www.numismaticodigital.com
Marzo 2017, Edición 114    1 de diciembre de 2022

Artículos > Artículos Notafilia

Por Ramón Cobo Huici

Cuando se proclama la II República Española, el 14 de abril de 1931, los billetes, que estaban en circulación de forma habitual, tenían todos, con la excepción del de 25 pesetas San Francisco Javier, la imagen de reyes españoles, Felipe II, Isabel la Católica, Carlos I y Alfonso XIII. Una de las preocupaciones del nuevo régimen fue que en los documentos oficiales aparecieran motivos republicanos, por ello, se ocuparon de que se aprobaran nuevos modelos de billetes, pero en el ínterin, para no interrumpir el comercio, pretendieron que los antiguos efectos tuvieran de forma inmediata la impronta republicana. (Leer+)

Por Ramón Cobo Huici

Emisiones Regionales: Euzkadi y Santander

Tanto en Euzkadi como en Santander se emitieron talones contra el Banco de España para solventar el déficit de moneda durante el aislamiento producido por la guerra civil. Estos talones fueron avalados por diferentes entidades bancarias, las cuales imprimieron sus antefirmas sobre los talones, bien con sello de caucho, emisión de 1936 de Bilbao y Santander o impresas directamente en la confección del billete en la emisión de 1937 de Bilbao. (Leer+)

Por Ramón Cobo Huici

Como es conocido, durante la Guerra Civil se produjo, en la zona republicana, una gran escasez de moneda fraccionaria, lo que unido a las afirmaciones identitarias locales y regionales originó que organismos oficiales, sindicatos y empresas emitieran vales que sustituyesen, en el ámbito local, a la moneda legal. (Leer+)

Por Ramón Cobo Huici

Antes de iniciar las descripciones de las emisiones efectuadas por la empresa italiana Coen, creemos útil conocer los antecedentes de esta sociedad ya que sistemáticamente se la ha tratado de forma despectiva, debido a las consideraciones que ha hecho el Banco de España en sus publicaciones a causa de los problemas que surgieron con la emisión de 1937.

Por Ramón Cobo Huici

 En el presente artículo, tercero de la Serie dedicada a las emisiones impresas por la Calografía&Cartevalori, en Italia durante la Guerra Civil y fechas inmediatamente posteriores,  comentaremos la emisión española más conocida de esta imprenta italiana, la de 1940.

En el año 1923, durante la Guerra de Marruecos, el capitán Gardiner, un aventurero al servicio de la República del Rif, procedió a la emisión de un número indeterminado de billetes del Banco Estatal del Rif, destinados a reemplazar el numerario español y francés entonces en circulación. Se duda tanto de dónde fueron emitidos como su tirada, e incluso si llegaron a circular y durante cuánto tiempo. 

La primera prensa litográfica llegó a Zaragoza hacia 1840 por iniciativa del impresor zaragozano Mariano Peiró, propietario de un taller de tipografía, uno de los más importantes de la Zaragoza  A lo largo de toda la segunda mitad del siglo XIX se establecieron varios establecimientos litográficos y en 1877 el oscense Eduardo Portabella Arrizabalaga, se asoció con el litógrafo Lac y Millán y en 1880, montó su taller de impresión en el paseo de la Independencia.

En alguno de mis artículos anteriores he intentado llevar la idea al lector que un coleccionista no debe ser un “juntador de billetes”, que también, sino un conocedor y estudioso de los mismos y será en ese conocimiento donde encontrará la satisfacción del coleccionismo. Este artículo pretende, además de dar a conocer un billete no habitual, mostrar cómo se puede efectuar un estudio previo de un ejemplar que ofrece dudas y, gracias a ello, aumentar nuestros conocimientos sobre fabricación de billetes.

En artículos anteriores hemos comentado cómo a partir de la ley en que se regulaba la emisión de billetes en España, de fecha 19 de marzo de 1874, reservando el privilegio de la emisión de papel moneda al Banco de España, alguno de los bancos que perdieron el poder de emisión, así como algunas sociedades anónimas de crédito, comenzaron a emitir obligaciones al portador, con la finalidad de que éstas desempeñasen la función de papel moneda.

Para finalizar la tanda de artículos sobre series raras comentaremos las que se conocen como series especiales. Al igual que hicimos con las series emitidas en último lugar, mencionaremos todas las series especiales, fáciles o difíciles, dando nuestra opinión del grado de dificultad entre las de una misma emisión.

El Consejo del Banco de España decidió modificar las características de los billetes, que hasta el momento estaban en circulación, debido a la necesidad de reducir su tamaño ya que se preveía imprimir denominaciones superiores a las 10.000 pesetas, así como actualizar las medidas de seguridad para prevenir su falsificación.

Ramón Cabo Huici

En esta segunda parte repasaremos los sistemas de impresión que ofrecen menos calidad, pero que debido a su bajo coste han sido empleados profusamente en épocas de dificultades económicas. (Leer+)

Por Jaume Reinal Boix

En el anterior artículo, publicado en estas mismas páginas el pasado mes de marzo, veíamos como con la misma ley del 28 de enero de 1856 que se fundó el Banco de España, el primer banco oficial, el mismo banco dispuso al propio tiempo que en cada localidad pudiera crearse un establecimiento de emisión, así venían compartiendo el privilegio de emisión en sus respectivas provincias. Enseguida nacería el Banco de Bilbao. (Leer+)

Los Billetes “africanos” de España (II)

Por Ramón Cobo Huici

Según refleja el libro editado por el Banco de España sobre su archivo histórico de billetes, en virtud de la Orden del Ministerio de Hacienda de 22 de abril de 1939, los billetes fechados en 1938 fueron sellados con la impronta en rojo “Africa” (sin acento), sin aclarar la causa que originó esta Orden. En el mencionado libro figura una imagen de un billete de su colección con dicha impronta. (Leer +)

La impresión de billetes de la American Bank Note Company para el Banco de España

ND© La prestigiosa firma española de ámbito internacional Cayón Subastas remata el próximo día 16 de septiembre (en el segundo día del magnífico remate que presenta) un lote de gran interés histórico notafílico. El lote lo conforman el contrato original firmado entre el Banco de España y la American Bank Note Company suscrito el 23 de julio de 1875 para llevar a cabo la emisión de la serie de 1 de julio de 1876, así como más de una docena de cartas manuscritas del antes, durante y después del contrato. (Leer +)
0,343017578125