www.numismaticodigital.com

Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda

20 Aniversario de la Serie Iberoamericana “Encuentro de dos mundos”

20 Aniversario de la Serie Iberoamericana “Encuentro de dos mundos”
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© Desde el día 20 de mayo está a disposición del público la IX Serie Iberoamericana “Encuentro de dos mundos” de monedas de colección que conmemora el vigésimo aniversario de la emisión de la primera serie. Además de España, a través de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, en la emisión participan Argentina, Cuba, Guatemala, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal y México, que en esta ocasión concurre con una medalla. (Leer+)
La colección está formada por ocho monedas de plata y dos medallas, la de la colección y la emitida por México, todas acuñadas con calidad “proof”, acuñadas en plata de 925 milésimas, con 27 gr. de peso y 40 mm. de diámetro. La tirada será de 12.000 ejemplares.



En el caso de la moneda española, el anverso, reproduce, sobre las líneas de un globo terráqueo, los motivos de los anversos de las monedas de las ocho series anteriores. Las leyendas rezan: “20 Aniversario de la Serie Iberoamericana”, el valor nominal “10 euro”, la marca de Ceca con una “M” coronada y cierra “Encuentro de Dos Mundos”.

Como motivos centrales de la moneda la FNMT ha querido resaltar las monedas históricas reproducidas en la I y en la VIII Series. Ambas son dos reales de a ocho, formato que nos acompaña a lo largo de toda esta colección, tratándose como es de una pieza numismática de amplia utilización en nuestra historia y extendida a todo el mundo. Estas dos piezas las hemos situado a las doce y a las seis del diseño, debido a que han sido el precedente de todas nuestras colecciones, la primera de ellas un 8 reales que se acuñó largamente, durante varios reinados y no sólo en tierras españolas sino también en las cecas de Lima y Potosí figurando en ella las columnas de Hércules, precedentes de otras muchas monedas.

También figura el Lince Ibérico correspondiente a la II Serie Animales en Peligro de extinción, que gracias a esta y otras muchas acciones se ha conseguido recuperar para el bien de nuestra cultura y medio ambiente.

Correspondiente a la III Serie, Danzas y Trajes Típicos, figura un extracto del Bolero, baile típico español extendido también a varios Países Sudamericanos, con todas sus múltiples variedades y formas.

En la IV Serie nuestro homenaje fue para el Caballo y, en ella figuraba nuestro imponente caballo jerezano, descendiente de aquellos caballos de raza árabe que
durante años estuvieron es nuestro País.

Como parte de la V Serie la Náutica aparecía un majestuoso Galeón español de la época del descubrimiento que tanto contribuyeron a afianzar nuestros lazos, uniendo por mar nuestros Países, favoreciendo el comercio y el desplazamiento de personas.

De la VI Serie Arquitectura y Monumentos se ve la silueta del Archivo de Indias ubicado en Sevilla y que, aún hoy en día, guarda tantos tesoros entre sus paredes, documentos históricos que nos enseñan cómo se vivió en aquella época.

Extractado de la VII Serie Deportes Olímpicos figura, como no podía ser menos en un País tan echado al mar como España, la vela, deporte en el que cosechamos varios títulos olímpicos a lo largo de nuestra historia.

Por fin, y ya señalada al principio de esta sinopsis y correspondiente a la VIII Serie Monedas Históricas figura la reproducción de un 8 reales de la época del Descubrimiento, acuñada por los Reyes Católicos, Isabel y Fernando.



En el centro del reverso aparece el Escudo de España y rodeándolo aparecen los escudos nacionales de los demás países participantes en esta IX emisión. Con la leyenda “Juan Carlos I Rey de España” y el año de acuñación “2012”.

Ya se han emitido 8 series anteriormente, todas ellas bajo el lema general “Encuentro de Dos Mundos”, dedicadas a temas comunes a la historia de España y a sus raíces.
En las piezas de esta última serie, se ha querido hacer una recreación de los diseños de las monedas de las Series anteriores, representando con ello la amistad y la unión de los Países Iberoamericanos durante estos veinte años.

En los reversos de las piezas, como en las Series anteriores y como es sello identificativo de la colección, se unen los escudos de todos los Países participantes rodeando al escudo del País emisor de la moneda.

En el año 1991 y culminando un proceso de cerca de 4 años se produjo la emisión de la I Serie Iberoamericana, ya en aquel momento el simple hecho de que 14 países se pusieran de acuerdo para acuñar una moneda en común, supuso un hito histórico cultural, económico y político.

Al mismo tiempo, esta común acuñación fue un hecho de primer orden, puesto que contribuyó a sintetizar la fusión entre dos culturas muy distintas, la ibérica y la autóctona, que se produjo hace más de cinco siglos.

Para conmemorar esa unión de culturas nació la Serie Iberoamericana y ahora, pasados ya 20 años, vemos que la colección ha llegado a la mayoría de edad, y se ha hecho un hueco en la historia numismática mundial.

Todas las monedas tienen la métrica del denominado Real de a ocho ó duro de plata, pieza que durante siglos fue de uso universal y que se acuñó a ambos lados del Océano Atlántico, como ahora vuelve a suceder, en las tierras de América y de la Península Ibérica.

Medalla Conmemorativa

Para esta IX Serie Iberoamericana 20 Aniversario los grabadores de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre han querido expresar el espíritu que siempre ha guiado a la Serie Iberoamericana.

Unas manos enlazadas, reflejando la unión de nuestros pueblos, de nuestras culturas que, aún siendo distintas hemos sabido ir aunando para conseguir, serie a serie, esta maravilla de la numismática mundial.



Son 20 años de comunión de intereses. De saber buscar esos nexos de unión que tenemos y que además hemos sido sabios al plasmarlos en unas colecciones de monedas muy apreciadas en el mundo del coleccionismo.

Por ello, estas manos que se sujetan una a otra, con fuerza y con amor a la vez, vienen a ratificar esa amistad, esa unión, que hemos venido demostrando a lo largo de estos años de aventura común.

En el reverso de esta Medalla Conmemorativa de la IX Serie Iberoamericana se pueden apreciar, como en las ocasiones anteriores, los escudos de todos los Países participantes, a saber, Argentina, Cuba, España, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Portugal.

Argentina



Para ilustrar la esencia de nuestro mensaje, el motivo central del diseño se erige sobre dos pilares fundamentales, el lingüístico con la frase “Comunión de Voluntades”, que expresa la sinergia entre los países participantes, y la imagen como retórica visual.

Desde la misma concepción del proyecto, el diseño expresa el espíritu participativo mediante la iconografía primitiva del hombre -sus manos- como lenguaje universal. Cada una de ellas simboliza la participación de cada país, dispuestas para componer un todo, conformando en la alegoría del árbol, el origen, desarrollo, crecimiento y frutos de este programa numismático.

En la orla exterior se reproduce una parcialidad de las ocho series emitidas, evocando la presencia ininterrumpida de la República Argentina en la trayectoria de las series iberoamericanas. Los motivos fueron: “Encuentro de dos mundos”, “Tatú guazú”, “La zamba”, “La doma criolla”, “Fragata A.R.A. Presidente Sarmiento”, “Teatro Colón”, “Medalla de oro 2004 en básquetbol” y “Patacón”.

Cuba




La moneda cubana de la IX Serie Iberoamericana muestra en su anverso monedas ó detalles de monedas presentadas por Cuba en las ocho emisiones anteriores.

Guatemala



Se destaca en un primer plano, el uso monetario precolombino (semilla de cacao, concha y pluma) y por la otra, la moneda de tipo columnaria con la que el Banco de Guatemala participó en la VIII Serie Iberoamericana. Complementa la anterior composición el arco de Santa Catalina y el Volcán de Agua, íconos de La Antigua Guatemala; el arco está flanqueado por dos elementos arquitectónicos que son significativos para cada una de las dos culturas; por la colonial una estípite o columna serliana, y por la maya un detalle de un monolito de Quirigua. En la parte inferior la inscripción.

México



Para esta IX Serie Iberoamericana, conmemorativa, además del vigésimo aniversario de las propias Series, la pieza mexicana reproduce al centro del anverso, el escudo nacional utilizado en la amonedación republicana del siglo XIX, rodeado por los emblemas de las otras nueve naciones participantes en esta emisión.

Por su parte, el reverso de la pieza recrea la salida de las tres naves de Colón del Puerto de Palos, la cual habría de propiciar el encuentro de América y Europa; los navíos aparecen sobre ondas marinas y flanqueados por las siluetas de los mapas de América y Europa. Este grabado está rodeado por la leyenda alusiva a la Serie “Encuentro de Dos Mundos”, “2012” y “México”. Y los elementos hasta aquí descritos se rodean, en semicírculo, por miniaturas de las ocho monedas mexicanas integrantes de las Series Iberoamericanas previas, cuyas reproducciones están sobrepuestas a una gráfila de grecas estilizadas.

Nicaragua



Con motivo de la IX Serie Iberoamericana, Nicaragua presenta un diseño de moneda que rinde homenaje a la propia Serie Iberoamericana, en el cual hace alusión a los 20 años de ésta. A través de sus ocho ediciones anteriores, la Serie Iberoamericana, además de permitir compartir esfuerzos entre los países participantes, ha promovido aspectos relevantes de la cultura y territorialidad de los países participantes a nivel internacional.

En el diseño presentado, se muestra el texto alusivo de “20 años” rodeado por las imágenes que Nicaragua ha tenido el orgullo de presentar en las ocho ediciones anteriores de la serie, en las cuáles ha dado a conocer al mundo su fauna, tradiciones, sitios turísticos, arquitectura, pasatiempos e historia, coronado ahora veinte años de este esfuerzo de hermanamiento y colaboración entre países latinoamericanos.

En esta Serie, Nicaragua vuelve a presentar las imágenes con las que participó en las ocho ediciones anteriores, presentando así el diseño de la representación de la imagen del encuentro entre la cultura nicaragüense precolombina y la europea con la cual participó en la I Serie “Encuentro de dos mundos”, el Mono Congo, especie animal que habita en las selvas nicaragüenses y que fue incorporada en la II Serie “Animales en peligro de extinción”, imagen del baile de las inditas, acuñada en la III Serie “Danzas y trajes típicos Iberoamericanos” y la imagen del caballo como medio de trabajo, que se presentó en la IV Serie “El hombre y su caballo”, con la cual se completó la participación de Nicaragua en las cuatro ediciones presentadas en los años noventa.

Al entrar al siglo veintiuno, Nicaragua continuó participando en las nuevas emisiones con la imagen de la navegación en las aguas del lago de Cocibolca, presentada en la V Serie “La Náutica”, la imagen de la Catedral de León, ubicada en la ciudad del mismo nombre, acuñada en la VI Serie “Arquitectura y Monumentos”, imagen del juego de beisbol, el deporte más popular practicado en Nicaragua, presentada en la VIII Serie “Países latinoamericanos y los deportes olímpicos” y finalmente se presentó la imagen de la moneda de un córdoba, moneda nacional de Nicaragua que en el año 2012 cumple cien años de existencia, con la cual se participó en la VIII Serie “Monedas Históricas”.

Paraguay




El ñandutí, “tela de araña” o “encaje del Paraguay”, artesanía genuinamente paraguaya, es un encaje de agujas que se teje sobre bastidores en círculos radiales, bordando motivos geométricos o zoomorfos, en hilo blanco o en vivos colores.

Corresponde a una de las expresiones populares características del Paraguay, basados en antiguos encajes españoles y de origen incierto. Preferentemente se realizan detalles para vestimentas, ornamentos religiosos, sombreros, abanicos, todo tipo de artículos ornamentales. Es el símbolo de la ciudad de Itauguá, y es considerada como la reina de toda la artesanía de la República del Paraguay.

Según la leyenda, el ñandutí fue creado por una mujer indígena, que se inspiró en el telar de araña de la selva. Sin embargo, el origen más probable del Ñandutí, es el encaje de Tenerife (Islas Canarias), llegando con la colonización en los siglos XVII y XVIII.

El tejido del Ñanduti es tan delicado que parece un fino encaje. Para hacerlo se necesita de un bastidor hecho de cuatro palos de madera livianos, generalmente de cedro. Sobre él se estira bien y se fija el bastidor con una costura. Después se elige el dibujo, y se copia con un lápiz sobre papel. Este molde se coloca detrás de la tela para que la tejedora pueda usarlo de guía. Pero si la tejedora, es muy hábil, dibuja el diseño directamente sobre la tela y no hace uso del molde. Terminando el trabajo se da vuelta al bastidor de manera que el tejido queda al revés. Con una tijera se corta la tela que sirvió de soporte al tejido, dejando solamente las pares de la tela que están atadas al bastidor.

Esta labor es muy delicada porque hay que tener muchísimo cuidado de no cortar ninguno de los hijos que componen el encaje.

Es frecuente que otras manos realicen el último trabajo, que es el lavado y el engomado.

Estos pasos son necesarios ya que la confección de Ñanduti puede tardar semanas, meses y hasta un año, durante este tiempo ha estado expuesto al polvo y a un continuo pase de manos.

Estando aún en el bastidor, el Ñanduti se lava con agua y de ser necesario se usa un suave cepillo. Cuando ya está seco se coloca en agua caliente con almidón de yuca, y de nuevo se tiende de nuevo al sol. Luego se lava ligeramente con a ligeramente con agua fría, pasándola un paño seco.gua fría, pasándola un paño seco.

Perú



El concepto que sustenta la propuesta de diseño presentada para esta moneda conmemorativa evoca a la línea del tiempo resultante del desarrollo de toda obra artística, bajo la mirada y evaluación retrospectiva como un medio utilizado para procurar un nuevo y mejor comienzo.

El recurso visual aplicado para la transmisión del mensaje fue la representación de algunos de los más destacados motivos que han sido reproducidos en las monedas acuñadas para el Perú dentro de la Serie Iberoamericana, ubicados dentro de composiciones facetadas a modo de “ventanas”.

En el diseño, estos motivos están integrados alrededor de la moneda que considero la más significativa dentro de la Serie presentada por nuestro país: la Primera Serie
“Encuentro de Dos Mundos”, emitida en 1992. Ésta es representada en una figura de gran proporción en relación al formato general de la moneda y constituyendo su primer plano.

Dicha figura ha sido proyectada bajo una vista en perspectiva, alrededor de la cual se distribuyen las figuras principales alusivas a las monedas peruanas pertenecientes a la segunda, tercera, cuarta y octava series.

Portugal




Los símbolos presentes en esta moneda interconectan el tiempo de los descubrimientos por vía marítima y las nuevas tecnologías de comunicación.

Al principio las velas de los barcos como un símbolo de la mar, se desdoblan en olas de donde nace una fuerza que sugiere al viento, el aire y el movimiento que impulsó el movimiento de las naves al encuentro de nuevos mundos. La comunicación se mantiene entre los Países Iberoamericanos, ahora a través de las nuevas tecnologías. Las mismas olas, arcos concéntricos en expansión, ahora simbolizando ondas hertzianas, o magnéticas, representan estas nuevas tecnologías sin olvidar la comunicación por el transporte aéreo o por satélite también señalada en la moneda.

En el fondo son estas ondas que nos transportan la memoria, la palabra, el pensamiento, la creatividad, la solidaridad, el intercambio de sabiduría que permiten a los pueblos de estos Países, a pesar de estar separadas por el Atlántico, continúan la gran aventura de vivir en esta aldea global de los tiempos modernos.

La moneda portuguesa en conmemoración del 20 Aniversario del “Encuentro de Dos Mundos” es obra del escultor portugués Espiga Pinto.


Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti