www.numismaticodigital.com

La Mitología y la moneda: Argos

La Mitología y la moneda: Argos

Por José A. Jiménez Peris

miércoles 01 de julio de 2015, 04:43h
Las civilizaciones mesopotámicas citaban a Eridu como la más antigua de sus poblaciones en la que convivían dioses y humanos. En la cultura mesoamericana aparece Teotihuacán como una ciudad de dioses fundada por un pueblo desconocido. Alguna teoría especula con que fue edificada por Caín y que allí fue donde pereció el personaje bíblico al caerle un adoquín sobre la cabeza.
En cambio, para la tradición helena, Argos fue la primera ciudad construida por los hombres y, por tanto, cuna de la civilización. En aquella urbe se entrecruzaron muchos mitos y allí se fundó una renombrada escuela de escultura durante el siglo VI a. C. en la que se formaron los conocidos Fidias, Mirón y Policleto. Acompáñame, si es tu gusto amigo lector, a contemplar el nacimiento de la histórico-mitológica ciudad. Pausanias recopilaba remotas leyendas griegas, casi tan antiguas como la vida misma, que dejaban entrever cómo Ínaco, hijo de Océano y Tetis, se asentó en la cuenca de un río que su padre había hecho brotar en el Peloponeso y le dio su nombre. Sus hermanos, Asterión y Cefiso, tomaron posesión de dos afluentes del primero. Cuando estalló el conflicto entre Hera y Poseidón por el dominio de las tierras que formaban los valles de los ríos, los tres hermanos actuaron de jueces sentenciando que el territorio pertenecía a Hera. La divinidad marina, furioso por el veredicto, los condenó a llevar agua únicamente en la época de lluvias. Ínaco tuvo, entre otros, un hijo conocido como Foroneo quien, según algunos mitos, fue el primer hombre que utilizó el fuego tras el robo de Prometeo y el que civilizó a los salvajes nativos del Peloponeso enseñándoles a obtenerlo y fundando para ellos la ciudad Foronea.

Croquis de la mitad meridional de la Hélade.

Al ser el primer mortal que edificó una ciudad, Zeus le permitió reinar sobre otros humanos por haberse mostrado muy piadoso con los dioses, en particular con Hera, a quien construyó un hermoso templo. Sin embargo, y también bajo su reinado, al generalizarse la utilización del fuego, hasta entonces reservado a los dioses, el rey del Olimpo, furioso contra la humanidad, urdió una trama que culminó con la apertura por parte de Pandora de la caja que contenía todos los males y, además, ordenó a Hermes que confundiera las mentes de los humanos obligándolos a expresarse en distintas lenguas, acabando con el lenguaje común que se utilizaba hasta entonces. De esta forma Eris, la diosa de la discordia, se instaló entre los mortales enfrentándolos entre ellos y dividiéndolos en naciones.

Foroneo fue padre de varios hijos, entre quienes destaca Níobe, que fue amante de Zeus alumbrando a Argos. Éste, cuando accedió al trono, cambió el nombre de la ciudad por el suyo y todo el territorio pasó a llamarse Argólida.

La ciudad moderna de Argos al fondo y parte de la excavación de la Argos antigua.
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Argos_City.jpg

Durante este tiempo, Poseidón y la ninfa Libia engendraron otra estirpe en el norte de África a cuya tercera generación pertenecían los gemelos llamados Egipto y Dánao. El primero fue gobernador de Arabia y el segundo de Libia, mientras que su padre, Belo, se reservaba el país del Nilo. A la muerte de Belo, Egipto reclamó para sí el valle gobernado por su progenitor y le dio nombre. Tuvo cincuenta hijos.

Dánao, sintiéndose en peligro por la ambición de su hermano, huyó de Libia llegando Rodas, donde fue bien acogido. Pese a ello, y por consejo de Atenea, abandonó la isla refugiándose en Argos, donde Gelanor, undécimo rey de la ciudad, lo acomodó en su palacio. Las cincuenta hijas de Dánao edificaron un templo a Atenea como agradecimiento por la ayuda que les había prestado.

En aquella época, el país padecía una sequía devastadora y una de las danaides, Amimone, fue enviada a buscar agua a una fuente lejana y al llegar a Lerna, fatigada por la caminata, se tendió a descansar. De súbito, hizo acto de presencia un sátiro que trató de forzarla, pero Poseidón acudió en su ayuda y repelió al violador con un golpe de su tridente. El sátiro huyó eludiendo el impacto, que golpeó sobre una roca de la que surgió una fuente de tres caños que proveyó de agua a Argos. La fuente recibió el nombre de la ninfa.

Copia coloreada del grabado “El rapto de Amimone”, de Alberto Durero.

La tradición contaba que, tras abastecer de agua a la ciudad, Dánao reclamó el trono, pero Gelanor se resistía hasta que durante la discusión, un lobo salió del bosque cercano matando a un fuerte toro del rebaño del rey que pastaba en las afueras de la ciudad. El monarca interpretó que la acción simbolizaba el final de su reinado y entregó la corona a su huésped.

Los artistas encargados del diseño de monedas eligieron el lobo como motivo para el anverso y una gran A, inicial del nombre de la ciudad, para el reverso.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Trióbolo batido entre 480/70-440/30 a. C.

Anverso: Parte delantera de un lobo aullando.

Reverso: Una gran A con un punto abajo, dos pequeños cuadrados incusos arriba, todo dentro de un cuadrado incuso poco profundo.

http://www.wildwinds.com/coins/greece/argolis/argos/SNGCop_006.jpg

Hemidracma acuñado entre 468-421 a. C.

Anverso: Parte delantera de un lobo aullando y las letras SO.

Reverso: Gran A en cuadrado incuso, dos depresiones.

http://www.wildwinds.com/coins/greece/argolis/argos/BMC_086.jpg

Óbolo batido hacia 421 a. C.

Anverso: Lobo aullando agazapado con Q sobre él.

Reverso: P-U y casco corintio crestado.

Argos perteneció a la Liga Aquea, confederación de ciudades-estado del centro y norte del Peloponeso, desde el año 229 a. C. y también batió moneda con los símbolos de la Liga.

http://www.wildwinds.com/coins/greece/argolis/argos/Clerk_139.jpg

Hemidracma batido en el seno de la Liga Aquea entre 196-146 a. C.

Anverso: Cabeza laureada de Zeus.

Reverso: Monograma AX, monograma AKT arriba, cabeza de lobo abajo.

http://www.wildwinds.com/coins/sg/sg3015.html

Bronce batido en el seno de la Liga Aquea hacia 228 a. C.

Anverso: Zeus de pie sosteniendo a Nike (la Victoria) en la mano derecha y el cetro en la izquierda.

Reverso: La letras ACAI-WN ARGEIWN, Deméter sedente sosteniendo una guirnalda en la mano derecha y un cetro en la izquierda. FAH/NOS sobre la rodilla.

La devoción de los argivos por Hera se manifestó al utilizar es rostro de la diosa como un motivo en el diseño de la moneda.

http://www.coinarchives.com/a/lotviewer.php?

Estátera acuñada entre 370-350 a. C.

Anverso: Cabeza de Hera con tocado de estefano (guirnalda).

Reverso: APΓEIΩN. Dos delfines nadando en sentido contrario a las agujas del reloj y un lobo aullando en el centro.

Próxima entrega: Olimpia (La instauración de los Juegos Olímpicos)

Bibliografía

Pausanias. Descripción de Grecia. Libro II. Biblioteca Clásica Gredos.

Joël Schmidt. Diccionario de mitología griega y romana. Larousse.

José A. Jiménez Peris

http://www.historiadelasmonedas.wordpress.com/

.



Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti