www.numismaticodigital.com

El euro

Una comisión de altos cargos y expertos en numismática de Alemania eligió tres diseños diferentes para la cara nacional de las monedas en euros.

La serie de monedas en euros comprende ocho denominaciones diferentes: 1, 2, 5, 10, 20 y 50 céntimos, 1€ y 2€. Las monedas en euros tienen una cara común y una cara nacional. La cara nacional indica el país emisor. El diseño de las caras comunes de las monedas es obra de Luc Luycx, de la Real Fábrica de la Moneda de Bélgica.

Cuando se introdujeron los billetes en euros, el BCE determinó el impacto ambiental de los billetes y la posibilidad de mejorar el producto o los procesos a este respecto.

El BCE trata de promover una buena gestión ambiental y minimizar los riesgos para la salud y la seguridad de los ciudadanos y de los trabajadores que participan en la fabricación de los billetes en euros.

Para que el público tenga confianza en los billetes en euros, estos han de ser auténticos y tener una alta calidad.

Aunque el diseño de la serie Europa está basado en el tema «épocas y estilos» de la primera serie, los nuevos billetes han sido modificados para darles un aspecto actualizado e incorporar elementos de seguridad nuevos y mejorados, que también permiten distinguir fácilmente ambas series.

Existen dos series de billetes en euros. La primera se compone de siete denominaciones: 5€, 10€, 20€, 50€, 100€, 200€ y 500€. La segunda, denominada Europa, consta de seis denominaciones y se completó con la emisión de los billetes de 100€ y 200€ el 28 de mayo de 2019.

El BCE y los bancos centrales de la zona del euro están facultados para emitir billetes en euros. En la práctica, sólo los bancos centrales nacionales (BCN) emiten físicamente y retiran de la circulación los billetes en euros (también las monedas).

Al igual que todos los bancos centrales, el BCE tiene el cometido de salvaguardar la seguridad de los billetes en euros; por tanto, éstos han de incorporar elementos de seguridad efectivos que el público pueda reconocer fácilmente.

Los billetes en euros son seguros: los resultados de pruebas independientes confirman que los billetes en euros cumplen la normativa de la UE relativa a un amplio conjunto de sustancias químicas. Todas las sustancias presentes en los billetes en euros han mostrado una concentración muy inferior a cualquier límite establecido por los reglamentos de la Unión Europea.

Si alguna vez recibe un billete como los que figuran a continuación, no lo acepte porque probablemente haya sido robado.

Para la fabricación de los billetes en euros se utiliza una tecnología de impresión muy sofisticada. Además, los billetes en euros incorporan una serie de elementos de seguridad avanzados, que permiten distinguirlos fácilmente de los falsos sin recurrir a equipos especiales y que tienen un efecto disuasorio.

El BCE y los bancos centrales nacionales (BCN) del Eurosistema son responsables de la integridad de los billetes en euros. Por ello han desarrollado una segunda serie de billetes con elementos de seguridad mejorados que mantienen su seguridad y la confianza del público en nuestra moneda.

Los billetes siguen un recorrido específico en la economía. Las entidades de crédito piden billetes a los bancos centrales y los distribuyen a través de los cajeros automáticos. Los ciudadanos los usan para sus pagos en tiendas, mercados y otros establecimientos y los comerciantes y otros clientes depositan a su vez los billetes en las entidades de crédito.

La producción de los billetes en euros es un esfuerzo combinado de los bancos centrales nacionales (BCN) y el Banco Central Europeo (BCE). A continuación te explicamos un poco más sobre este proceso...