www.numismaticodigital.com
Una moneda de escándalo: 500 liras de 1958

Una moneda de escándalo: 500 liras de 1958

Por José Ramón Vicente Echagüe

Escucha la noticia

Se inicia una nueva Sección en “Numismático Digital” que, de la mano de José Ramón Vicente Echagüe, se dedicará a recoger anécdotas, curiosidades o lo que el autor considera como “dinero peculiar” en el amplio panorama de la numismática y la notafilia.

A lo largo de la historia las monedas, como objetos de uso cotidiano y símbolos de poder económico, han provocado entre sus usuarios diferentes reacciones. Por extraño que parezca, en algunos casos el rechazo por parte del público de ciertas monedas ha sido tan acusado que éstas han tenido que ser modificadas o directamente suprimidas. Es el caso de la pieza que hoy nos ocupa, las 500 liras de plata conocida como “caravelle”, pues contiene en su reverso las célebres Pinta, Niña y Santa María comandadas por Colón en 1492.

Después de superar tiempos realmente difíciles, puede decirse que Italia se encontraba en un gran momento a finales de los años 50 del pasado siglo. Había encontrado su estabilidad política en un régimen de democracia parlamentaria con la hegemonía, eso sí, de la Democracia Cristiana; había iniciado un considerable despegue económico gracias al Plan Marshall y había conseguido acceder como socio fundador a una de las organizaciones internacionales a las que casi todos los países del continente aspirarían a pertenecer: la Comunidad Económica Europea. Tras quedar arrasada durante la II Guerra Mundial y sufrir las consecuencias de ser, al menos temporalmente, una de las llamadas potencias del Eje, el país estaba de enhorabuena.

Anverso de las 500 liras de plata de 1958 (29 mm., 11 gr.).

Fue en este momento cuando el Tesoro italiano decidió poner en circulación una emisión de alto valor, concretamente una moneda de 500 liras de plata, que conmemorase una de las etapas más significativas para Italia: el Renacimiento. Generalmente ubicada en los siglos XV-XVI, esta época significó un fuerte impulso a las artes y a las ciencias, así como una ampliación de las fronteras geográficas, pues comenzaron a tener lugar los grandes descubrimientos. La península italiana (no podemos referirnos a Italia, pues quedaban todavía varios siglos para su unificación) fue protagonista activa de este periodo, especialmente en el campo del arte, la exploración y el pensamiento político.

"Reverso de la pieza con las tres carabelas y los gallardetes erróneos.

La anécdota en la moneda hoy presentada, homenajeaba el Renacimiento por sus dos caras. El anverso, diseñado por el grabador Pietro Giampaoli, muestra el busto de perfil de una mujer ataviada al estilo de la época. El rostro de la mujer en cuestión no era otro que el de Letizia Savonitto, esposa de Giampaoli, que se ofreció como modelo para la ocasión. El reverso, del cual se encargó Guido Veroi, representa las tres carabelas de Cristóbal Colón navegando hacia lo desconocido. Una moneda así solo debiera llamarnos la atención por su belleza o por las circunstancias históricas en las que se diseñó, sin embargo causó un gran escándalo cuando fue puesta en circulación. ¿Por qué fue así?

Cuando las primeras monedas comenzaron a circular en 1957 cundió la incredulidad entre los usuarios, puesto que no entendían cómo era posible que los gallardetes de los mástiles de las carabelas ondearan en sentido contrario a la marcha de las naves, es decir, hacia la izquierda. Veroi se defendió explicando que su diseño respondía a criterios estrictamente históricos, pues Colón manifestó en su diario de a bordo que había viajado contra el viento. Todo este rigor no sirvió de mucho puesto que tras la puesta en circulación de unos 2.000 ejemplares se decidió “corregir” la posición de los gallardetes para que ondearan hacia la derecha, como pueden apreciar en las imágenes.

Los gallardetes de las carabelas ondeando en la dirección “correcta”.

Como suele suceder en estos casos, mientras que la mayor parte de las monedas de 500 liras “corregidas” tienen un coste muy razonable (se emitieron de forma regular nada menos que hasta 2001) las originales pueden alcanzar unos precios astronómicos, situados en los miles de euros. Sea como fuere, la moneda con la que iniciamos esta nueva sección en “Numismático Digital”, no solo es una pieza de gran contenido histórico y atractivo diseño, sino también un buen ejemplo de la importancia que tiene la aceptación social del dinero por encima de cualquier otra consideración.

José Ramón Vicente Echagüe

http://curiosidadesnumismaticas.blogspot.com.es/2015/04/monedas-polemicas-ii.html

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti