www.numismaticodigital.com
La moneda china en la Era Tang

La moneda china en la Era Tang

Por José Ramón Vicente Echagüe

Escucha la noticia

La era Tang (618-907) representa la consolidación de la unificación tras varios siglos de conflicto y división. Se trata de una época de esplendor dentro del periodo medieval de China, pues los esfuerzos de los primeros emperadores Tang fueron destinados a incentivar políticas integradoras que establecieran una administración eficaz del territorio y potenciaran el comercio interior y exterior. La moneda kai yuan tong bao, contribución monetaria por excelencia de los Tang, representa un símbolo duradero de este afán reformista e integrador.

Extensión del imperio Tang alrededor del 700 d.C. (Wikipedia).

Al igual que ocurrió con la dinastía Qin 800 años antes, los Sui no pudieron disfrutar durante mucho tiempo de una China unificada tras un largo periodo de fragmentación y conflicto. La caída de los Sui es atribuida por lo general a las costosas y desastrosas campañas militares de su segundo y último soberano, el emperador Yang. Este promovió una política expansionista cuyo coste en términos humanos y económicos provocó el descontento entre la población. Las revueltas campesinas y los desafíos constantes a la autoridad precipitaron la rebelión del general Li Yuan, que, aliado con tribus turcas marchó sobre Chang’an en 618 proclamándose emperador con el nombre de Gaozu y fundando así la dinastía Tang.

Inicio y esplendor de los Tang (618-755)

La era Tang (618-907) es recordada en China como una edad dorada por diferentes motivos. Las reformas que los Tang pusieron en marcha (como la monetaria, tal como veremos más adelante) iban encaminadas a consolidar la unificación y a articular el vasto y heterogéneo territorio bajo su administración. Dentro de su política de grandes obras, destaca sin duda la construcción del Gran Canal (ya iniciada durante la era Sui), red de vías navegables formada por canales y ríos acondicionados para la navegación que unía los valles de los ríos Amarillo y Wei con el curso bajo del Yangzi. Esta red, de 1.500 Km de longitud, estaba destinada a favorecer el transporte de mercancías como arroz y sedas, lo cual potenció el desarrollo económico interior durante los siglos VII y VIII.

El emperador Taizong (626-649) reorganizó el sistema administrativo, centralizándolo y dotándolo de la autonomía suficiente para mantenerse alejado de las tensiones de la corte y las luchas de poder. De esta forma, los asuntos de estado se organizaron en torno a ministerios de carácter técnico (función pública, finanzas, ritos, ejército, justicia y obras públicas) y el cuerpo de funcionarios se profesionalizó, primando el mérito y la capacidad. La reorganización de las instituciones militares permitió al estado contar con un ejército rápido y eficaz capaz de controlar las fronteras frente a incursiones externas (sobre todo de turcos, tuyuhun y kitan, en Mongolia oriental y Manchuria) y asegurar el control de las rutas comerciales. De hecho, el siglo VII y la primera mitad del VIII contemplaron una expansión territorial considerable de China.

Durante los reinados de Taizong y Gaozong (de 626 a 683) los ejércitos chinos se hicieron con el control de puntos clave en Asia Central, creando prefecturas en lugares tan alejados como Samarcanda o Tashkent e interviniendo en asuntos internos en el norte de India o en el imperio Sasánida, seriamente amenazado por los turcos omeyas. Asimismo, fueron sometidos diferentes pueblos del norte, diferentes tribus turcas desde cuyos territorios podían asegurarse el control de posiciones estratégicas alrededor de la Ruta de la Seda.

Kai Yuan Tong Bao.

Esta época refleja también el esplendor del budismo, de la mano de la emperatriz Wu Zetian, que gobernó entre los años 683 y 705 aunque su influencia en asuntos de estado ya había sido considerable a través de su marido el emperador Gaozong. Wu Zetian incrementó el poder y la influencia de esta religión proveniente de India mediante exenciones fiscales, donaciones de tierras y fundación de monasterios. China se convirtió en el centro mundial de la fe budista, y su capital Chang’an, vista como una gran ciudad cosmopolita donde se entremezclaban las influencias de AsiaCentral, India e Irán, representó el apogeo cultural e intelectual de la China Tang.

Dentro de las extensas reformas acometidas por los Tang la monetaria fue una de las más significativas y de las de mayor alcance. La moneda kai yuan tong bao, puesta en marcha en 621, será emitida en mayor o menor medida durante todo este periodo de tres siglos, y además fijará un patrón monetario que continuará nada menos que hasta el siglo XX.

Dicha reforma iba estrechamente ligada a una reforma integral en los pesos y medidas introducida a comienzos de la era Tang. Mediante esta reforma el liang, medida similar a la onza, aumentó su peso de unos 16 gr. (24 zhu) a alrededor de 40 gr. Las nuevas monedas kai yuan tong bao debían pesar la décima parte del liang, es decir, poco más de 4 gr.De esta forma, puede decirse que los chinos se adelantaron considerablemente a su tiempo, pues “decimalizaron” su sistema monetario en plena Edad Media, mucho antes que los europeos.

Reverso de Kai Yuan, con punto y media luna.

Las kai yuan tong bao son monedas de bronce caracterizadas por contar con un borde exterior grueso y un borde interior alrededor del agujero central cuadrado propio de las monedas cash. Se dice que tradicionalmente el borde exterior simbolizaba el cielo y el interior la tierra, pero en realidad este diseño respondía sobre todo a necesidades prácticas y de calidad. Un borde exterior grueso, ya ensayado durante el siglo VI, protegía a la moneda de golpes y del desgaste propio del uso continuado mientras que el borde interior facilitaba su tratamiento en las cecas, pues permitía ensartarlas para el limado posterior a su extracción del molde sin dañarlas. La mayor novedad, sin embargo, radica en que por primera vez una moneda cash no era definida por su peso como sus predecesoras ban liang (medio liang u onza) o wu zhu (cinco zhu, o poco más de 3 gr. de peso) sino por su carácter oficial. Efectivamente, los caracteres tong bao a derecha e izquierda en el anverso significan "moneda en circulación", inscripción que permanecerá constante hasta principios del siglo XX. Los dos caracteres restantes, encima y debajo del agujero central, solían hacer referencia al reinado o título imperial correspondiente, o al nombre del territorio sobre el que se ejercía la soberanía. En el caso que nos ocupa, kai yuan viene a significar "inaugural" lo cual es consistente con las intenciones reformadoras (o incluso refundadoras) de la dinastía Tang.

Es habitual encontrar en los reversos de las kai yuan tong bao diferentes marcas con forma de medias lunas, puntos y rayas. Lo más probable es que se tratara de marcas de control y calidad propias de determinadas cecas, pero en algunos casos dieron lugar a interesantes leyendas. La más llamativa es la que corresponde a la emperatriz Wende, esposa de Taizong, según la cual ella sería la responsable de las marcas de media luna al dejar impresa su uña en las monedas-modelo de cera que se usaban para realizar las impresiones en los moldes.

Tratándose de una época de expansión territorial y comercial sin precedentes, las kai yuan tong bao se produjeron en grandes cantidades. Se estima que en el año 739, bajo el reinado de Taizong, había establecidas 10 cecas con un total de 89 hornos que producían 327 millones de estas monedas al año. A partir del siglo VIII, sin embargo, la kai yuan tong bao no será inmune al proceso de decadencia que acecha a la China de los Tang.

Guerra civil y decadencia de los Tang (755-907)

La era del emperador Xuanzong (712-756) marcó el final del esplendor de los Tang y la transición hacia la decadencia. Pese a que en un primer momento se mantuvo la prosperidad del siglo anterior, el poder chino comenzó a ser contestado por otros estados y pueblos pujantes. Fue el caso de los tibetanos al suroeste, que realizaron constantes incursiones en la frontera, amenazando seriamente el dominio chino de la Ruta de la Seda, o los árabes, que arrebataron a China la región del Turquestán en 751, terminando con su influencia en Asia Central. La expansión del siglo anterior inevitablemente supuso un aumento de los gastos militares, lo cual contribuyó a reafirmar el poder de los ejércitos en sus zonas de influencia, sentando las bases de un futuro debilitamiento del estado.

Moneda Qian Yuan Zhong Bao.

En sus últimos años, Xuanzong se desentendió progresivamente de los asuntos de estado, hecho este que reavivó las intrigas de la corte y las luchas de poder entre diferentes facciones. El general An Lushan, hijo adoptivo de la concubina del emperador, fue uno de aquellos militares que adquirieron poder y prestigio y que en 756 trataría de dar el salto a la dignidad imperial por medio de una rebelión. En la práctica esto supuso el comienzo de una larga y cruenta guerra civil que de nuevo sumiría a China en el caos y la miseria. Las consecuencias para la China de los Tang, que recuperaron el control total del territorio en 763, fueron nefastas. Por un lado, la base agrícola del imperio, fuente fundamental de ingresos, quedó destrozada. Por otro, los reinos y estados vecinos como Nanzhao al sur o los tibetanos al suroeste aprovecharon para reafirmar su influencia y poder a costa de una China debilitada, que a su vez dependía más de la ayuda de las tribus uygures (pueblo emparentado con los turcos de Asia central) para su defensa. Además, como la guerra civil concluyó con el perdón a los generales rebeldes, éstos reafirmarían su posición y control sobre los territorios bajo su mando, que cada vez dominarían más como suyos (por ejemplo, nombrando sus propios funcionarios y evitando remitir sus impuestos a la corte) en detrimento de la administración central. Poco a poco, la figura imperial, cada vez más en manos de eunucos y familias influyentes, iba perdiendo relevancia frente al poder de los gobernadores militares: la fragmentación que terminó con los Han en el siglo III resurgía con fuerza en el siglo VIII.

Los problemas externos no sólo se localizaban al sur, también en el norte los Tang eran contestados seriamente por los kitan, que dominaban parte de Manchuria, y el reino de Silla, que consiguió unificar Corea. El budismo, símbolo del esplendor cultural e intelectual de la China Tang y que durante siglo y medio había acumulado una cuotas considerables de poder y riqueza, comenzó a entrar en conflicto con religiones locales, de manera especial con el taoísmo. Desde numerosos círculos se identificaba al budismo con la decadencia que vivía el imperio, de tal forma que a mediados del siglo IX el emperador Wuzong, en un intento por recuperar la influencia del poder central, prohibió todos los cultos no chinos y ordenó confiscar los bienes de los templos budistas. El budismo volvería a ser religión oficial poco después, pero China dejó de ser vista como su centro espiritual.

Moneda Shun Tian Yuan Bao de los rebeldes Tang por valor de 100 kai yuans. Fuente: Cast Chinese Coins, D. Hartill.

En el terreno monetario se dejaron notar las consecuencias de esta decadencia, sobre todo en la disminución de circulante emitido. La kai yuan tong bao siguió siendo la moneda de referencia pero, como suele ocurrir en épocas de crisis, disminuyó la calidad y cantidad de moneda emitida y proliferó el dinero de tipo fiduciario. En 756 el príncipe Suzong, líder de la resistencia contra el rebelde An Lushan, ordenó la emisión de moneda qian yuan zhong bao para el pago de sus ejércitos. Dicha moneda, de un valor facial de 10 cash, tenía un peso de 7 gr. es decir, aproximadamente el doble que una kai yuan tong bao. Posteriormente, en 759, emitió qian yuan zhong bao por valor de 50 cash con un peso de 16 gr. La proliferación de falsificaciones que siguió a esta medida llevó a las autoridades a disminuir el valor facial de estas monedas, de tal forma que este se correspondiera con su contenido metálico: 2 cash las monedas de 7 gr. y 3 cash las de 16 gr. Las qian yuan zhong bao de menor tamaño, como la que aparece en la imagen, equivaldrían a una kai yuan tong bao. Los rebeldes comandados por An Lushan, por su parte, también destacaron por la producción de moneda fiduciaria, unas grandes piezas conocidas como shun tian yuan bao por valor de 100 kai yuans.

Reversos de monedas huichang kai yuan, con las marcas de las cecas de Chang (izda.) y Dan (centro y dcha.) Fuente: Cast Chinese Coins, D. Hartill.

Durante el siglo IX la producción de kai yuan tong bao descendió notablemente (se estiman unas 100 millones de piezas anuales en 834), mientras crecían sin control las falsificaciones de piezas en otros metales como el plomo. La escasez de cobre fue sin duda un factor que motivó al emperador Wuzong, dentro de sus intentos de reafirmación del poder central, a requisar este metal de los templos budistas, fundiendo para ello estatuas y otros utensilios como campanas, gongs e incensarios. La creciente descentralización que vivía el imperio Tang también se reflejó en la moneda producida durante este periodo de declive, pues los gobernadores militares, cada vez más influyentes, presionaron para que la marca de las cecas bajo su jurisdicción apareciera en los reversos. Se trata de las monedas huichang kai yuan, en general de peor calidad y menor tamaño que las primeras kai yuans.

El periodo de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos (907-960)

La decadencia Tang condujo inevitablemente a la descomposición, de la cual ya existían signos claros a finales del siglo IX. En 874 una rebelión liderada en torno a dos contrabandistas de sal y té (productos que entonces eran monopolios estatales) Huang Chao y Wang Xianzhi, consiguió una considerable adhesión por parte de una población sensiblemente empobrecida a causa de las continuas guerras mantenidas contra enemigos externos y los impuestos para financiarlas. El movimiento fue tan respaldado que las tropas imperiales tardaron cuatro años en sofocarlo después de episodios de extrema violencia. Huang Chao consiguió escabullirse y continuar este movimiento unos cuantos años más, tiempo durante el cual consiguió arrasar Cantón al sur y tomar Luoyang al norte, proclamándose emperador. Pese a que fue derrotado y muerto por los turcos al servicio de los Tang pocos años después, estos sucesos aceleraron el final de la dinastía. La pérdida de prestigio se hacía palpable, y los gobiernos regionales comenzaron a desligarse de forma efectiva del poder central: Zhejiang al este en 883, Sichuan al suroeste en 891. El último emperador Tang fue depuesto en 907, abriendo un nuevo periodo de fragmentación que esta vez durará 50 años.

Durante esta época de desunión es posible apreciar una cierta diferencia entre el norte y sur de China. En el norte se sucedieron cinco dinastías que centraban sus esfuerzos en controlar un poder más nominal que real, mientras que en el sur el poder se ejercía alrededor de los territorios controlados por los gobernadores militares Tang, constituidos de facto como reinos independientes.

En general, pude afirmarse que la peor parte de la fragmentación correspondió a las cinco dinastías del norte, que sufrieron las consecuencias de las continuas luchas de poder. A la dinastía Liang Posterior (907-923) le sucedieron las dinastías Tang Posterior (923-936), Jin Posterior (936-946), Han Posterior (947-950) y Zhou Posterior (951-960), cada una de ellas aportando varios emperadores cuyos reinados, casi siempre de brevísima duración, fueron contestados continuamente por rivales internos y los kitan al nordeste, cada vez más influyentes en los asuntos internos chinos.

Moneda Zhou Yuan Tong Bao, de la dinastía Zhou posterior. Fuente. Cast Chinese Coins, D. Hartill.

El sur sin embargo conoció una época de relativa estabilidad y prosperidad, pues sus diferentes reinos (muy notablemente Min, Wu-yue, Wu, Chu, Han del sur, Jingnan, o Shu Anteriores) mostraron más interés en el comercio que en las luchas de poder. Estos reinos siguieron por lo general una política pacifista (de hecho muchos se integraron sin oposición en la China reunificada de la dinastía Song a partir de 960) y se beneficiaron del comercio de la sal, el té y otros productos como la seda y la cerámica.

Como nos podemos imaginar, la moneda de esta época fue una fiel imagen de todas estas divisiones. El norte de las cinco dinastías no emitió grandes cantidades de moneda debido a la escasez de cobre, que obligó a promulgar un edicto en 955 que prohibía la posesión de objetos de bronce bajo pena de muerte. El emperador Shizong ordenó la emisión de moneda zhou yuan tong bao (que puede traducirse como primera moneda zhou) a partir del bronce confiscado a los templos budistas. Esta es la razón por la que a esta moneda les son atribuidos tradicionalmente poderes especiales, concretamente en la curación de enfermedades y en la asistencia en los nacimientos.

Moneda Kai Yuan Tong Bao de hierro, reino de Min. Fuente: Cast Chinese Coins, D. Hartill.

El sur, más desarrollado económicamente en las décadas que siguieron al fin de la era Tang, conoció una mayor variedad de moneda, normalmente basada en el modelo kai yuan tong bao. En muchos casos la inscripción de la moneda hacía referencia al reino en que era emitida, y es posible encontrar numerosos ejemplos de dinero fiduciario, así como materiales alternativos al bronce como el hierro y el plomo.

En 960, el general Zhao Kuangyin desplazó a los Zhou posteriores en el norte y fundó la dinastía Song, que asumiría la empresa de la reunificación de China. Los 300 años de la dinastía Tang, pese a su lamentable final, dejaron una profunda huella en el imaginario colectivo como una era de prosperidad, expansión territorial y apogeo cultural. La moneda kai yuan tong bao fue sin duda una de sus creaciones de mayor alcance, pues los caracteres tong bao a derecha e izquierda seguirán apareciendo en numerosas emisiones hasta el siglo XX de nuestra Era.

Bibliografía

Cast Chinese Coins, A Historical Catalogue. David Hartill, published by Trafford, Victoria (BC) Canada, 2005

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009

Gernet, J. El Mundo Chino. Editorial Crítica, Barcelona 1991

Ceinos, P. Historia Breve de China, Sílex Ediciones S.L. Madrid, 2006

Primal Trek: Ancient Chinese Charms and Coins http://primaltrek.com/

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti