www.numismaticodigital.com

Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda

El Reino de Granada cumple mil años 1013-2013

El Reino de Granada cumple mil años 1013-2013
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:47h
ND© La Orden ECC/1578/2013, de 2 de agosto, acordaba la emisión, acuñación y puesta en circulación de monedas de colección denominadas “Milenio Reino de Granada”, cuyas características aparecieron en el Boletín Oficial del Estado BOE número 203, de 24 de agosto de 2013, páginas 62653 a 62655. Según esta Orden Ministerial, con motivo de la celebración de los mil años de la Fundación del Reino de Granada, la FNMT-Real Casa de la Moneda acuñará monedas conmemorativas de 100 euros en oro y 10 euros en plata, que fueron puestas en circulación el pasado 21 de octubre. (Leer+)
La moneda con valor nominal de 100 euros, tipo 2 escudos, contiene un metal de oro de 999 milésimas, calidad proof, con peso de 6’75 gr. y diámetro de 23 mm., cuya tirada será de 4.000 ejemplares.

Por lo que se refiere a la moneda de plata de 925 milésimas, calidad proof, el valor nominal es de 10 euros, tipo 8 reales, con peso de 27 gr., diámetro de 40 mm. y tirada de 10.000 ejemplares.


En el anverso común a ambas monedas se reproduce la efigie de Su Majestad el rey Don Juan Carlos I. Rodeándola, en sentido circular y en mayúsculas, la leyenda “Juan Carlos I Rey de España”. En la parte inferior de la moneda, entre dos puntos, el año de acuñación, “2013”. Rodea los motivos y leyendas una gráfila de perlas.


En el reverso de la moneda de oro, se reproduce la fuente y uno de los pabellones del Patio de los Leones, de la Alhambra de Granada. A la derecha, el logotipo de la UNESCO y, debajo, en dos líneas y en mayúsculas, el valor de la pieza “100 Euro”. A la izquierda, el capitel de una columna de la Alhambra de Granada y, debajo, la marca de Ceca de la FNMT, la “M” coronada. En la parte superior de la moneda, en sentido circular y en mayúsculas, la leyenda “Milenio Reino de Granada”. En la parte inferior de la moneda, en sentido horizontal y en mayúsculas, la leyenda “La Alhambra”. A ambos lados, en sentido circular, aparecen seis estrellas uniendo las dos leyendas.


En el reverso de la moneda de plata, se reproduce una imagen del Patio de los Leones, de la Alhambra de Granada. Más arriba, en dos líneas y en mayúsculas, el valor de la pieza “10 Euro”; a la derecha, el logotipo de la UNESCO y, a la izquierda, la marca de Ceca. En la parte superior de la moneda, en sentido circular y en mayúsculas, la leyenda “Milenio Reino de Granada”. En la parte inferior de la moneda, en sentido circular y en mayúsculas, la leyenda “La Alhambra”. A ambos lados, en sentido circular, aparecen seis estrellas uniendo las dos leyendas.


Según nos cuenta la web oficial milenioreinodegranada.es, la primera vez que se forma un Reino en torno a Granada será en el siglo XI, cuando se desintegra el Califato omeya con sede en Córdoba y los territorios de al-Andalus quedan divididos en distintos reinos o taifas.

Desde 1013 hasta 1090 Granada se erige como un reino independiente bajo el poder la familia beréber de los Ziríes. Una taifa que comprendía Granada, parte de Córdoba, Málaga, Jaén y Almería.

Una de las primeras acciones que emprenden los Ziríes es el traslado de la capital desde el núcleo cercano de Elvira a lo que hoy es la ciudad de Granada, un emplazamiento sin demasiada importancia entonces, heredero de la Iliberis romana y prerromana.

Así habla en el siglo XI Abd Allah, el último soberano de la dinastía zirí, en sus Memorias sobre el cambio de capitalidad:
“Por decisión unánime se resolvieron a escoger para su nueva instalación una altura que dominase el territorio y una posición estratégica de cierta elevación en la que construir sus casas y a la que trasladarse todos, hasta el último; posición de la que harían su capital y en cuyo interés demolerían la mencionada ciudad de Elvira. [...]. Y contemplaron una hermosa llanura, llena de arroyos y de arboledas, que como todo el terreno circundante, está regada por el río Genil, que baja de Sierra Nevada. Contemplaron asimismo el monte en el que hoy se asienta la ciudad de Granada, y comprendieron que era el centro de toda la comarca”.


Como Reino, el Zirí será el antecesor inmediato del Reino Nazarí de Granada, aunque entre uno y otro se suceden casi 150 años (entre 1090 y 1232), correspondientes a las épocas de los Almorávides y Almohades.
El Reino Nazarí (1232-1492) significará el epílogo de al-Andalus, y dejará como herencia un legado cultural y artístico inconmensurable. Hoy por ejemplo es posible pensar en la ciudad de Granada sin la Alhambra. El territorio del Reino Nazarí de Granada, extendido por Almería, Granada, Málaga o Cádiz, ha quedado jalonado con vestigios de esta época.
El Reino Nazarí de Granada finaliza en 1492, con la conquista de los Reyes Católicos Isabel y Fernando. A partir de ahí, el Reino de Granada continuó dentro de sus límites como reino cristiano integrado en la nueva constelación regida por los Reyes Católicos, y luego por Austrias y Borbones, hasta la reorganización territorial por provincias establecida en 1833.


Quizás sea el patio de los Leones el lugar más conocido de la Alhambra. Su nombre procede de los doce leones surtidores de la fuente que ocupa el centro del patio, leones sobre los que descansa la gran taza de forma dodecagonal y que la rodean. Esta fuente, de mármol blanco, es una de las más importantes muestras de la escultura musulmana. En el borde de la taza, se encuentra esculpido un poema de Ibn Zamrak. A comienzos del siglo XVII se le añadió otra taza que en la actualidad se encuentra en el jardín de los Adarves, junto con el surtidor que la remataba, que era posterior, como se puede observar en el grabado.


Mandado construir por Mohamed V, su planta es rectangular, y está rodeado por una galería a modo de claustro cristiano, lejos del estilo del típico patio musulmán andaluz, más parecido al que presenta el Patio de los Arrayanes, sostenido por 124 columnas de mármol blanco y fino fuste, los cuales presentan en su parte superior multitud de anillos, y sostienen capiteles cúbicos y grandes ábacos, decorados con inscripciones y ataurique. Bajo el friso de madera tallada corren arcos de yeso peraltado, menos los de los pabellones y extremos de los lados más largos de la galería, que son de mocárabes, con enjuntas de decorado calado en forma de rombo. Los dos centros de los lados más largos del patio tienen arcos de medio punto mayores que el resto y poseen una arquivoltas de mocárabes, mientras que las enjutas presentan una decoración de ataurique. Estos arcos comunican el patio con la Sala de los Abencerrajes y con la Sala de Dos Hermanas. Sobre estos arcos podemos distinguir los aposentos de las mujeres del sultán. En el centro de cada una de las galerías cortas se encuentran los pabellones, que avanzan sobre el patio, de planta cuadrada, y recubiertos de cúpulas semiesféricas de madera en su interior.


El centro del patio era de jardín bajo y el piso de las galerías de mármol blanco. Este jardín ha sufrido muchas modificaciones a lo largo de los años, y actualmente se ha optado por eliminarlo prácticamente con el fin de evitar humedades que aparecieron en otras épocas. Presenta unos canales de mármol blanco que parten del interior de los pabellones y bajo los cenadores, que confluyen en la fuente central en forma de cruz. En los extremos de los canales existen unos surtidores que proveen de agua a la fuente central.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti