www.numismaticodigital.com

Franklin y el papel moneda colonial en los Estados Unidos

Franklin y el papel moneda colonial en los Estados Unidos

Por Ricardo Méndez Barozzi

miércoles 17 de febrero de 2016, 06:53h

Escucha la noticia

Hubo dos etapas distintas del papel moneda en los Estados Unidos de América. La primera de ellas comenzó en 1690 y terminó con el establecimiento de la Constitución en 1789.

Filadelfia, circa 1718.

En la primera etapa las legislaturas de varias colonias emitían su propio papel moneda llamada carta de crédito o billsofcredit usado para pagar gastos de gobierno e hipotecas de los ciudadanos, estas emisiones fueron útiles como circulante y facilitaron el comercio privado dentro de las colonias. También podía haber “diferentes papeles monedas” circulando de otras colonias o estados.

Benjamín Franklin fue un profundo analista y gran defensor de la primera etapa. Si bien él no fue el creador del papel moneda en EEUU (había antecedentes desde 1690 en Nueva Inglaterra y en las primeras décadas del Siglo XVIII en Carolina del Sur, Carolina del Norte, Nueva York y Nueva Jersey), a comienzos de la década de 1720 las legislaturas coloniales comenzaron a emitir papel moneda de manera constante. Pennsylvania fue la colonia más exitosa, sin perjuicio de ello el papel moneda que emitía cada uno de dichos estados circulaba en el resto en mayor o menor medida.

Bill of Credit (1690).

Moneda española de 8 Reales llamada “Spanish Dollar”.

Nadie como Franklin se involucró en un período de tiempo tan extenso en los diferentes aspectos relacionados al papel moneda colonial. Llegó a Filadelfia en 1723, el mismo año en que Pennsylvania comenzó a emitir y se convirtió en un agudo observador del tema, en esa época circulaban en Filadelfia monedas españolas y portuguesas de oro y plata provenientes de las colonias que estos imperios tenían en América, estas monedas circulaban dentro de la colonia y se utilizaban para pagar manufacturas provenientes de Europa, si esto último se hacía en forma excesiva comenzaba la escasez de circulante en el Estado, lo que lo llevó a escribir panfletos, tratados y cartas acerca del tema.

Papel moneda emitido por Franklin y Hall (1757-1759).

También diseñó e imprimió papel moneda para varias colonias además de contemplar ideas acerca de distintos sistemas monetarios; en 1737 Franklin inventó la impresión natural desde láminas de aluminio usando una prensa con planchas de cobre transfiriendo la imagen de una hoja de salvia sobre el reverso de los billetes lo cual era eficaz para prevenir falsificaciones; como asambleísta de la colonia de Pennsylvania durante las décadas de 1740 y 1750 participó en los debates sobre el control que cada colonia debía hacer sobre el dinero y, como representante de varias de ellas ante la corte británica tuvo que encargarse de los conflictos surgidos entre Gran Bretaña y las Colonias en las décadas de 1760 y 1770. Entre 1749 y 1764 realizó diversas emisiones junto a su socio David Hall. En 1765 en respuesta a la demanda británica de aumentar impuestos a los colonos a fin de solventar los gastos de la Guerra de los Siete Años, Franklin propuso que en todo Norteamérica se utilizara un papel moneda universal basado en el modelo de Pennsylvania, esto permitiría a los británicos manejar el banco y obtener los intereses de los préstamos que aquel hiciera a los colonos, esta propuesta fue la primera en intentar crear “una divisa nacional”; sin embargo al ocurrir el Stamp Act, (la llamada Ley del Sello que supuso un impuesto indirecto sobre las trece colonias),la Asamblea de Pennsylvania pidió a Franklin que abandone su propuesta. Las Colonias necesitaban tener una moneda fiduciaria sin relación alguna con los metales preciosos.

Billete de 20 Continental Dollars (1775).

Entre 1776 y 1785 Franklin actuó como representante de EEUU ante Francia, a la vez que mediante su propuesta nacía una nueva moneda: El Continental Dollar, que sería respaldado por futuros impuestos que los Estados recaudarían, dándole el poder fiscal en mayor grado a estos que al congreso, éste fue el primer dólar de plata de las colonias fundadoras de la Unión, además fue propuesto por las 13 colonias, durante la Guerra de la Independencia, antes de que se constituyeran como los Estados Unidos de América. Dicha moneda se caracteriza por representar en el anverso simbología de las sociedades masónicas y que estaban relacionados con las expectativas liberales político-económicas que se expresan bajo el lema MIND YOUR BUSINESS. A su vez, el reverso expresa la Unión de las 13 colonias, bajo el lema “Somos Uno” (WE ARE ONE) en los dos círculos centrales AMERICAN CONGRESS. En la parte exterior aparecen los respectivos nombres de cada Colonia en cada eslabón de la cadena que se cierra en círculo. La moneda fue acuñada en peltre, latón y plata, tratando de llegar a un equivalente del Spanish Milled Dollar, pero la escasez de plata no permitió más que unas pocas emisiones. En algunas monedas aparecen las iniciales del grabador “EG”, por Elisha Gallaudet quién realizó los cuños. Simultáneamente, con la emisión de monedas en 1776 también se emitió papel moneda debido a la escasez de plata que sufría parte del movimiento independentista que se había organizado en las 13 colonias. El diseño del papel moneda se corresponde con las características de la moneda.

Continental Dollar Filadelfia, 1776.

Durante los años de la revolución que llevarían a la independencia de las colonias (1775-1783) la falsificación de papel moneda realizada por los británicos fue otra arma contra los revolucionarios realizada en tres etapas:

a) La realización y distribución del papel moneda falso.

b) El estímulo y los trucos de los tories[1] para falsificar y hacer circular las falsificaciones de manera independiente.

c) La publicación de propaganda difundiendo la excelente calidad del dinero falso.

Estas circunstancias provocaron que el total de 200.000.000 de dólares emitidos por los Estados Unidos de América entre mayo de 1775 y enero de 1779 perdieran todo su valor en 1781, este dinero nunca pudo ser canjeado ni siquiera en forma parcial. El prestigioso numismático estadounidense Eric P. Newman narra que luego de la batalla de Saratoga en octubre de 1777, las tropas británicas al mando del general Burgoyne que fueron capturadas tuvieron una demora en el permiso para retornar a su país ya que habían realizado compras de provisiones con papel moneda falso.

Billetes de 40 dólares genuino y falso (1778).

En la Convención Constituyente de 1787, los llamados Padres Fundadores de EEUU entre los que se encontraba Franklin autorizaron las emisiones tanto desde cada Estado como desde la legislatura nacional, esto dio nacimiento a la segunda etapa, desde la cual el gobierno reguló y certificó el sistema bancario para emitir moneda, aunque este era realizado por instituciones privadas, lo cual continúa en la actualidad. De acuerdo a varias cartas que escribió en aquel año Franklin apoyaba el nuevo sistema bancario posrevolucionario, cuyo banco emisor era el the Bank of North America, que comenzó sus actividades en 1782 y fue el precursor para formar el primer banco de los Estados Unidos, cuyos primeros billetes fueron emitidos por el nieto de Franklin[2] sobre papel marmolado que su abuelo había adquirido en Francia a fin de evitar falsificaciones. Aunque fue un ardiente defensor del sistema de papel moneda colonial, Franklin no se opuso en esta época al papel moneda respaldado en oro y plata. El Continental Dollar tuvo como referencia a monedas de Hispanoamérica y en 1785 el Congreso Continental adoptó oficialmente al Spanish Milled Dollar[3] como unidad de valor hasta que en 1794 se emite el primer dólar de plata estadounidense.

Flowing Hair Dollar, 1794.

Franklin afirmaba que el oro y la plata no tenían un valor fijo, por lo que el dinero respaldado por esos metales no tenía una valoración permanente, debido a que desde el siglo anterior el precio de dichos metales había decaído por la aparición de nuevos descubrimientos en todo el mundo. Por estas conclusiones Franklin destacaba que el valor de la tierra era el activo más importante para respaldar al papel moneda, resaltando que la tierra a diferencia de los metales preciosos no podía ser exportada. En caso de que fuera emitido más dinero que el necesario para el comercio interno y aquel comenzara a perder su valor la gente gastaría su dinero en el pago de hipotecas y de este modo se reduciría el circulante y devolvería al papel moneda a su cotización anterior, esta operación era llamada estabilización automática o equilibrio.

Notas

[1] Se refiere a los colonos americanos leales a Gran Bretaña.

[2] Benjamin Franklin Bache (1769-1798).

[3] Moneda española de plata llamada pieza de a 8, de borde dentellado para evitar que se limara la plata del canto de la moneda.

BIBLIOGRAFÍA

Figueroa de la Vega, F.; El dólar de plata, Historia monetaria y numismática, Barcelona, Generalitat de Catalunya, 2005, pp. 33-35.

Grubb, F.; Benjamin Franklin and the Birth of a Paper Money Economy, Filadelfia, The Library Company of Philadelfia, 2006, pp. 3-8.

Michener, R., Wright, R.; Miscounting Money of Colonial America, Econ Journal Watch, Fairfax, Volume 3 Number 1, Enero 2006, pp. 17-34.

Newman, E.; The Successful British Counterfeiting Of American Paper Money during the American Revolution, A new use for counterfeiting, Londres, The British Numismatic Journal, Volume 29, 1959, pp. 174-178.

http://www.revolutionarywararchives.org/continentalmoney.html

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti