www.numismaticodigital.com

Los bancos de crédito andaluces

Los bancos de crédito andaluces

Por Ramón Cobo Huici

miércoles 02 de noviembre de 2016, 15:18h
A partir de 1830 y hasta 1870 se inicia una etapa de estabilidad política en España que origina una expansión económica en Cádiz especialmente por el incremento de tráfico comercial de su puerto con las Antillas y Filipinas, dando origen a comerciantes que simultanean el comercio por cuenta propia, el transporte marítimo y el negocio bancario, prosperidad que se extiende a las restantes provincias andaluzas con el auge del comercio del vino, explotaciones mineras y una incipiente industria metalúrgica.

Esta actividad económica lleva a la creación de instituciones financieras propiamente dichas, siendo la primera que se crea, acogiéndose a la ley de 1846, el Banco de Cádiz, sucursal del Banco de Isabel II, con facultad de emisión de papel moneda.

En 1856 se permite la creación de Bancos de Emisión y de Sociedades de Crédito, los primeros con la facultad de poner en circulación papel moneda, billetes, mientras que las segundas, con funciones bancarias muy amplias, tienen terminantemente prohibido la emisión de billetes.

A pesar de la prohibición de emisión, todas las Entidades de Crédito emitieron billetes, ya que era el sistema más económico de financiarse, y para evitar las sanciones, que podían llegar a la pérdida de la autorización de funcionamiento, emitieron su papel moneda bajo la denominación de obligaciones al portador, con intereses bajísimos o con periodos de carencia.

En Andalucía, hasta el año 1874, en el que se reserva el privilegio de emisión de billetes al Banco de España, se habían creado, los bancos de Cádiz, con tres licencias sucesivas, el de Málaga, Sevilla y Jerez de la Frontera, los cuales emitieron billetes de curso legal. En el mismo periodo se crearon las sociedades de crédito, Crédito Comercial de Cádiz, Compañía Gaditana de Crédito, Crédito Comercial de Jerez, Crédito Comercial de Sevilla y Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba. Algunos autores también dan como entidades bancarias el Crédito General Andaluz y el Banco Hipotecario Andaluz pero según otras fuentes parece ser que estas dos últimas entidades solicitaron los permisos para su establecimiento pero no llegaron a obtenerlo o renunciaron a él.

Con este artículo queremos dar a conocer las obligaciones emitidas por las entidades de crédito andaluzas que circularon como billetes bancarios, en competencia con los billetes legales.

Crédito Comercial de Cádiz

La compañía se fundó como sociedad anónima, bajo los auspicios de Conte y Cía., al entrar en liquidación la sucursal en Cádiz de la “Compañía General de Crédito en España” en Julio de 1859. Fue autorizada su creación, como compañía de crédito, a instancias de los comerciantes más activos de la ciudad, el 30 de Noviembre de 1860, con un capital de 12 M. de reales en acciones de 2-000 reales, efectuando una primera emisión de 2.000 acciones. Quebró a mediados de 1866 arrastrada por la quiebra del Banco de Cádiz.

El Crédito Comercial de Cádiz emitió papel moneda, en forma de obligaciones pagaderas en las plazas de Algeciras Arcos de la Frontera, Chiclana de la Frontera, Medina Sidonia, El Puerto de Santa María y San Lúcar de Barrameda y también en Córdoba, Jerez y Sevilla, lo que demuestra que tuvo una gran implantación geográfica.

Las emisiones que conocemos son:

Emisión Julio 1861. (Primera emisión):Conocemos laexistencia de un ejemplar en el Centro de EstudiosGaditanos. Ignoramos más datos de la emisión y del ejemplar.

Emisión 1862: Emisión efectuada para recoger la anterior. No conocemos más datos.

Emisión -- de -- 186 – (Serie C). Fechados a mano, 9 Enero de 1865.

Valores conocidos emitidos de 500, 1.000, 2.000, y 4.000 reales de vellón.

En ellas figura el vencimiento a los 13 meses y la amortización a los 37. En los 13 primeros meses no generaba intereses y entre el 13 y el 37 daba un 2% de interés, Este último interés puede considerarse como muy alto para su utilización como billete pero la solución era que fuese utilizado, únicamente, en el primer periodo.

La voluntad de la entidad, de que se tratasen como billetes, se pone de manifiesto cuando vemos que estas obligaciones imitan a los billetes del Banco de Cádiz hasta en las coloraciones del papel. Las firmas de validación eran las del “Tenedor de Libros” (interventor), Francisco Barquín, y la del “Director”, Francisco Augusto Contel y la del Presidente del Consejo era sustituida por vocales del consejo de administración. Todas las obligaciones llevan sello de giro en la esquina superior izquierda del anverso, sellado con el tampón de la entidad, acorde con la fiscalidad que recaía sobre las obligaciones.

Fabricados por Bradbury, Wilkinson & Cº sobre papel del tipo utilizado en los billetes provinciales, con marca al agua con el nombre de la entidad y adornos, variando la coloración del papel según el valor.

No son excesivamente raras de encontrar excepto la de 4.000 reales que es escasísima y de la que solo conocemos dos ejemplares.

Emisión 1 Abril 1864:

Valores conocidos: 200 (serie G), 500 (serie F) y 2.000 (serie D) reales de vellón.

Todos los ejemplares que conocemos son ejemplares únicos y proceden del archivo de Bradbury. Parece lógico la existencia de otros valores dado la ordenación de las series.

Conocemos dos pruebas de la calcografía de los anversos, incluida la matriz, valores de 500 y 2.000 reales, impresas sobre cartulina, y un billete, valor de 200 reales efectuado sobre papel de iguales características que los de la emisión anterior.

No sabemos si fue puesta en circulación aunque dada la fecha de la serie emitida fechada el 9 de Enero de 1865, lo más probable es que ésta de Abril de 1864 fuese desechada, especialmente por ofrecer un alto interés, 3%, desde el momento de su emisión, mientras que la otra solo lo aseguraba desde el vencimiento hasta la amortización, dejando un periodo de 13 meses para circular sin gastos.

Serie F. Emisión -- de -- 186 -- (Fecha a mano, 1 My 1866). “Depósito con interés”.

Valor 5000 reales de vellón.

Esta última emisión, fechada en Mayo, al presentarse como depósito, y no como obligación, no nos permite determinar si su tratamiento era o no como billete. El ser transferible y reintegrable a voluntad permite considerarlo como papel moneda, ahora bien, su altísimo valor, su estado siempre excelente, el ser nominativa y necesario el endoso, nos inclina a considerarlo como un certificado de depósito bancario con intereses más que como un billete bancario.

Crédito Comercial de Jerez de la Frontera

Creada a partir de la preexistente Sánchez Guernica y Compañía. Autorizado por Real Decreto de 13 de Junio de 1862, con un capital de 12 Mpta. en acciones de 2.000 pta., divididas en series, suscribiéndose inicialmente 2.000 por 10 socios. Se disolvió en Diciembre de 1866 por sus graves problemas de liquidez. Tuvo sucursal en Córdoba.

Emisión: Jerez…. de……. 186…

Valor 100 reales de vellón.

Conocemos, únicamente, el valor de 100 reales de vellón y damos por supuesto que existirán todos los valores habituales. Su aspecto es muy similar a los billetes del Banco de Jerez y como dato diferencial, respecto a los billetes de otras entidades similares, hay que resaltar que indica que se “Pagará al portador 100 reales de vellón después de ----”, es decir, que se marca una fecha antes de la cual no se efectúa la devolución en dinero de curso legal aunque desconocemos si ese plazo sería muy corto, lo que equivaldría a ser una cláusula justificativa ante la Administración, sin mayor importancia para el tenedor. No indica el interés anual a percibir.

Por otra parte, refleja su condición de obligación en la matriz pero en el cuerpo a entregar al tenedor solo indica el “pagará al portador…” con lo cual le da más aspecto de billete bancario, ocultando su carácter de obligación.

Impreso por Bradbury sobre el tipo de papel habitual en los billetes provinciales, en negro sobre papel azul el anverso y sin impresión de reverso. Posee una marca al agua muy contrastada con las leyendas: CREDITO COMERCIAL – JEREZ DE LA FRONTERA - 100; la primera y tercera en azul y la segunda en blanco.

Crédito Comercial de Sevilla

Entidad creada a partir de Le Roy y Compañía, autorizada por Real Decreto el 11 de Abril de 1862 con un capital de 15.000.000 de reales en acciones de 2.000, suscribiéndose inicialmente 2.500. Se liquidó, a raíz de la crisis financiera de 1866, en el año 1867, transfiriendo sus activos al Banco de Sevilla.

Conocemos, únicamente, que emitió valores fiduciarios para circulación como papel moneda pero desconocemos sus características y si se conserva algún ejemplar.

Compañía Gaditana de Crédito

Constituida el 15 de Septiembre de 1860 y autorizada por varios reales decretos de 1861. Se formó con un capital de 15 M de reales en acciones de 2000 reales, aunque solo se llegaron a emitir 2.500, totalmente desembolsadas. La sociedad fue formada por comerciantes de la localidad y con intereses compartidos con el Banco de Cádiz y el Crédito Comercial, lo que arrastró a la quiebra a las tres entidades tras la crisis de 1866.

En sus balances figura la emisión de obligaciones utilizables como papel moneda, emisión que en su momento álgido, agosto de 1863, fue de 6 M de reales. No se conoce ningún ejemplar.

Crédito Comercial y Agrícola de Córdoba

Antecedente de esta sociedad fue la de Pedro López e hijos Sociedad en Comandita. Esta banca se constituyó como sociedad anónima de crédito y el 22 de Noviembre de 1864 fue autorizada por real decreto para su funcionamiento como tal, con un capital de 9.000.000 reales con una primera serie de 1.500 ac. de 2.000 reales con un desembolso inicial del 30%. Su funcionamiento fue muy breve ya que quedó disuelta y en estado de liquidación el 14 de Junio de 1867. En 1865 abrió sucursal en Granada bajo la dirección del banquero Juan Bautista Quesada.

Emisión – de --- 186 ---

Valores de 100 y 1.000 rs. (Ambos serie A)

Conocemos, únicamente, un ejemplar de cada valor, sin firmas ni fecha, numerados con el 0001 e igual serie, ambos como ejemplar de archivo.

Impresas, con tipología y papel similar a las del Crédito Comercial de Cádiz de 1 de Abril de 1964, por Bradbury, Wilkinson & Cº. Llevan una marca al agua en blanco, del tamaño de la obligación, con el nombre de la entidad y adornos en las esquinas, y otra en color rojo, “Córdoba”.

Desconocemos si estas obligaciones llegaron a circular. El planteamiento económico, y hasta su redacción, es idéntico a las mencionadas del Crédito Comercial de Cádiz de 1864. El hecho de que los ejemplares estén numerados con el 1 solo nos indica la pertenencia al archivo.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti