www.numismaticodigital.com
Hernán Cortés en el billete de 500 pesetas de 1935

Hernán Cortés en el billete de 500 pesetas de 1935

Por Vanessa Montesinos Muñoz

miércoles 02 de septiembre de 2015, 07:38h

Continuamos con los billetes de la II República, esta vez hemos escogido el billete de 500 pesetas del 7 de enero de 1935. Aparecieron a finales de 1938 y fueron retirados en 1 de abril de 1939. La impresión y la litografía la realizó la casa londinense “Thomas de la Rue and Co. Ltd.” Estamos ante un billete de 140 x 101 mm., en cuyo anverso aparece un retrato de Hernán Cortés, grabado por Camilo Delhom, y el palacio del conquistador en México; y en el reverso, el cuadro de Francisco Sans Cabot “Hernán Cortés quemando sus naves” o “La colonización de México”. La tirada fue de 2.045.000 ejemplares.

Anverso billete de 500 pesetas de 1935.

Reversos con numeración correlativa del billete de 500 pesetas de 1935.

Como hemos contado en nuestro anterior artículo, la fábrica de casa Bradbury cayó en desgracia cuando extravió cinco ejemplares de 25 pesetas. El Banco de España contactó entonces con Thomas de la Rue para realizar las siguientes emisiones de billetes: 7 de enero y 22 de julio de 1935, la del 31 de agosto del 36 y la del 11 de marzo de 1938, lamentablemente sólo las tres primeras se pusieron en circulación. Pero una de las novedades de esta casa fue que permitieron la asistencia de grabadores españoles en sus fábricas, como el de este billete: Camilo Delhom Rodríguez (1894-1970), un importante e histórico grabador burilista y diseñador de sellos de correos, billetes de banco y medallas. Desarrolló su trabajó durante la primera mitad del siglo XX y fue discípulo de Bartolomé Maura y Enrique Vaquer.

Retrato de Hernán Cortés basado en el enviado por el contestador a Paulo Giovio, que sirvió de modelo a muchas de sus representaciones desde el siglo XVI. Wikipedia.

Ya hemos mencionado que en el anverso podemos ver un retrato de Hernán Cortés en edad madura y del que fue su palacio en México. Actualmente el Palacio se mantiene en pie, lo mandó construir el conquistador en los años posteriores a la conquista de la ciudad. En un primer momento vivió en Ciudad de México pero después se trasladó a este palacio en la actual ciudad de Cuernavaca, su construcción es similar al palacio que Cristóbal Colón mandó edificar en Santo Domingo. Actualmente es la sede del Museo Cuauhnáhuac.

Palacio de Hernán Cortés en Cuernavacas (Morelos. México) Wikipedia.

Las obras empezaron en 1526 siendo de las más antiguas que se conservan en México, se construyó sobre las ruinas de Tlatlocayacalli, ciudadela de los Tlahuicas, civilización que los españoles no pudieron someter, por eso lo levantaron sobre este solar, para demostrar su poderío. El palacio ha pasado por diferentes usos, además de residencia de Cortés y su esposa, fue cárcel entre 1747 a 1821; a partir de 1855 fue sede del gobierno provisional de la República y en el periodo de 1864 a 1866 fue despacho oficial del archiduque Maximiliano I. Desde 1872 albergó al gobierno de la República cuando fue restaurada y en febrero de 1974 se abrió como Museo.


Retrato de Francisco Sans Cabot. Wikipedia.

En la esquina derecha superior del reverso del billete de 500 pesetas de 1935, aparece el escudo de la II República española, y centrado el cuadro de Francisco Sans Cabot: “Hernán Cortés quemando sus naves” o la “Colonización de México”. Este pintor oriundo de Barcelona (1828-81) comenzó a asistir a clases de la Escuela de Bellas Artes como aprendiz de platería, pero terminó acabándolos en pintura. Se trasladó a Paris donde estuvo bajo la tutela de Thomas Couture, gracias a esta experiencia se consolidó como una figura destacada del nazarenismo o purismo y la popularización del fortunismo. En Roma presentó tres cuadros a la Exposición Nacional de Bellas Artes (1858), ganando una medalla de tercera clase por “Lutero” y “Náufragos de Trafalgar”. Cuando se asentó en Madrid acogió al joven Mariano Fortuny y le ayudó a abrirse camino en la capital. En 1871 abandona el estilo histórico por uno más decorativo, destacando también como retratista. Se hace un habitual de las Exposiciones Nacionales en las que consigue varios éxitos que finalizan con su ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1875, dos años antes había sido nombrado director del Museo del Prado, en sustitución de Antonio Gisbert, contrario a las ideas de la Primera República. Con el restablecimiento de la monarquía el Museo continuó dependiendo del Estado, por lo que continuó en su cargo. Como director del Museo realizó importantes actuaciones, además de restaurar algunos lienzos, logró la incorporación a la colección, de las obras del cerrado Museo Nacional de Trinidad. Gracias a él, el Museo abrió las puertas al público por un precio de 50 céntimos. La multitud de obras que pertenecían al Prado eran imposibles de ubicar en el Museo de Villanueva, por lo que se planteó por primera vez su ampliación, pero era totalmente inviable, por lo que los cuadros empezaron a distribuirse en diversas instituciones dando origen a lo que hoy denominamos como Prado Disperso. Falleció en Madrid el 5 de mayo de 1881.

El cuadro que se representa es un óleo sobre lienzo pintado en 1863, se le conoce como: “Hernán Cortés quemando sus naves” o “La colonización de México” siendo este segundo más apropiado ya que en ningún momento se ven los barcos en el lienzo. El tamaño de este lienzo es de 432 x 300 cm. y se encuentra dentro de la etapa histórica de Cabot. En él vemos como ha reproducido fidedignamente las vestimentas y armas de los guerreros de aquella época, incluso ha realizado un estudio anatómico del movimiento de los caballos para pintarlos.

Prueba calcográfica del cuadro de Francisco Sans Cabot, realizada por Camilo Delhom.

Este episodio se encuadra durante la conquista de México (1518-51), y lo encontramos narrado en las Cartas de relación que Cortés le escribió al monarca Carlos I. Cortés junto al gobernador de Cuba: Diego de Velázquez, organizó una expedición a Culúa (territorio mexicano). Una vez allí, llegó a un acuerdo con las tribus autóctonas para unirse contra el pueblo mexica gobernado por Moctezuma, bajo la promesa de que luego serían libres. Algunos miembros de la expedición española, entre los que destaca Velázquez, no estaban de acuerdo con este doble juego de su capitán, e insistían en volver a Cuba, pero antes de que lo hicieran, Cortés junto con sus capitanes más fieles, mandó barrenar y hundir las embarcaciones con la excusa de que eran innavegables, evitando cualquier tentación. Este es el suceso, pero lo que nosotros vemos en el lienzo es como Cortés avanza con sus tropas, todas ellas representadas en el lado derecho de la obra, bajo la atenta mirada de los nativos, colocados en el lado izquierdo. En la esquina derecha, en primer plano un hombre parece consolar a otro sentado sobre un carro, probablemente se trate de Diego de Velázquez.

Este cuadro fue encargado por Miguel Aldama, un rico hacendado cubano, para que formara pareja con el realizado por Antonio Gisbert: “Desembarco de los puritanos en América” (1883), ambos representan la colonización del Nuevo Mundo, uno por parte de los españoles y el otro por parte de los ingleses. Ambos cuadros estaban destinados a la residencia familiar, actualmente sede del Instituto de Historia de Cuba. En 1880 Aldama lo donó al Cabildo habanero y durante años figuró en el salón de sesiones del Ayuntamiento de la capital. En 1901 se expuso temporalmente en The Pan-American Exposition celebrada en Búfalo (Estados Unidos). Entre 1929 y 1935 se exhibió en uno de los salones del Capitolio Nacional de Cuba. Después se le pierde la vista hasta que en los años 2007-8 fue restaurado por el Taller de Pintura de Caballete de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, que lo sitúa en el Museo de la Ciudad de La Habana. No hemos podido localizarlo en la actualidad, por lo que reproducimos la prueba calcográfica que realizó Camilo Delhom.

Anverso billete de 1 peseta del 1 de julio de 1940.

Anverso del billete de 1.000 pesetas del 12 de octubre de 1992.

Como curiosidad decir, que un fragmento de este mismo cuadro, aparece en el billete de 1 peseta del 1 de julio de 1940 y que un retrato de Hernán Cortés se reflejó en el billete de 1.000 pesetas del 12 de octubre de 1992.

Bibliografía:

  • A.A.V.V.: Catálogo especializado. Billetes de España. Editorial Edifil. 3ª Edición. Madrid, 2002.
  • A.A.V.V.: “Análisis físico-químico de materiales artísticos de la pintura “Colonización de México”, Francisco Sans y Cabot, 1863” Conserva, nº 12. Santiago de Chile, 2008. pp.: 55-68.
  • LAGUNA ENRIQUE, Martha Elizaberth: El Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana y la colección de retratos de pintura española del siglo XIX. Ediciones Universidad de Salamanca. Salamanca, 2014.
  • MAYONI, Mª Gabriela: “El Palacio de Cortés. Arte, Historia y puesta en valor de un Patrimonio Histórico”. Biblioteca Americana. Revista interdisciplinaria de estudios coloniales. Nº 6. Buenos Aires, 2010. Pp.: 1-10.
  • PALACIOS BAÑUELOS, Luis: Seis escenarios de la historia. Librería-Editorial Dykinson. Madrid, 2007, pp.: 474.
  • TORTELLA CASARES, Teresa: La dimensión internacional de los billetes españoles. La fabricación de billetes del Banco de España en el extranjero, en elIII Congreso Internacional de Numismática. Madrid, 2003. pp. 1525-1533.

MUSEO DEL PRADO. Enciclopedia:

Francisco Sans Cabot:

https://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/sans-cabot-francisco/

Fotos billetes gentileza Félix Cuquerella.

Vanessa Montesinos Muñoz

Perito Antiques

[email protected]

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti