www.numismaticodigital.com

Nummus Romae

Nummus Romae: Denarios

Nummus Romae: Denarios

Por José A. Jiménez Peris

miércoles 14 de septiembre de 2016, 04:51h

Una nueva divisa hizo acto de presencia en el sistema monetario romano a finales del siglo III a. C. perdurando hasta la reforma de Diocleciano, a finales del siglo III d. C.

Roma, tras el advenimiento de la República, continuó la dinámica expansiva de sus dominios iniciada con los reyes etruscos. A lo largo de los siglos V y IV a. C. fue dominando la península itálica creándose un círculo económico virtuoso que agilizaba el proceso: Las nuevas posesiones conquistadas aportaban incremento de riqueza, nuevos contribuyentes, esclavos como mano de obra barata, centros de recluta para el ejército, etc. que revertían beneficiosamente sobre el imparable avance militar.

En este contexto, a principios del siglo III se empezó a acuñar una moneda que nació fuerte, aunque no fuera original, sino imitación de las divisas griegas. Era un medio de pago fiable tanto la de bronce, utilizada en el comercio interior, como la de plata empleada en transacciones internacionales.

Sin embargo, este panorama cambió poco antes de la mitad de la centuria al hacerse evidente que el choque armado con Cartago era inevitable. Ahora no era suficiente favorecer el desarrollo ganadero para pertrechar al ejército, porque parte de los combates se desarrollarían en el mar. Era preciso construir barcos y aprender a tripularos.

Los gastos se preveían tan cuantiosos que el Senado, a través de la autoridad monetaria, tuvo que recurrir a la temida y temible devaluación, que afectó a todo el sistema.

Cuando, por este motivo, una moneda perdía su fiabilidad y dejaba de ser generalmente aceptada, se sustituía por otra, como es el caso del cuadrigato cuyo lugar ocupó el victoriato.

En las dos últimas décadas del siglo III a. C. durante la segunda guerra púnica, las depreciaciones sucesivas también arruinaron la confianza en el victoriato, obligando a emitir una nueva moneda que, desde su nacimiento, 211 a. C., hasta 187 a. C., fue sustituyéndolo hasta hacerlo desparecer de la circulación. Se trataba de la primera pieza de plata propiamente romana equivalente a la dracmagriega de la época.

La nueva divisa, llamada denario, del latín denarius (deni asses - que contiene diez) y de donde se deriva la palabra dinero, valía diez ases desde su emisión hasta la segunda mitad del siglo II a. C., pesaba 4,5 gramos y era 1/72 de libra.

Los primeros denarios llevaban en su anverso la figura de la diosa Roma y una X indicativa de su valor. En el reverso las efigies de Cástor y Pólux cabalgando (los gemelos protectores de la ciudad) y la palabra ROMA en la parte inferior.

http://www.coinarchives.com

Denario acuñado hacia 211 a.C.

Anverso: Cabeza de Roma con casco y X a la izquierda.

Reverso: Los Dioscuros cabalgando y ROMA en el exergo.

Como monedas fraccionarias se batieron el quinario (5 ases) y el sestercio (2,5 ases). Ambas tenían el mismo diseño que el denario, excepto que la X era sustituida por la V en el quinario y por IIS (2 ½) en el sestercio.

http://www.coinarchives.com

Quinario batido hacia 211 a.C.

Anverso: Cabeza de Roma con casco y V a la izquierda.

Reverso: Los Dioscuros cabalgando y ROMA en el exergo.

http://www.coinarchives.com

Sestercio emitido hacia 211 a.C.

Anverso: Cabeza de Roma con casco y IIS a la izquierda.

Reverso: Los Dioscuros cabalgando y ROMA en el exergo.

Los denarios dejaron de ser anónimos a mediados del siglo II a.C. y en su diseño se mostraba el anagrama del triunviro emisor.

http://www.coinarchives.com

Denario del año 152 a.C. acuñado por L. Saufeius.

Anverso: La cabeza de Roma y la X

Reverso Victoria conduciendo una biga, las letras L·SAV del triunviro monedero bajo los caballos y ROMA en el exergo.

Las monedas que mostraban una biga en el reverso eran conocidos popularmente como bigatos.

http://www.wildwinds.com

Denario acuñado en 148 a. C. por Q. Marcus Libo.

Anverso: Cabeza de Roma, la X y LIBO (firma del emisor)

Reverso: Dioscuros galopando. Q. MARC (del emisor) y ROMA en el exergo.

En la segunda mitad del siglo II a. C., cuando el peso del as se redujo hasta el de una onza (as uncialis), su valor fue de 16 ases. Así se mantuvo hasta Augusto.

http://www.wildwinds.com

Denario batido en 141 a. C. por L Atilius Nomentanus.

Anverso: Cabeza de Roma con casco alado y un grifo en la cresta. XVI detrás.

Reverso: Victoria conduciendo una biga. L.ATILI (AT en monograma), NOM en exergo.

http://www.coinarchives.com

Denario batido en Pompeya hacia 137 a. C.

Anverso: Cabeza de Roma con casco adornado con lanzador. Monograma del valor bajo la barbilla.

Reverso: Loba amamantando a los gemelos. El pastor Faustulo al pie del árbol y un pavo real a la izquierda.

http://www.wildwinds.com

Denario del año 136 a.C. revaluado acuñado por L. Antestius Gragulus.

Anverso: La cabeza de Roma, bajo su barbilla una estrella de seis puntas como monograma de XVI indicando su valor (16 ases) y las letras GRAG del apellido del triunviro.

Reverso: Júpiter galopando con una cuadriga, L ANTES bajo los caballos y ROMA en el exergo.

Con la aparición del denario y sus fracciones, el sistema monetario quedaba así:

Cuadro de equivalencias monetarias a principios del siglo II a. C.

Den = Denario; Qui = Quinario; Ses = Sestercio; Dup = Dupondio, As = As;
Sem = Semis; Tri = Triens; Qua = Quadrans: Sex = Sextans; Unc = Uncia

Próximo artículo: El oro en la República

Bibliografía

Historia Antigua. A. Santamaría. Editorial Prensa Española

www.coinarchives.com

www.wildwinds.com

www.forumancientcoins.com

José A. Jiménez Peris

http://historiadelasmonedas.wordpress.com/

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti