www.numismaticodigital.com

Coin Invest Trust

Palaos y el “Mundo de las Maravillas” en plata coloreada

Palaos y el “Mundo de las Maravillas” en plata coloreada
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© La República de Palaos, en la Micronesia del Pacífico (Mar de Filipinas), continúa emitiendo la serie “Mundo de las Maravillas”, que gestiona y comercializa la empresa de Liechtenstein Coin Invest Trust, para que los coleccionistas pueden disfrutar de la belleza excepcional de algunos de los monumentos arquitectónicos más importantes del mundo. Vuelven a ser seis monedas en plata y coloreadas con valor de 5 dólares. (Leer +)
Desde Irlanda a Japón se han seleccionados seis grandes monumentos plasmados en monedas de plata de 925 milésimas, con valor nominal de 5 dólares, peso de 20 gr. y diámetros de 38,61 mm. con 2.500 ejemplares cada una en calidad proof.


El anverso, que es común a todas las monedas, reproduce el escudo de armas del archipiélago de Palaos, un dios del mar con una sirena. El nombre de la nación emisora, “República de Palaos”, aparece sobre el escudo de armas, y debajo de él se indica el valor facial de “5 $”.

En el reverso, las monedas muestran las respectivas estructuras, con el nombre del monumento siempre en el borde superior, y un globo terráqueo con la leyenda “Mundo de las Maravillas” para indicar la inclusión de las monedas en la serie del mismo nombre. Los monumentos reproducidos corresponden a la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, Alemania; la iglesia de Santa Sofía, Estambul, Turquía; el Santuario Itsukushima, isla de Miyajima, Japón; la ciudad de Palmira, Siria; la Catedral de San Patricio, en Dublín, Irlanda; y la Iglesia del Salvador, San Petersburgo, Rusia.



La Puerta de Brandenburgo en Berlín, es un monumento a diferencia de cualquier otro, que sirve como un símbolo no sólo de la capital alemana, sino también de todo el país y su historia. La estructura fue inaugurada en 1791 como una “Puerta de la Paz”, pero no fue hasta la “Guerra Fría”, a partir de 1950, cuando realmente alcanzó su significado simbólico. La puerta quedó en el centro de la zona de exclusión del muro que separaba el Este del Oeste, y a nadie se le permitió pasar. Desde la caída del Muro de Berlín en 1989 y, con ello, la caída de la Cortina de Hierro, la Puerta de Brandenburgo se ha visto como un símbolo de la reunificación alemana.



La iglesia de Santa Sofía también marca una brecha entre Europa y Asia. En el año 532, el emperador Justiniano comenzó la construcción de una iglesia que iba a eclipsar todos los demás lugares de culto. Después de sólo 6 años y el trabajo de más de diez mil trabajadores se terminó una enorme estructura de asombrosa belleza que ofrece una enorme cúpula de más de 30 metros de diámetro. Desde el año 641, la iglesia de Sofía en el corazón de la antigua ciudad sirvió de escenario principal para las coronaciones imperiales. Cuando los otomanos conquistaron Bizancio en 1453, estaban tan impresionados por la iglesia que decidieron utilizarla como su gran mezquita.



El Santuario Itsukushima, situado en la isla de Miyajima, al suroeste de Hiroshima, es uno de los más conocidos monumentos de Japón. Construido en el año 593, la capilla ha sido restaurada en varias ocasiones y se usa continuamente. Su famosa puerta de entrada ritual, el torii, está situada justo frente a la costa, de modo que con la marea alta parece flotar en el agua. En la marea baja, sin embargo, se puede llegar a pie. Esta estructura distintiva con su color rojo típico también se representa en la moneda. En 1996, el santuario de Itsukushima fue designado como Patrimonio de la Humanidad y aún hoy, es uno de los lugares más populares de la Tierra del Sol Naciente para celebrar las ceremonias tradicionales de la boda.



La cuarta moneda está dedicada a Palmira, una ciudad en el desierto de Siria. La importancia de la antigua ciudad estribaba en que era como una estación de paso para las caravanas de camellos que llevaron una gran prosperidad. Durante la época romana imperial, fueron construidas increíbles estructuras, que con su imponente y magnífico de mármol siguen asombrando a los visitantes de hoy. Este antiguo paisaje de ruinas ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1980.



Con una longitud de 91 metros, la Catedral de San Patricio, en Dublín, es la iglesia más grande de Irlanda y ha sido designada “Iglesia del Pueblo”, en contraposición a la otra catedral de la ciudad, que fue utilizada por los ingleses. Se alega que durante el siglo V, el santo patrón de Irlanda, San Patricio, bautizaba a los isleños paganos en el lugar donde ahora se encuentra la catedral. De 1713 a 1745, Jonathan Swift, autor de “Los viajes de Gulliver”, fue decano de la catedral. Él también está enterrado allí y varias de sus obras se conservan en esta casa de adoración.



La última moneda está dedicada a la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, de San Petersburgo, una estructura con una historia poco común. A pesar de que fue consagrada como iglesia, nunca ha servido a propósitos religiosos. La iglesia fue construida bajo Alejandro III como un monumento a su padre, el zar Alejandro I, quien fue asesinado allí en 1881. La construcción se llevó a cabo desde 1883 hasta 1912 en el estilo Art Nouveau de moda en la época. Fue utilizada por primera vez como una sala de conciertos y teatro.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti