el tranvía para meter una pelotita en una portería contraria. Eso sin hablar de las casi infantiles gimnastas que hacen piruetas con un arito, con cintas de colorines o con los trastos esos que utilizan los “artistas” del semáforo delante de los coches parados que tiran por alto y los recogen con el talón. Féminas y machotes que se tiran a un pilón grande para comprobar quien llega antes al punto de retorno a base de mover los pies como si tuvieran calambres y los brazos como si quisieran acaparar el agua “pa ello solos”. Claro que lo que más olimpiqueros atrae la tele nacional es el atletismo, ya saben: “tíos y tías” en pantaloncitos cortos y camisetas de tirantes (algunos hasta con leotardos) que salen pitando a ver quién llega antes a la hora de la merienda; o los que se dedican a tirar cosas por el aire a ver quién llega más lejos; o a pegar brincos saltando cosas por el camino; o con un palo muy largo subir muy alto sin tirar otro palitroque puesto adrede para que la gente se lo lleve por delante; o el rey de estos divertimentos, salir corriendo durante 42 kilómetros y llegar al final hecho polvo, casi a gatas y por los suelos.

Y todo para que te cuelguen un cacho de metal al cuello. Es sí, de oro plata o bronce, según los méritos conseguidos. Por el momento, Mireia Belmonte, nadadora española con raíces en Huelma, Jaén, ya lleva un bronce.

De estos objetos circulares y metálicos de las medallas olímpicas, hablamos y vemos en el “Destacada” de esta semana, donde se nos cuenta que la Casa da Moeda de Brasil ha acuñado 2.488 de estas medallas.

Además, esta semana conoceremos el hallazgo que hubo el pasado mes de julio en un yacimiento arqueológico en Ampurias. Un estudiante de arqueología de la UPO de Sevilla encontró una jarra con 199 denarios de los siglos I-II. Eso siempre anima a seguir esos estudios…

Claro que también anima comprobar que en las subastas foráneas aparecen siempre monedas españolas, como es el caso de la subasta postal número 57 organizada por el Instituto de Numismática e Historia de San Nicolás de los Arroyos Buenos Aires, Argentina.

O la emisión de una nueva moneda tipo soberanos de 5 libras de valor nominal, en oro. Y por qué no, la aparición de la imagen de Gabriel García Márquez en los nuevos billetes de 50.000 pesos colombianos. Entre otros temas.

Nos veremos más durante este caluroso mes de agosto, que “ND” no cierra por vacaciones.

Sigan visitando www.numismaticodigital.com y disfrutarán con su lectura.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti