www.numismaticodigital.com

Todo sobre los “Benjamins”: Por qué se deben coleccionar los medios dólares Franklin

Todo sobre los “Benjamins”: Por qué se deben coleccionar los medios dólares Franklin

Por Terrence Campbell, Gainesville Coins
Traducción del inglés María C. Gómez, Gainesville Coins

miércoles 18 de marzo de 2015, 05:01h
A muchos coleccionistas de moneda estadounidense les interesan los “Benjamins”. Normalmente, cuando uno se refiere a Benjamin Franklin, lo hace en referencia al papel moneda de 100 dólares, convertido en un ícono de la cultura popular americana, consumo conspicuo, y el estilo de vida de los nuevos ricos. Sin embargo, como un coleccionista ávido, cuando yo pienso en “Benjamins” lo que viene a mi mente es el medio dólar Franklin.

Personalmente, me encanta coleccionar estas monedas por varias razones. Las monedas tuvieron un lapso de sólo 15 años, desde 1948 a 1963, cuando fueron sucedidas por el medio dólar Kennedy. El medio dólar Franklin fue la primera moneda circulada con una representación de una figura histórica real quien no fue presidente de los Estados Unidos. Últimamente, el valor del medio dólar Franklin es alto. Como el Franklin fue acuñado antes de 1964, contiene más de 90% de plata pura.

Benjamin Franklin fue uno de los fundadores de los Estados Unidos, y un preeminente intelectual de su tiempo, con muchos títulos: inventor, escritor, teórico político, diplomático, impresor, y muchos más. Verdaderamente, Franklin es un símbolo de la ingenuidad americana.

Otra característica de esta moneda es la presentación de la “Liberty Bell” (Campana de la Libertad) en el reverso. Es la primera moneda en la historia de los Estados Unidos que presenta a dicho símbolo de la Independencia. Si uno mira la moneda de cerca, verá grabado un águila al lado de la Liberty Bell. En los años 1940, una ley de acuñaciones declaraba que todos los medios dólares necesitaban una figura del águila americano para satisfacer la ley.

Generalmente, yo creo que el medio dólar Franklin es una acuñación intrigante por su simbolismo e historia. La más importante característica, cuando uno está decidiendo si invertir o no dinero en una moneda, es el grado de colección que pueda tener. Esto es especialmente verdadero cuando uno quiere coleccionar una serie entera. Además, los medios dólares Franklin son relativamente asequibles. De hecho, en condición de “Sin Circular” uno no pagará más de 30 dólares por las fechas y marcas de acuñación más raras. La mayoría de las fechas y marcas más comunes se pueden comprar de 12 a 15 dólares, dejando que cualquier persona junte una colección bella. Quizás piense usted, “Si uno las puede acumular tan fácilmente, ¿qué razón tendría yo para coleccionarlas?”.

La respuesta es fácil: todavía quedan algunas fechas y características que pueden valer mucho más dinero. Una característica interesante de la moneda son las líneas en la Liberty Bell, que aparecen en el reverso. En las primeras acuñaciones, cuando los troqueles aún no se habían deteriorado, aparecían como siete líneas distintas que corren horizontalmente sobre la campana.

Sin embargo, en acuñaciones posteriores, cuando los troqueles se habían deteriorado, las líneas se borraron juntas. Esta es una distinta diferencia en los medios dólares Franklin y pueden ser la diferencia de una moneda de 20 dólares a una de miles de dólares. Un ejemplo notable de esta diferencia es la moneda de 1953-S en condición MS65. Si la moneda no tiene las líneas distintas y completas, la empresa de certificación de monedas NGC, las valora en 85 dólares. Pero, si contiene las siete líneas completas, las valora a más de 30.000 dólares. Un Franklin sólo puede ser clasificado con las líneas completas si también incluye los tres mechones de cabello por encima de la oreja de Franklin.

Finalmente, la serie completa de los medios dólares Franklin fue acuñada con .900 milésimas de plata, la última moneda acuñada en plata pura. La moneda pesa aproximadamente 12’5 gramos con un peso neto de plata de cerca 11’25 gramos, que es más o menos 0’361 onzas troy por moneda. El valor numismático puede ser subjetivo, pero con todo el contenido de plata en los Franklins, puede asegurarse que aunque no compre un Franklin valorable, la moneda todavía contiene suficiente plata para servir como una cobertura. De hecho, durante la turbulencia económica de 1970, el precio de la plata subió tan dramáticamente que causó que muchas personas cambiaran sus Franklins por otros valores. Porque las monedas eran abundantes en esos tiempos, el valor numismático del Franklin fue sobrepasado por su valor intrínseco. Sin embargo, porque el suministro de los Franklins es mucho más limitado en comparación a los años 70, el valor numismático y el inversor se ha convertido a un balance más igualitario. Para ilustrar, una moneda de 1955-P de condición AU55, se venderá por aproximadamente 14 dólares. Ahora, si asumimos que el precio de contado es 21 dólares con un peso actual de 0’36169 onzas troy, el valor intrínseco sería aproximadamente 7’60 dólares. Y, si sustraemos el valor intrínseco de los 14 dólares de valor de venta, nos deja con un valor numismático de 6’40 dólares. Eso es un balance bueno. Obviamente, los precios de la plata fluctúan diariamente y el valor numismático es muy subjetivo. Habiendo dicho eso, mi punto sólo es ilustrar como el Franklin tiene un gran valor compuesto y al mismo tiempo es muy asequible.

En general, yo creo que el medio dólar Franklin es una moneda intrigante. Es asequible, rica en su historia, y tiene un valor intrínseco relativamente grande, haciendo de ella una moneda que vale la pena coleccionar.

Terrence Campbell y María C. Gómez, Gainesville Coins

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti